La Vanguardia (1ª edición)

Nar­ci­so en Ca­da­qués

- Oriol Pi de Ca­ban­yes

Me­dio­día en pun­to en Ca­da­qués, con bri­sa de gre­gal. Nar­ci­so es­tá en la are­na, con­tem­plán­do­se en su pan­ta­lla, com­ple­ta­men­te ais­la­do del en­torno. Hay pe­rros y ba­ñis­tas, una ban­da­da de em­bar­ca­cio­nes fon­dea­das en la bahía, el mar es de un in­ten­so azul co­bal­to. Pe­ro Nar­ci­so, zam­bu­lli­do en el jue­go, no lo ve por­que nun­ca des­co­nec­ta: la reali­dad siem­pre es­tá en otra par­te.

¿Cuán­tos años tie­ne Nar­ci­so? ¿Seis, tre­ce, vein­tio­cho, cua­ren­ta y cin­co, se­ten­ta y tres? Si tu­vie­ra más de cien, se ha­bría iden­ti­fi­ca­do con el hom­bre mos­ca de aque­lla pe­lí­cu­la del ci­ne mu­do y, col­gan­do de una ventana, le ha­brían te­ni­do que ir a res­ca­tar los bom­be­ros... ¿Y cuán­tos años ya de aquel vi­deo­jue­go que te da­ba pun­tos ca­da vez que arro­lla­bas gen­te, ro­ba­bas pros­ti­tu­tas, ase­si­na­bas po­li­cías?...

No sa­be­mos si nues­tro Nar­ci­so ha que­da­do col­ga­do en Grand theft au­to, el vi­deo­jue­go que cos­tó unos mi­les de dó­la­res que se re­cu­pe­ra­ron en só­lo una se­ma­na. O en es­te otro de plan­tas con­tra zom­bis, vi­sual­men­te tan agre­si­vo, con po­ten­tes es­tí­mu­los pa­ra que no quie­ras sa­lir nun­ca de la reali­dad vir­tual. Oe­nel Mi­ne­craft, que te crea to­do un mun­do, un es­pa­cio don­de tú pue­des cons­truir...

Cuan­do Nar­ci­so no era tan nar­ci­so na­da­ba con ga­fas de bu­ceo y tu­bo pa­ra res­pi­rar y ob­ser­va­ba los mo­vi­mien­tos de los pe­ces y las os­ci­la­cio­nes de las al­gas. Ba­jo la piel del mar es­ta­ba la vis­co­si­dad del in­cons­cien­te. Con una tran­qui­la aten­ción po­días ha­cer el es­fuer­zo de des­co­di­fi­car­lo, in­ten­tar com­pren­der­lo. Emer­gían del agua de las emo­cio­nes ya no só­lo imá­ge­nes, que que­dan ba­jo la con­cien­cia, sino for­mas pu­ras, ideas en­gar­za­das por la so­bre­con­cien­cia.

No ha­ce ver­sos ni ga­ra­ba­tos. No ha­ce mue­cas. No es un cí­ni­co de vuel­ta de to­do, ni se ha­ce el des­ga­na­do. Pe­ro es­te Nar­ci­so de Ca­da­qués, que va a su bo­la mi­rán­do­se al om­bli­go de su ta­ble­ta, vi­ve la vi­da de ma­ne­ra vi­ca­ria. Y ma­má le di­ce, cuan­do tam­bién ella se can­sa de es­tar so­la: Nar­ci­so, Nar­ci­so, ¿cuán­do apren­de­rás a mi­rar, a amar, to­do lo que te ro­dea?

Nar­ci­so tan­to pue­de ser un ni­ño co­mo un chi­co o un adul­to que no quie­re en­ve­je­cer. Su reino no es de es­te pla­ne­ta. Aho­ra ni tra­ba­ja ni jue­ga: na­ve­ga sin mo­ver­se de la Play. Y eso que Portlli­gat que­da al otro la­do de la bahía. ¿Por qué del su­rrea­lis­mo se ha he­cho un sub-rea­lis­mo y no un so­bre-rea­lis­mo?

La eter­ni­dad pa­re­ce al al­can­ce, aquí, en Ca­da­qués. Pe­ro ya en la are­na hay evi­den­cia del des­me­nu­za­mien­to del mun­do ma­te­rial­men­te den­so, mi­ne­ral, de la pie­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain