La Vanguardia (1ª edición)

Kaf­ka en Es­pa­ña

- En­ric Ju­lia­na

Hay al­go de la ac­tual si­tua­ción po­lí­ti­ca es­pa­ño­la que re­cuer­da uno de los más ago­bian­tes re­la­tos de Franz Kaf­ka, ti­tu­la­do An­te la ley. Un hom­bre pre­ten­de cru­zar la puer­ta de la Ley, pe­ro un guar­dián se lo im­pi­de. Pa­sa el tiem­po y el hom­bre cae en un pro­fun­do aba­ti­mien­to, sin aban­do­nar la es­pe­ra. En­ve­je­ce y en­fer­ma. En su ago­nía se pre­gun­ta por qué ha si­do el úni­co en que­rer atra­ve­sar la puer­ta de la Ley. El guar­dián se aga­cha y le gri­ta al oí­do: “Na­die ha que­ri­do en­trar por aquí, por­que es­ta puer­ta es­ta­ba re­ser­va­da ex­clu­si­va­men­te pa­ra ti. Aho­ra voy a ce­rrar­la.”

Or­son We­lles uti­li­zó es­tá pe­sa­di­lla co­mo pró­lo­go de la adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de la no­ve­la El pro­ce­so (1962). Kaf­ka es un au­tor uni­ver­sal que siem­pre ha te­ni­do apa­sio­na­dos lec­to­res en Es­pa­ña, país en el que la ar­bi­tra­rie­dad di­jo ac­tuar en nom­bre de la Ley du­ran­te cua­ren­ta años. País que se de­mo­cra­ti­zó sal­tan­do de Ley a Ley. País en el que el de­ba­te po­lí­ti­co de­mo­crá­ti­co –otro ci­clo de cua­ren­ta años– gi­ra ob­se­si­va­men­te al­re­de­dor de la in­ter­pre­ta­ción de la Ley. Un país con una cons­ti­tu­ción cu­yos me­ca­nis­mos de cie­rre no ha­brían pa­sa­do por al­to al más cé­le­bre es­cri­tor ju­dío de Pra­ga: to­da la cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la es re­for­ma­ble –no ocu­rre lo mis­mo en otros paí­ses eu­ro­peos– pe­ro los me­ca­nis­mos de re­for­ma son muy di­fí­ci­les de ac­ti­var. Pues­to que no hay nú­cleo du­ro in­to­ca­ble y to­do es­tá su­je­to a in­ter­pre­ta­ción, el con­trol po­lí­ti­co de los tri­bu­na­les re­sul­ta fun­da­men­tal.

El de­ses­pe­ro an­te una puer­ta que no se abre. El lí­der so­cia­lis­ta Pe­dro Sán­chez co­mien­za a ase­me­jar­se un po­co al hom­bre del re­la­to kaf­kiano. Lle­va me­ses es­pe­ran­do una opor­tu­ni­dad y la puer­ta del pa­la­cio se es­tá con­vir­tien­do en su tor­men­to. En mar­zo qui­so fran­quear­la y no pu­do. Cin­co me­ses des­pués de aquel la­bo­rio­so in­ten­to, los guar­dia­nes de la for­ta­le­za le pi­den que se sa­cri­fi­que y ce­da el pa­so a otro hom­bre que co­no­ce me­jor los en­tre­si­jos del Cas­ti­llo. Pri­me­ro se lo pi­die­ron con bue­nos mo­da­les y aho­ra ya se lo exi­gen a gri­tos. ¡Apár­ta­te y de­ja pa­sar!

El alia­do que en mar­zo ayu­dó a S. en el in­ten­to de fran­quear la puer­ta, aho­ra apo­ya al as­pi­ran­te R. y es­cri­be ar­tícu­los pi­dién­do­le que rec­ti­fi­que, por “pa­trio­tis­mo”. En el par­ti­do de S. son mu­chos los que tam­bién creen que de­be apar­tar­se, pe­ro no to­dos di­cen lo que pien­san. Apo­ya­do por un gru­po de fie­les com­pa­ñe­ros –que un día de­ja­ran de ser­le fie­les–, el ciu­da­dano S. se com­por­ta co­mo si esa puer­ta es­tu­vie­se re­ser­va­da ex­clu­si­va­men­te pa­ra él. Eso es lo que pa­re­ce. En reali­dad S. vi­ve un te­mor kaf­kiano: te­me que la abs­ten­ción que tan­to le exi­gen sea la cuer­da con la que le es­tran­gu­len den­tro de unos me­ses.

Tres son los mo­ti­vos por los que S. se re­sis­te a de­jar pa­sar a R. por la an­sia­da puer­ta. El pri­me­ro de ellos es de or­den es­tra­té­gi­co y tie­ne mi­ra­da pro­fun­da: el PSOE só­lo pue­de re­cu­pe­rar fuer­za con el apo­yo de los jó­ve­nes que se han de­ja­do se­du­cir por Po­de­mos. El re­na­ci­mien­to es in­com­pa­ti­ble con ce­der el pa­so a R. Es­ta idea po­dría con­du­cir a unas kaf­kia­nas ter­ce­ras elec­cio­nes. La se­gun­da ra­zón es de or­den elec­to­ral in­terno: el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE lo es­co­gen aho­ra los mi­li­tan­tes y es­tos son con­tra­rios a la abs­ten­ción. S. tra­ba­ja pa­ra la re­elec­ción. “Voy a ga­nar el con­gre­so del PSOE”, di­ce, se­gu­ro de sí mis­mo, a quie­nes le vi­si­tan en la ca­lle Fe­rraz. Y ahí re­gre­sa­mos al ter­cer mo­ti­vo: la abs­ten­ción se­ría la cuer­da con la que li­qui­da­rían a S. quie­nes hoy, en su par­ti­do, ape­lan a la ra­zón de Es­ta­do. “Quien se ha abs­te­ni­do no pue­de li­de­rar la opo­si­ción”.

De lo cual se de­du­ce que la pre­sión de los po­de­res preo­cu­pa­dos por la ab­sur­da in­te­ri­ni­dad es­pa­ño­la de­be­ría ejer­cer­se pre­fe­ren­te­men­te so­bre D. y no so­bre S., pues­to que es Su­sa­na D. quien tie­ne en su mano uti­li­zar la abs­ten­ción pa­ra es­tran­gu­lar a S.

Es kaf­kiano. Sí.

La prin­ci­pal pre­sión pa­ra la abs­ten­ción del PSOE de­bie­ra di­ri­gir­se a Su­sa­na Díaz, ama de lla­ves del pro­ce­so

 ?? WWW.ALBUM-ON­LI­NE.COM ?? El ac­tor Ant­hony Per­kins en la pe­lí­cu­la El pro­ce­so, de Or­son We­lles
WWW.ALBUM-ON­LI­NE.COM El ac­tor Ant­hony Per­kins en la pe­lí­cu­la El pro­ce­so, de Or­son We­lles
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain