La Vanguardia (1ª edición)

Men­sa­jes y he­chos

- Portugal

A sa­ber si la cla­se di­ri­gen­te se afa­na­ba en pre­pa­rar las ma­le­tas de ca­ra al ini­cio de las va­ca­cio­nes, si ya es­ta­ba dis­fru­tan­do de la pla­ya y el cam­po o si se en­con­tra­ba con­cen­tra­da en la con­fec­ción de nue­vos lo­tes de aus­te­ri­dad pa­ra pre­sen­tar una vez fi­na­li­za­do el pe­rio­do es­ti­val, pe­ro pa­re­ce ser que han si­do muy pocas las na­cio­nes que han res­pon­di­do a la pe­ti­ción de ayu­da por par­te de Por­tu­gal pa­ra com­ba­tir la olea­da de in­cen­dios que arra­sa­ba el país en días pasados.

“Es­pe­ra­ba más so­li­da­ri­dad de los so­cios eu­ro­peos”, de­cla­ró la ministra del In­te­rior por­tu­gue­sa, dan­do mues­tras de una de­cep­ción que es fá­cil de adi­vi­nar se ha­brá in­cor­po­ra­do al to­rren­te de sen­ti­mien­tos de una po­bla­ción que, por otra par­te, sí ha vis­to y no­ta­do muy de cer­ca la pres­ta pre­sen­cia de los lla­ma­dos hom­bres de ne­gro de la troi­ka.

Abun­dan­tes men­sa­jes de unión y pro­gre­so des­de Bru­se­las que, a juz­gar por la ele­va­da y cre­cien­te des­con­fian­za de la ciu­da­da­nía eu­ro­pea ha­cia las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, en mu­chas oca­sio­nes no tie­nen co­rres­pon­den­cia ni en­cuen­tran sos­tén en los he­chos.

ALE­JAN­DRO PRIETO ORVIZ

Gi­jón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain