La Vanguardia (1ª edición)

A ver si me acla­ro

-

Se con­vo­can elec­cio­nes pa­ra for­mar go­bierno. De­ben ele­gir­se 350 dipu­tados y 208 se­na­do­res. ¡Ahí es na­da! De los can­di­da­tos co­no­ce­mos sus nom­bres y su do­mi­nio de la de­ma­go­gia. De sus co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des, ¡na­da! Una vez ele­gi­dos, el ca­be­za de lis­ta de ca­da gru­po de­ci­de con quien pac­ta, lue­go, los de­más so­bran, ¿no? Se mues­tran in­ca­pa­ces de for­mar go­bierno. In­clu­so al­guno pi­de la in­ter­ven­ción del Rey. ¡Va­ya ni­vel!

Pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma, con­vo­can nue­vas elec­cio­nes, es­pe­ran que lo so­lu­cio­ne­mos no­so­tros. Pe­ro en su de­li­rio, vuel­ven a pre­sen­tar­se esos mis­mos in­ca­pa­ces y, ló­gi­ca­men­te, los re­sul­ta­dos que ob­tie­nen son si­mi­la­res a los an­te­rio­res. ¡Y vuel­ta a em­pe­zar! Eso sí, du­ran­te to­do ese tiem­po sin ha­ber cum­pli­do su co­me­ti­do, co­bran es­cru­pu­lo­sa­men­te la to­ta­li­dad de sus emo­lu­men­tos mien­tras ha­blan de co­rrup­ción en los de­más. ¿Al­guien que no sea po­lí­ti­co pue­de ex­pli­cár­me­lo?

DO­MIN­GO FONTELLAS

Ta­rra­go­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain