La Vanguardia (1ª edición)

Las va­ca­cio­nes del se­ñor Sán­chez

- Ser­gi Pà­mies

La ofen­si­va del PP y de una par­te de la opi­nión pu­bli­ca­da pa­ra des­acre­di­tar a Pe­dro Sán­chez no es nin­gu­na no­ve­dad. To­dos se atre­ven con el po­bre Sán­chez, em­pe­zan­do por al­gu­nos di­ri­gen­tes de su par­ti­do (ca­da vez que el so­cia­lis­ta An­to­nio Mi­guel Car­mo­na sa­le por te­le­vi­sión –y sa­le a me­nu­do– pa­ra co­men­tar la ac­tua­li­dad de su par­ti­do, des­pués ten­go que pa­sar un tra­po por la pan­ta­lla pa­ra lim­piar las mo­lé­cu­las de ra­bia que han que­da­do ad­he­ri­das) que le ha­cen vu­dú o por los que, con una su­fi­cien­cia neo­ma­chis­ta, le elo­gian por te­ner un “cu­lo muy bo­ni­to”. La es­tra­te­gia del des­cré­di­to se es­pe­cia­li­za y, co­mo es ló­gi­co, se adap­ta al ca­len­da­rio. Y en agos­to to­ca re­pro­char a Sán­chez que se ha­ya ido de va­ca­cio­nes. Y el cuar­te­to de al­ta­vo­ces del PP, for­ma­do por la ma­lé­fi­ca Cris­ti­na Ci­fuen­tes, la vi­va­ra­cha An­drea Levy, el re­gur­gi­tan­te Ra­fael Her­nan­do y el re­la­mi­do Pa­blo Ca­sa­do, coin­ci­de con la con­sig­na, ca­si li­te­ral, de que Sán­chez es­tá en la pla­ya mien­tras Es­pa­ña se la jue­ga.

Pa­ra sub­ra­yar la cri­mi­na­li­dad sa­tá­ni­ca de es­tas va­ca­cio­nes, no de­jan de lla­mar­le “se­ñor”, así, con sul­fú­ri­co re­tin­tín. Que, mien­tras tan­to, Ra­joy an­de co­mo un co­rre­ca­mi­nos –mec, mec–

Co­mo la de­ci­sión ha coin­ci­di­do con sus va­ca­cio­nes, Pe­dro Sán­chez las ha apro­ve­cha­do

do­pa­do por zo­nas en las que, ca­sual­men­te, hay cá­ma­ras de te­le­vi­sión es­pe­rán­do­lo no compu­ta co­mo va­ca­cio­nes, sino co­mo fin de se­ma­na res­pon­sa­ble. Sor­pren­de que se acu­se a Sán­chez de in­mo­vi­lis­mo cuan­do en reali­dad se es­tá li­mi­tan­do a ser cohe­ren­te con lo que, por una­ni­mi­dad, de­ci­dió el ór­gano su­pre­mo de su par­ti­do: no apo­yar la in­ves­ti­du­ra de Ra­joy y es­pe­rar a que el pre­si­den­te mue­va fi­cha pa­ra, si aca­so, ac­tuar más ade­lan­te.

Co­mo la de­ci­sión ha coin­ci­di­do con sus va­ca­cio­nes, Sán­chez las ha apro­ve­cha­do, sa­bien­do que eso pro­vo­ca­ría la en­vi­dia de los que no te­ne­mos es­ta suer­te y que ex­ci­ta­ría el fu­ror jus­ti­cie­ro de los que con­si­de­ran que los po­lí­ti­cos no de­be­rían te­ner ni va­ca­cio­nes ni sa­la­rio. La co­rro­si­va acu­sa­ción, que co­que­tea con la re­tó­ri­ca de lin­cha­mien­to que in­fec­ta las de­cla­ra­cio­nes po­lí­ti­cas, pre­ten­de si­tuar a Sán­chez en un te­rri­to­rio de ab­sen­tis­mo e in­di­fe­ren­cia que lo con­vier­te in­me­dia­ta­men­te en mal pa­trio­ta y en un enemi­go de es­te sor­pren­den­te pu­ri­ta­nis­mo es­ta­ja­no­vis­ta. ¿Que to­do es­to es la­men­ta­ble y da la im­pre­sión de que hay mu­cha ne­gli­gen­cia e irres­pon­sa­bi­li­dad? Sí, pe­ro eso no ex­clu­ye ni el de­re­cho a ha­cer va­ca­cio­nes (so­bre to­do si no pue­des apor­tar na­da a un de­ba­te en­ve­ne­na­do por las an­sias de postureo), ni el de­ber de, si­guien­do la iner­cia tra­di­cio­nal del opor­tu­nis­mo, apro­ve­char las va­ca­cio­nes de tu ad­ver­sa­rio pa­ra ha­cer creer que tú no ha­ces va­ca­cio­nes por­que es­tás pa­trió­ti­ca­men­te ocu­pa­do en ha­cer co­sas que no sir­ven pa­ra na­da. En cam­bio, las imá­ge­nes de Sán­chez en Val d’Aran, con una son­ri­sa ple­tó­ri­ca y una ca­mi­se­ta de bi­ci­clis­ta di­le­tan­te mar­cán­do­le po­de­ro­sa­men­te los pe­zo­nes y los pec­to­ra­les, son la vi­va en­car­na­ción de es­ta des­co­ne­xión que tan­to re­co­mien­dan los coaches y otros gu­rús de nues­tras neu­ro­sis.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain