La Vanguardia (1ª edición)

Lar­ga vi­da al bikini

- M. Do­lo­res Gar­cía DI­REC­TO­RA ADJUNTA France · Netherlands · Holland · Spain · Esther Williams

CUAN­DO Ahe­da Za­net­ti ideó el bur­ki­ni en el 2003, su éxi­to fue in­me­dia­to. Mu­sul­ma­na afi­cio­na­da al de­por­te, Za­net­ti pen­só que el in­ven­to per­mi­ti­ría a mu­chas mu­je­res dis­fru­tar del ba­ño pú­bli­co. Hoy, mi­les de mu­sul­ma­nas ad­quie­ren sus bur­ki­nis por in­ter­net. Eli­gen en­tre mo­de­los más o me­nos re­ca­ta­dos se­gún si la tú­ni­ca es lar­ga o cor­ta o lo ajus­ta­do del con­jun­to. Fran­cia, que enar­bo­la el va­lor de la lai­ci­dad y con la sus­cep­ti­bi­li­dad a flor de piel por el yiha­dis­mo, aca­ba de prohi­bir el bur­ki­ni en al­gu­nos mu­ni­ci­pios por con­si­de­rar­lo “os­ten­ta­ción” re­li­gio­sa.

Ya en el 2008 el director de una pis­ci­na en Ho­lan­da de­ci­dió per­mi­tir el bur­ki­ni en ho­ras de­ter­mi­na­das, igual que ocu­rría con los nu­dis­tas, y las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les le en­men­da­ron. Pe­ro el Go­bierno ho­lan­dés de­fen­dió que se fa­vo­re­cía la in­te­gra­ción a mu­je­res mu­sul­ma­nas que, de otra for­ma, no acu­di­rían –por vo­lun­tad pro­pia o im­pues­ta– a la ins­ta­la­ción.

Va­rios mu­ni­ci­pios ca­ta­la­nes prohi­bie­ron el bur­ka ale­gan­do mo­ti­vos de se­gu­ri­dad al cu­brir el ros­tro, pe­ro el ar­gu­men- to de los al­cal­des que ve­tan el bur­ki­ni es que pue­de so­li­vian­tar los áni­mos, lo que es más di­fí­cil de jus­ti­fi­car. La prohi­bi­ción del bur­ki­ni no va a con­tri­buir a lu­char con­tra el terror ni a me­jo­rar la con­vi­ven­cia con la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na, por más que su vi­sión en nues­tras pla­yas nos cau­se tur­ba­ción por cuan­to no de­ja de re­pre­sen­tar una es­tig­ma­ti­za­ción del cuer­po de la mu­jer y, por tan­to, una re­gre­sión en su li­ber­tad.

Cu­rio­sa­men­te, el bikini tu­vo ini­cios más ti­mo­ra­tos. Aun­que el escueto dos pie­zas apa­re­ce ya en los mo­sai­cos ro­ma­nos de Piaz­za Ar­me­ri­na (Si­ci­lia), se atri­bu­ye su in­ven­ción al in­ge­nie­ro fran­cés Louis Réard, en 1946. A diferencia de Za­net­ti, él no ven­dió bi­ki­nis co­mo chu­rros. El pu­ri­ta­nis­mo de la épo­ca lo cen­su­ró in­clu­so a Est­her Wi­lliams. No di­ga­mos en Es­pa­ña, don­de al­gún al­cal­de fue ame­na­za­do de ex­co­mu­nión. Los 60 po­pu­la­ri­za­ron por fin el bikini, que aho­ra ce­le­bra 70 años y al que desea­mos lar­ga vi­da, por si aca­so.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain