La Vanguardia (1ª edición)

Un tri­bu­nal tur­co cie­rra el dia­rio más re­pre­sen­ta­ti­vo de los kur­dos

- RI­CAR­DO GI­NÉS Es­tam­bul. Co­rres­pon­sal

Na­da me­nos que 27 ase­si­na­tos –de pe­rio­dis­tas, es­cri­to­res y dis­tri­bui­do­res– “no acla­ra­dos” lle­va el dia­rio de iz­quier­das y pro­kur­do Öz­gür Gün­dem (Agen­da Li­bre) des­de su fun­da­ción en 1992, un año de plo­mo en Turquía. Por no men­cio­nar los in­con­ta­bles ata­ques a sus ofi­ci­nas y de­le­ga­cio­nes. A sus tra­ba­ja­do­res les han con­de­na­do a un to­tal de 147 años de cár­cel. Ayer, a su aza­ro­sa his­to­ria se su­mó el cie­rre dic­ta­do por un tri­bu­nal de­bi­do a su su­pues­ta vin­cu­la­ción con la or­ga­ni­za­ción ar­ma­da Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del Kur­dis­tán (PKK), con­si­de­ra­da te­rro­ris­ta por An­ka­ra, Bru­se­las y Washington.

Si bien el oc­ta­vo Tri­bu­nal de lo Pe­nal de Es­tam­bul hi­zo hin­ca­pié en que el cie­rre es “tem­po­ral”, en el es­cri­to del fis­cal ge­ne­ral que adu­ce las ra­zo­nes de la clau­su­ra no se men­cio­na nin­gún pla­zo.

Dos do­ce­nas de pe­rio­dis­tas fue­ron de­te­ni­dos cuan­do fuer­zas es­pe­cia­les de la po­li­cía se pre­sen­ta­ron en las de­pen­den­cias del dia­rio, en el cen­tro de Es­tam­bul. La ins­pec­ción de las fuer­zas de se­gu­ri­dad tu­vo lu­gar con vio­len­cia, a juz­gar por tes­ti­mo­nios de tra­ba­ja­do­res, imá­ge­nes de los de­te­ni­dos y el re­gis­tro de gri­tos por par­te de una cá­ma­ra del ca­nal IMC-TV en di­rec­to. Re­pre­sen­tan­tes del dia­rio ase­gu­ra­ron ayer que no aca­ta­rán la de­ci­sión ju­di­cial y se­gui­rán con su pro­duc­ción, de for­ma ile­gal, ló­gi­ca­men­te.

Ac­tual­men­te el dia­rio con­ta­ba con una ti­ra­da de ape­nas unos 7.000 ejem­pla­res y ya es­tu­vo ce­rra­do des­de abril de 1994 has­ta abril del 2011, pe­ro de­bi­do a su atri­bu­la­da his­to­ria es­tá con­si­de­ra­do un sím­bo­lo de la li­ber­tad de ex­pre­sión pa­ra los de­seos de una ma­yor au­to­no­mía kur­da. A me­nu­do lí­de­res del PKK co­mo el en­car­ce­la­do Ab­du­llah Öca­lan o los je­fes mi­li­ta­res Murat Ka­ra­yi­lan y Ce­mal Ba­yik escriben o son en­tre­vis­ta­dos en sus pá­gi­nas.

An­ka­ra hi­zo pú­bli­co po­co des­pués de de­cre­tar el es­ta­do de emer­gen­cia el 20 de ju­lio –cin­co días des­pués del fa­lli­do gol­pe de Es­ta­do– que más de 130 me­dios han si­do ce­rra­dos en es­te mar­co de ex­cep­ción, pe­ro la prác­ti­ca to­ta­li­dad de ellos ya fue­ron clau­su­ra­dos con an­te­rio­ri­dad por su vin­cu­la­ción con el mo­vi­mien­to li­de­ra­do por el imán Fet­hu­llah Gü­len, al que An­ka­ra acu­sa de ser el ce­re­bro de­trás de la aso­na­da.

La or­den de cie­rre del Öz­gür Gün­dem no ha­ce men­ción del es­ta­do de emer­gen­cia, pe­ro los me­dios pro­gu­ber­na­men­ta­les afir­man des­de ha­ce va­rios días que el PKK coope­ra con los gü­le­nis­tas. En es­ta lí­nea, el pri­mer mi­nis­tro, Bi­na­li Yil­di­rim, de­cla­ró ayer que “la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta gü­le­nis­ta

(FETÖ) y el PKK re­ci­ben ór­de­nes del mis­mo ce­re­bro, han cen­tra­do to­dos sus es­fuer­zos en con­ver­tir Turquía en Si­ria, Iraq o Egip­to”. Un tra­ba­jo con­jun­to es al­go que los mi­li­tan­tes kur­dos nie­gan, adu­cien­do que la re­pre­sión con­tra los pri­me­ros an­te­ce­de a la que vie­ne aho­ra con­tra los pro­kur­dos.

En el úl­ti­mo aten­ta­do del PKK, un ata­que con un ca­mión bom­ba el pa­sa­do lu­nes con­tra un edi­fi­cio de la po­li­cía de trá­fi­co en la pro­vin­cia de Di­yar­ba­kir, en el sud­es­te de Turquía, mu­rie­ron cin­co po­li­cías, un ni­ño hi­jo de un po­li­cía y tres ci­vi­les. Se uti­li­za­ron diez to­ne­la­das de ex­plo­si­vos, lo que pro­vo­có la des­truc­ción to­tal del in­mue­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain