La Vanguardia (1ª edición)

Po­li­ti­queo de vue­lo ba­jo

-

Lo más in­quie­tan­te de es­te ve­rano con po­lí­ti­cos y pe­rio­dis­tas de guar­dia en Ma­drid no es si hay o no in­ves­ti­du­ra sino qué go­bierno ten­dre­mos an­tes o des­pués de unas hi­po­té­ti­cas ter­ce­ras elec­cio­nes en un año. Y si con los pac­tos que pu­die­ran na­cer pa­ra sa­lir del Es­ta­do en fun­cio­nes en el que vi­vi­mos des­de ha­ce ocho me­ses se ga­ran­ti­za­rá una cier­ta es­ta­bi­li­dad de go­bierno aun­que sea pa­ra un par de años.

El país ofi­cial, me re­fie­ro a los lí­de­res po­lí­ti­cos y al res­to de los 350 dipu­tados que no han de­ja­do de per­ci­bir un sa­la­rio des­de enero de es­te año, se to­ma va­ca­cio­nes frag­men­ta­das con al­gu­na se­cuen­cia ca­mi­nan­do a la ve­ra del río o, sim­ple­men­te, dan­do cuen­ta del rin­cón del país en el que es­tán to­man­do la som­bra ba­jo un ár­bol o vi­ven ca­mu­fla­dos en­tre los mi­llo­nes de tu­ris­tas que to­man el sol.

La po­lí­ti­ca se­ria no es un jue­go de da­dos pa­ra con­se­guir o man­te­ner el po­der. La po­lí­ti­ca exi­ge ideas y li­de­raz­go. Aun­que pa­ra de­fen­der lo que uno pien­sa com­por­te ha­cer­se a un la­do o bien arries­gar pa­ra con­se­guir los ob­je­ti­vos. Da la im­pre­sión de que, una vez co­no­ci­dos los re­sul­ta­dos de las ur­nas, lo que hay que ha­cer es es­pe­rar has­ta que la si­tua­ción es­té lo su­fi­cien­te­men­te ma­du­ra pa­ra que el po­der lla­me a la puer­ta pi­dien­do por fa­vor que al­guien se la jue­gue y con­si­ga una ma­yo­ría.

La po­lí­ti­ca tam­bién es ries­go. De acer­tar o de equi­vo­car­se. No hay go­bierno en Es­pa­ña por­que Ra­joy y Sán­chez no se han pues­to de acuer­do. No soy na­die pa­ra su­ge­rir a los so­cia­lis­tas lo que tie­nen que ha­cer. Tie­nen más de 137 años de his­to­ria, tan­tos co­mo dipu­tados po­pu­la­res hay en el Con­gre­so, y ellos ten­drán que de­ci­dir lo que me­jor les con­ven­ga.

Ra­joy tie­ne que arries­gar y de­mos­trar que sa­be ha­cer al­go más que ser una co­pia muy vul­gar del ge­ne­ral Ku­tú­zov, que su­po ven­cer a Na­po­león es­pe­ran­do, hu­yen­do del cor­so mien­tras se pa­sea­ba por los sa­lo­nes del Krem­lin lla­man­do de­ses­pe­ra­da­men­te al zar hui­do mien­tras Mos­cú ar­día en lla­mas. Em­pe­za­ron a caer los pri­me­ros co­pos de nie­ve y la Gran­de Ar­mée ini­ció la re­ti­ra­da de­jan­do por el ca­mino a cien­tos de mi­les de sol­da­dos que ja­más vol­vie­ron a Fran­cia.

La es­pe­ra de Ra­joy es ener­van­te. Pri­me­ro por­que la cultura po­lí­ti­ca de los úl­ti­mos cua­ren­ta años de de­mo­cra­cia no es­tá pen­sa­da pa­ra go­bier­nos en fun­cio­nes de tan­tos me­ses. Se­gun­do por­que apar­te de po­ner por de­lan­te que ha ga­na­do las elec­cio­nes, que es bien cier­to, no ha sa­bi­do

Los que pue­den des­en­ca­llar la si­tua­ción no se dan cuen­ta del da­ño que ha­cen a la con­vi­ven­cia po­lí­ti­ca y cí­vi­ca

for­mu­lar un dis­cur­so ade­cua­do a las cir­cuns­tan­cias de no te­ner una ma­yo­ría ase­gu­ra­da en el Con­gre­so.

No sé qué fu­tu­ro aguar­da al par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra. Pe­ro no se pue­de po­ner en du­da que en la pri­me­ra frus­tra­da le­gis­la­tu­ra se mo­vió pa­ra bus­car una ma­yo­ría. Y que, aho­ra, es­tá dis­pues­to a con­tra­de­cir­se por con­si­de­rar que la for­ma­ción del go­bierno es prio­ri­ta­ria. Es mu­cho me­jor un go­bierno con alia­dos in­có­mo­dos que un go­bierno im­po­si­ble sin alia­dos.

Tam­po­co en po­lí­ti­ca nin­gu­na ac­ción es ino­cua. Mien­tras las eli­tes to­man el sol y ma­ne­jan la si­tua­ción co­mo si fue­ra un jue­go de ni­ños se es­tá dan­do alas a po­si­cio­nes que in­ten­tan des­acre­di­tar a la de­mo­cra­cia par­la­men­ta­ria co­mo un sis­te­ma ca­du­co, po­dri­do, in­ca­paz de en­con­trar soluciones a cues­tio­nes bá­si­cas. Qué da­ño se ha­ce.

En una en­tre­vis­ta que el mag­ní­fi­co pe­rio­dis­ta se­vi­llano Manuel Cha­ves No­ga­les le hi­zo al pre­si­dent Ma­cià en di­ciem­bre de 1931 y pu­bli­ca­da en el dia­rio Aho­ra, de Ma­drid, el pre­si­dent que ha­bía pro­cla­ma­do la Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na aquel mes de abril de­cía: “A mi jui­cio, es­te Go­bierno tie­ne tres co­sas con­cre­tas que abor­dar y re­sol­ver en el Par­la­men­to: los pre­su­pues­tos, el Es­ta­tu­to y la ley Elec­to­ral”.

Han trans­cu­rri­do 86 años y te­ne­mos los mis­mos pro­ble­mas apre­mian­tes. En Es­pa­ña y en Ca­ta­lun­ya. Una co­sa es la po­lí­ti­ca y otra bien dis­tin­ta, el po­li­ti­queo. Pien­so que el po­li­ti­queo es­tá en ple­na ac­ti­vi­dad es­te mes de agos­to sin que los que po­drían des­en­ca­llar la si­tua­ción se den cuen­ta del da­ño que es­to ha­ce a la con­vi­ven­cia cí­vi­ca y po­lí­ti­ca.

Bas­ta de po­li­ti­queo pen­san­do que los ciu­da­da­nos so­mos es­tú­pi­dos. Ad­mi­nis­trar una si­tua­ción co­mo la ac­tual es di­fí­cil pe­ro no im­po­si­ble. Vein­ti­dós de los vein­tio­cho paí­ses de la UE es­tán go­ber­na­dos por coa­li­cio­nes que no son otra co­sa que pac­tos, ce­sio­nes, acuer­dos so­bre gran­des te­mas y pe­que­ños in­tere­ses de los par­ti­dos.

Si Pe­dro Sán­chez no quie­re fa­ci­li­tar la in­ves­ti­du­ra, que sal­ga de su si­len­cio y lo di­ga. Ra­joy tie­ne un se­rio pro­ble­ma de li­de­raz­go por fal­ta de dis­cur­so y por la in­ca­pa­ci­dad de lle­gar a pac­tos con otros. Pe­ro Sán­chez tie­ne el in­con­ve­nien­te del dis­cur­so con el agra­van­te de que vo­ces au­to­ri­za­das y ex­pe­ri­men­ta­das so­cia­lis­tas le acon­se­jan que no arries­gue más el fu­tu­ro del par­ti­do fun­da­do por don Pa­blo Igle­sias un 2 de ma­yo de 1879. Sin go­bierno no ha­brá ni si­quie­ra cam­bios de na­da.

 ?? MESEGUER ??
MESEGUER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain