La fe ha­ce cas­ti­llos

La Vanguardia (1ª edición) - - CULTURA - JOR­GE DE PERSIA

Car­men de Bi­zet In­tér­pre­tes: Jo­se­fi­ne Grütz­ma­cher y Lau­ra Virella, Car­men; Gus­ta­vo Du­rán, Don Jo­sé; Fil­har­mó­ni­ca de Cam­bra de Ca­ta­lun­ya; Die­go Mar­tin Et­xe­ba­rria, di­rec­tor mu­si­cal; Su­sa­na Gó­mez, di­rec­to­ra de es­ce­na Lu­gar y fe­cha: Fes­ti­val Cas­tell de San­ta Flo­ren­ti­na, Cal­des d’Es­trach (18/VII)

En su nue­va eta­pa el Fes­ti­val ha pro­ta­go­ni­za­do una ex­pe­rien­cia sin­gu­lar pre­sen­tan­do una ópe­ra, na­da me­nos que Car­men, en su car­pa es­cé­ni­ca ins­ta­la­da en un pa­ra­je de Cal­des d’Es­trach con vis­ta sor­pren­den­te al li­to­ral ma­rí­ti­mo. Sin­gu­lar en el sen­ti­do de que son po­cos los fes­ti­va­les que asu­men es­te ti­po de com­pro­mi­sos da­da la com­ple­ji­dad que ello su­po­ne. La pro­duc­ción (ver­sión le­ve­men­te re­du­ci­da aun­que con lo esen­cial) la asu­mió Jo­lan­ta Ni­co­lai jun­to a Ja­ni­ne Pas, di­rec­to­ra de In­Can­to, una aca­de­mia ho­lan­de­sa de­di­ca­da a la for­ma­ción en ópe­ra, que aca­ba de ins­ta­lar un cen­tro de ve­rano en Te­rras­sa. Con­ta­ron en las voces con jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les, mu­chos con for­ma­ción en Esmuc, y una orquesta –tam­bién jo­ven– efi­caz, con bue­nos so­lis­tas, y Raúl Gar­cía co­mo con­cer­tino.

De­cía lo de la fe por­que en ge­ne­ral ca­si to­dos los or­ga­ni­za­do­res van a lo se­gu­ro, es de­cir in­tér­pre­tes con­sa­gra­dos, lu­ga­res con en­jun­dia, pe­ro el ve­rano tam­bién de­be­ría ser tiem­po de ex­pe­ri­men­tar nue­vas po­si­bi­li­da­des, dar lu­gar a los jó­ve­nes in­tér­pre­tes y no sim­ple­men­te re­pe­tir los éxi­tos de tem­po­ra­da. Y en es­te ca­so el Fes­ti­val lo ha asu­mi­do, no se si muy cons­cien­tes, pe­ro, per­di­do el lu­gar de re­fe­ren­cia que era el Cas­tell de San­ta Flo­ren­ti­na ocu­pa­do por ne­go­cios ru­sos, se han lan­za­do a otro ti­po de “for­ta­le­za”, és­ta de ilu­sio­nes. Con al­ti­ba­jos en la pro­gra­ma­ción, pe­ro lo úni­co que pue­de cons­truir cas­ti­llos es la fe (reconocida), que es­pe­ra­mos no se ago­te.

Di­cho lo cual, hu­bo oca­sión en dos jor­na­das su­ce­si­vas de se­guir las al­ter­na­ti­vas mu­si­ca­les de Car­men de Bi­zet con dos re­par­tos. Pe­ro, y es­to es la ópe­ra, al mar­char­se en jú­bi­lo el To­rea­dor, la Car­men de la jo­ven Jo­se­fi­ne Grütz­ma­cher que has­ta el mo­men­to ha­bía he­cho buen pa­pel (“Près de rem­parts de Se­vi­lle”..), de­bió ser sus­ti­tui­da –se no­ta­ba al co­mien­zo un ma­les­tar que no la de­jó con­ti­nuar– por la es­tu­pen­da Lau­ra Virella, que el día an­te­rior ha­bía si­do la pro­ta­go­nis­ta. Y na­da me­nos que en el di­fí­cil quin­te­to “Nous avons en tê­te un af­fai­re”. El cam­bio no fue muy no­to­rio has­ta la lle­ga­da de Don Jo­sé. Ex­ce­len­te Car­men la de Virella que co­mien­za con fuer­za su ca­rre­ra. Don Jo­sé, me­nos afor­tu­na­do, tam­bién en el amor, en el tra­ta­mien­to del re­gis­tro agu­do. No­tas de ca­li­dad: el dúo de las car­tas de Fras­qui­ta (Mar Hu­ma­nes) y Mer­ce­des; la reapa­ri­ción de Mi­cae­la (Li­sa Al­goz­zi­ni) a par­tir del ter­cer ac­to que con muy buen tra­ba­jo del con­jun­to im­pri­mió dra­ma­tis­mo, al igual que el Je ne t’ai­me plus de Car­men y Jo­sé. To­do fue a me­jor en la se­gun­da par­te con un final bien es­truc­tu­ra­do, y un buen tra­ba­jo ins­tru­men­tal. El di­rec­tor, muy se­gu­ro, op­tó por la cer­ti­tud del com­pás sin de­jar mu­cho ai­re en el fra­seo, y hu­bo mo­men­tos de bue­na mu­si­ca­li­dad en la orquesta que el pú­bli­co su­po com­pren­der. Pues­ta en es­ce­na sen­ci­lla, no va bien el ne­gro so­bre ne­gro del co­mien­zo, y bue­na de­fi­ni­ción de las es­ce­nas fi­na­les. Fal­ta­ron sub­tí­tu­los pa­ra orien­tar, y los par­la­tos po­dían ha­ber­se di­cho en ca­ta­lán.

PEDRO CA­TE­NA

El con­cier­to de an­te­ano­che en Cal­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.