La Vanguardia (1ª edición)

Los caí­dos en el ‘putsch’ de Hitler

- MA­RÍA-PAZ LÓPEZ Munich. Co­rres­pon­sal

En las sua­ves no­ches ve­ra­nie­gas de Munich, la Kö­nigs­platz –una pla­za neo­cla­si­cis­ta de ini­cios del si­glo XIX– aco­ge con­cier­tos y ci­ne a cie­lo abier­to. Los na­zis, que en los años trein­ta hi­cie­ron de Munich la ca­pi­tal del mo­vi­mien­to, vie­ron en es­te em­pla­za­mien­to un mar­co ideal pa­ra la pro­pa­gan­da de exal­ta­ción. A par­tir de 1933, el NSDAP (Par­ti­do Na­cio­nal­so­cia­lis­ta Ale­mán de los Tra­ba­ja­do­res) ad­qui­rió te­rre­nos en la zo­na cir­cun­dan­te, y los fue sem­bran­do de edi­fi­cios a ma­yor glo­ria del par­ti­do y su lí­der, Adolf Hitler, pa­ra en­ton­ces ya can­ci­ller de Ale­ma­nia.

A am­bos la­dos de la ca­lle Brien­ner, que des­de la Kö­nigs­platz lle­va ha­cia el co­ra­zón de la ca­pi­tal bá­va­ra, fue­ron cons­trui­dos dos tem­plos, cu­yos res­tos ahí si­guen, 71 años des­pués de que las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses los di­na­mi­ta­ran tras la de­rro­ta del ré­gi­men na­zi y el fin de la gue­rra. Na­die di­ría que esos dos rec­tán­gu­los de pie­dra cu­bier­tos de ve­ge­ta­ción –plan­tar en ellos zo­na ver­de fue una de­ci­sión de las au­to­ri­da­des mu­ni­que­sas, pa­ra cu­brir con ma­te­rial no­ble la os­cu­ra his­to­ria del lu­gar– son lo que fue­ron. Se tra­ta de los ba­sa­men­tos de los dos tem­plos de ins­pi­ra­ción grie­ga que hon­ra­ban a los 16 muer­tos en el Putsch de la cer­ve­za del 9 de no­viem­bre de 1923, el fa­lli­do gol­pe de Es­ta­do de Hitler con­tra la Re­pú­bli­ca de Wei­mar.

En esos de­no­mi­na­dos Eh­ren­tem­pel (tem­plos de ho­nor), el na­zis­mo con­me­mo­ra­ba ca­da 9 de no­viem­bre el aniver­sa­rio del putsch con una ce­re­mo­nia pseu­do­rre­li­gio­sa de ho­me­na­je a los 16 na­zis fa­lle­ci­dos en los en­fren­ta­mien­tos con la po­li­cía, que eran sa­lu­da­dos co­mo “tes­ti­gos de san­gre” y “már­ti­res del mo­vi­mien­to”. An­tes de cons­truir­se los tem­plos ha­bía ya un es­que­ma de cul­to. La no­che pre­via, Adolf Hitler pro­nun­cia­ba un dis­cur­so en la cer­ve­ce­ría Bür­ger­bräu­ke­ller –que ya no exis­te–, lu­gar don­de em­pe­zó el putsch. A me­dio­día del día 9 se rea­li­za­ba una re­pe­ti­ción sim­bó­li­ca de la mar­cha de 1923, que cul­mi­na­ba en la Feld­herrn­ha­lle, ga­le­ría por­ti­ca­da a la que el ré­gi­men aña­dió un me­mo­rial a los caí­dos. Hitler de­po­si­ta­ba una co­ro­na de flores.

A par­tir de 1935, el ri­tual se am­plió y ma­si­fi­có. Se cons­tru­ye­ron los Eh­ren­tem­pel, y la Kö­nigs­platz fue em­pe­dra­da pa­ra fa­ci­li­tar el des­fi­le. Co­lum­nas de na­zis mar­cha­ban ha­cia los tem­plos –don­de se cus­to­dia­ban los 16 sar­có­fa­gos–, y se ce­le­bra­ba un ce­re­mo­nial de “úl­ti­ma re­vis­ta”: se pa­sa­ba lis­ta a los 16 nom­bres, y las co­lum­nas for­ma­das iban res­pon­dien­do “pre­sen­te”. Se pro­di­ga­ban lue­go los ju­ra­men­tos de fi­de­li­dad al par­ti­do.

Am­bos tem­plos so­bre­vi­vie­ron a los bom­bar­deos y, aca­ba­da la gue­rra, los alia­dos to­ma­ron me­di­das. En un te­le­gra­ma al man­do mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se en Munich, el ge­ne­ral Ei­sen­ho­wer or­de­nó li­qui­dar los ves­ti­gios na­zis, y en el ca­so de los Eh­ren­tem­pel, fun­dir los sar­có­fa­gos y usar el me­tal pa­ra otros fi­nes. (Los ca­dá­ve­res aca­ba­rían sien­do in­ci­ne­ra­dos.) Pe­ro la pe­ren­to­ria or­den no era tan fá­cil de eje­cu­tar. Tem­plos y co­lum­nas fue­ron di­na­mi­ta­dos en 1947, pe­ro vo­lar los ba­sa­men­tos im­pli­ca­ba ries­gos es­truc­tu­ra­les pa­ra dos edi­fi­cios ad­ya­cen­tes –tam­bién na­zis–, a los que las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses ha­bían asig­na­do nue­vas fun­cio­nes.

Esos dos gran­des pa­la­cios tam­bién si­guen ahí, so­por­tan­do con dig­ni­dad el pe­so de sus orí­ge­nes. El de la iz­quier­da mi­ran­do des­de la Kö­nigs­platz era el Füh­rer­bau, edi­fi­cio re­pre­sen­ta­ti­vo de Hitler, que en sep­tiem­bre de 1938 aco­gió la omi­no­sa Con­fe­ren­cia de Munich, por la que Fran­cia, el Reino Uni­do e Ita­lia acep­ta­ron que la Ale­ma­nia na­zi se ane­xio­na­ra la re­gión che­cos­lo­va­ca de los Su­de­tes, de ha­bla ale­ma­na. Che­cos­lo­va­quia ni si­quie­ra fue in­vi­ta­da a par­ti­ci­par. Los es­ta­dou­ni­den­ses trans­for­ma­ron el Füh­rer­bau en la Ame­ri­ka Haus, y des­de 1957 al­ber­ga la Es­cue­la Su­pe­rior de Mú­si­ca y Tea­tro de Munich. Por don­de cir­cu­la­ban Hitler y los su­yos re­sue­nan aho­ra acor­des y poe­mas. En el otro pa­la­cio se ha­lla­ba el cuar­tel ge­ne­ral del NSDAP, que el man­do es­ta­dou­ni­den­se uti­li­zó pa­ra al­ma­ce­nar cua­dros, y que es aho­ra se­de de la Co­lec­ción Es­ta­tal de Di­bu­jos y Gra­ba­dos de Munich.

Pa­ra re­ci­clar los ba­sa­men­tos de los Eh­ren­tem­pel hu­bo pro­pues­tas en la pos­gue­rra, pe­ro era un ca­pí­tu­lo de­ma­sia­do en­ve­ne­na­do de la his­to­ria de la ciu­dad co­mo pa­ra lo­grar con­sen­so. A fi­na­les de los años cin­cuen­ta, la al­cal­día op­tó por la so­lu­ción de let the grass grow (así, en in­glés, de­jar que crez­ca la hier­ba); plan­tó ár­bo­les y ve­ge­ta­ción. Así ha se­gui­do, has­ta que Munich vio lle­ga­da la ho­ra de es­cu­dri­ñar me­jor su pa­sa­do. En es­ta zo­na ha­bía otro edi­fi­cio na­zi, la lla­ma­da Brau­ne Haus (ca­sa ma­rrón, por el co­lor de las ca­mi­sas), des­trui­do en la gue­rra. En abril de 2015 abrió en su lu­gar el nue­vo Cen­tro de Do­cu­men­ta­ción del NSDAP. El Ayun­ta­mien­to de Munich pro­yec­ta ubi­car aquí el de­mo­ra­do mo­nu­men­to cen­tral a las víc­ti­mas mu­ni­que­sas del na­zis­mo, con to­dos sus nom­bres, pues el me­mo­rial eri­gi­do en 1985 en una pla­za cer­ca­na siem­pre se juz­gó in­su­fi­cien­te. El mo­nu­men­to se eri­gi­rá en el ba­sa­men­to de la iz­quier­da, po­bla­do por ma­le­za. El otro se de­ja­rá co­mo bio­to­po, pa­ra re­cor­dar có­mo cre­ció la hier­ba so­bre las hue­llas del na­zis­mo.

Ca­da 9 de no­viem­bre, co­lum­nas de na­zis hon­ra­ban en los dos tem­plos a los “már­ti­res del mo­vi­mien­to” Hitler cons­tru­yó dos tem­plos pa­ra exal­tar el cul­to a los 16 na­zis muer­tos en su fa­lli­do gol­pe de Es­ta­do de 1923, en los que se ce­le­bra­ban ri­tua­les de ma­sas. Tras la gue­rra, los alia­dos los di­na­mi­ta­ron, pe­ro de­ja­ron los ba­sa­men­tos. En ellos se plan­tó zo­na ver­de, y la al­cal­día de Munich quie­re aho­ra ins­ta­lar un mo­nu­men­to a las víc­ti­mas del na­zis­mo

 ?? MPL ??
MPL
 ?? ULLSTEIN BILD / GETTY ?? 3
ULLSTEIN BILD / GETTY 3
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain