La Vanguardia (1ª edición)

Las pa­te­ras abren ru­tas con más ries­go has­ta Alicante

La pre­sión po­li­cial em­pu­ja a in­mi­gran­tes a ru­tas más pe­li­gro­sas pa­ra en­trar en Es­pa­ña

- ADOL­FO S. RUIZ Se­vi­lla Immigration · Society · Spain · Morocco · Algeria · Almería · Tangier · Europe · Western Sahara · Rabat · European Union

Las do­bles va­llas de Ceu­ta y Me­li­lla, con seis me­tros de al­tu­ra y sem­bra­das de con­cer­ti­nas, se han re­ve­la­do efi­ca­ces. Los in­ten­tos ma­si­vos de sal­tos de in­mi­gran­tes sub­saha­ria­nos han pa­sa­do a la his­to­ria, de mo­men­to. Tam­bién se ha he­cho no­tar la pre­sión cre­cien­te de los gen­dar­mes ma­rro­quíes so­bre los sub­saha­ria­nos sin pa­pe­les en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del nor­te del país. Es­te cú­mu­lo de cir­cuns­tan­cias es­tá con­tri­bu­yen­do a que los in­mi­gran­tes que bus­can al­can­zar las cos­tas es­pa­ño­las ex­plo­ten nue­vas ru­tas ma­rí­ti­mas, más lar­gas, más pe­li­gro­sas y con más po­si­bi­li­da­des de que su sue­ño aca­be hun­di­do en el fon­do de los ma­res.

Los úl­ti­mos da­tos co­no­ci­dos del pri­mer se­mes­tre del año co­rro­bo­ran la tra­ge­dia. Las muer­tes en el Me­di­te­rrá­neo de per­so­nas pro­ce­den­tes de las cos­tas ma­rro­quíes ya han su­pe­ra­do, en­tre enero y ju­nio, a las pro­du­ci­das du­ran­te to­do el año pa­sa­do. Carlos Ar­ce, por­ta­voz de la Aso­cia­ción Pro De­re­chos Hu­ma­nos de An­da­lu­cía (Apd­ha), con­fir­mó a es­te dia­rio un alar­man­te in­cre­men­to de la mor­ta­li­dad en las aguas. El nú­me­ro de fa­lle­ci­dos en el pri­mer se­mes­tre se ele­va al me­nos al 208 per­so­nas, mien­tras que en to­do el 2015 fue­ron 195, de los que se res­ca­ta­ron 64 ca­dá­ve­res y 131 es­tán des­apa­re­ci­dos. Ci­fras siem­pre apro­xi­ma­das, ya que es im­po­si­ble co­no­cer el nú­me­ro exac­to de quie­nes se de­jan la vi­da en la tra­ve­sía.

“La opi­nión pú­bli­ca es­pa­ño­la pa­re­ce ha­ber per­di­do el in­te­rés por es­ta si­tua­ción dra­má­ti­ca”, se­ña­lan des­de la Apd­ha. “Cier­ta­men­te, las ci­fras de per­so­nas muer­tas y des­apa­re­ci­das in­ten­ta­do lle­gar a Es­pa­ña pue­de pa­re­cer mi­nús­cu­la fren­te al in­men­so dra­ma que es­te se­mes­tre se ha lle­va­do la vi­da de 2.954 per­so­nas en el Me­di­te­rrá­neo Cen­tral y el Egeo, pe­ro si­gue sien­do mo­ral­men­te in­to­le­ra­ble pa­ra un país de­mo­crá­ti­co y res­pe­tuo­so de los de­re­chos hu­ma­nos”, in­di­can.

El re­cuen­to de pa­te­ras lle­ga­das a las cos­tas o res­ca­ta­das por Sal­va­men­to Ma­rí­ti­mo con­fir­ma que los in­mi­gran­tes se des­pla­zan ca­da vez más ha­cia el es­te. Unos 2.300 in­mi­gran­tes han lle­ga­do a Es­pa­ña en el pri­mer se­mes­tre, pe­ro ya no es Cádiz la pro­vin­cia don­de re­ca­la la ma­yo­ría. Gra­na­da ha to­ma­do el re­le­vo con unas 800 per­so­nas; a las cos­tas al­me­rien­ses arri­ba­ron al­go más de 700 per­soFuen­tes nas, mien­tras que a Má­la­ga han lle­ga­do unos 420 in­mi­gran­tes. Cádiz ha per­di­do ese par­ti­cu­lar li­de­raz­go y se que­da en unos 367 sim­pa­pe­les que han arri­ba­do a las cos­tas ga­di­ta­nas. Ci­fras que en to­dos los ca­sos se in­cre­men­tan día a día.

de Sal­va­men­to Ma­rí­ti­mo con­fir­man es­te des­pla­za­mien­to de la in­mi­gra­ción ha­cia la fron­te­ra de Ma­rrue­cos con Ar­ge­lia. “An­tes eran po­co fre­cuen­tes, pe­ro ca­da día es más ha­bi­tual la pre­sen­cia de es­tas em­bar­ca­cio­nes que se lo­ca­li­zan cer­ca las cos­tas mur­cia­nas, ali­can­ti­nas e in­clu­so va­len­cia­nas”, aseguran. “Es­tas tra­ve­sías son mu­cho más lar­gas, en la zo­na hay mu­cho trá­fi­co de em­bar­ca­cio­nes y el pe­li­gro es, por tan­to. mu­cho ma­yor”, co­men­tan. Por ello las em­bar­ca­cio­nes que bus­can cru­zar el mar de Al­bo­rán pa­ra lle­gar a Al­me­ría o Mur­cia sue­len ser más gran­des, al­go más con­sis­ten­tes que las tra­di­cio­na­les pa­te­ras o lan­chas neu­má­ti­cas con las que se in­ter­nan en el Es­tre­cho.

Los ape­nas tre­ce ki­ló­me­tros que se­pa­ran Tán­ger de Ta­ri­fa cons­ti­tu­yen el ca­mino más cor­to pa­ra lle­gar a Eu­ro­pa. Pe­ro hoy es el más vi­gi­la­do por Es­pa­ña y Ma­rrue­cos, que ha cul­mi­na­do su po­lí­ti­ca de re­gu­la­ri­za­ción de la in­mi­gra­ción ile­gal.

Des­de al­gu­nos ha­ce me­ses, los gen­dar­mes ca­zan sin con­tem­pla­cio­nes a to­do aquel que no ten­ga tar­je­ta de re­si­den­cia y le de­por­tan al in­te­rior del país o a la fron­te­ra con Ar­ge­lia. Los mon­tes que ro­dean Ceu­ta y Me­li­lla, don­de se con­cen­tra­ban mi­les de per­so­nas a la es­pe­ra de sal­tar a Eu­ro­pa,

En el pri­mer se­mes­tre de es­te año ya son 208 los fa­lle­ci­dos, tre­ce más que en to­do el 2015

es­tán hoy prác­ti­ca­men­te va­cíos.

Pe­se a to­do, aún hay mi­les que lo van a in­ten­tar aun­que aho­ra lo ha­cen des­de otras lo­ca­li­da­des, más cer­ca­nas a la fron­te­ra con Ar­ge­lia, es­pe­cial­men­te des­de Na­dor e in­clu­so Orán, ya en te­rri­to­rio ar­ge­lino. No es la úni­ca vía que se ha abier­to. Aun­que en me­nor me­di­da, tam­bién los da­tos ha­blan de una reac­ti­va­ción de la sa­li­da de pa­te­ras y ca­yu­cos con des­tino a Ca­na­rias, una ru­ta que es­ta­ba prác­ti­ca­men­te aban­do­na- da des­de el 2008 pe­ro que ya el año pa­sa­do re­gis­tró un in­cre­men­to que con­fir­ma es­ta reali­dad. Las is­las Ca­na­rias vuel­ven a ser un pun­to de lle­ga­da pa­ra los in­mi­gran­tes que sue­len em­bar­car­se en lo­ca­li­da­des co­mo Ca­bo Bo­ja­dor, en el an­ti­guo Sáha­ra Oc­ci­den­tal. Una ru­ta muy pe­li­gro­sa co­mo lo de­mues­tra el he­cho de que 73 de las 195 víc­ti­mas del 2015 fa­lle­cie­ron mien­tras in­ten­ta­ban lle­gar a Ca­na­rias, fren­te a las 66 que pe­re­cie­ron en las cos­tas an­da­lu­zas y cin­co en el tra­yec­to a las cos­tas le­van­ti­nas.

En­tre los me­ses de enero y no­viem­bre del 2015 ca­si 700 per­so­nas des­em­bar­ca­ron en el ar­chi­pié­la­go, una ci­fra que su­pera en mu­cho los 250 ca­sos de in­mi­gran­tes que lle­ga­ban de media en los úl­ti­mos ejer­ci­cios. Or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos ma­rro­quíes, co­mo Ga­dem, se­ña­lan que “he­mos cons­ta­ta­do en los úl­ti­mos me­ses la lle­ga­da de mu­chos más sub­saha­ria­nos a El Aaiún, con la in­ten­ción de to­mar la ru­ta ha­cia Ca­na­rias”.

En los úl­ti­mos me­ses las fuer­zas de se­gu­ri­dad de Ma­rrue­cos han lle­va­do a ca­bo re­da­das con­tra in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos en El Aaiún, al­go iné­di­to has­ta aho­ra. Al­fred Bu­sak es un gui­neano que fue de­te­ni­do en una de ellas y tras­la­da­do a Ra­bat. “Los gen­dar­mes me de­cían que Es­pa­ña y la UE gas­tan mu­cho di­ne­ro pa­ra que no­so­tros no po­da­mos lle­gar a Eu­ro­pa y que ellos úni­ca­men­te ha­cen su tra­ba­jo”, co­men­ta.

Las em­bar­ca­cio­nes de sub­saha­ria­nos bus­can cru­zar el mar de Al­bo­rán ha­cia Mur­cia o a la cos­ta le­van­ti­na

 ??  ??
 ??  ?? Las pa­te­ras que lle­gan a la cos­ta de Ali­can­te no son neu­má­ti­cas
Las pa­te­ras que lle­gan a la cos­ta de Ali­can­te no son neu­má­ti­cas
 ?? MA­NUEL LO­REN­ZO / EFE ??
MA­NUEL LO­REN­ZO / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain