La Vanguardia (1ª edición)

‘Mans­plai­ning’ ve­ra­nie­go

- Ma­ri­cel Cha­va­rría Rebecca Solnit

To­do en ve­rano es más li­viano. Me lo re­cor­dó un ami­go no­ta­rio cuan­do le ex­pli­qué que es­te agos­to vol­ve­ría a es­cri­bir co­lum­nas. “¿En eso de Jue­go de Da­mas?”, pre­gun­tó. “Bueno, pe­ro sé más li­via­na, por fa­vor, no te pon­gas be­li­ge­ran­te...”. “¡Com­plá­ce­me!”, po­dría ha­ber aña­di­do. Apues­to a que a mi ami­go no­ta­rio le com­pla­ce la be­li­ge­ran­cia fí­si­ca en las da­mas más que la men­tal. Es una lás­ti­ma: la pug­na in­te­lec­tual, es­pe­cial­men­te cuan­do re­sul­ta vio­len­ta, es un néc­tar que la ma­yo­ría de los hom­bres só­lo apre­cian en sus con­gé­ne­res. Pue­den ser co­rro­si­vos y abo­fe­tear a su in­ter­lo­cu­tor con aci­dez, que siem­pre re­ci­bi­rán el aplau­so. Mien­tras que de ellas se es­pe­ra pe­da­go­gía, com­pa­sión y pa­cien­cia. ¿O era com­pa­sión, pa­cien­cia y pe­da­go­gía? Só­lo así tie­nen al­gu­na po­si­bi­li­dad de no ser acu­sa­das de fe­mi­nis­tas. Y de li­gar un po­co.

Me apli­qué el con­se­jo del no­ta­rio el otro día, en una ce­na a la que fui in­vi­ta­da en un bo­ni­to áti­co con te­rra­za. Éra­mos nue­ve, gran ci­fra; gen­te in­tere­san­te y dis­par. En un mo­men­to da­do sur­gió el te­ma del mans­plai­ning (del in­glés hom­bre y ex­pli­ca), tér­mino que de­fi­ne ese fe­nó­meno tan an­ti­guo y aún fre­cuen­te en el que un hom­bre ex­pli­ca al­go a una mu­jer de for­ma con­des­cen­dien­te, asu­mien­do que sa­be más que ella, sea cual sea el te­ma.

Ja, ja. Un in­ci­so: es­ta ren­trée se pu­bli­ca lo úl­ti­mo de la his­to­ria­do­ra es­ta­dou­ni­den­se Re­bec­ca Sol­nit. Se ti­tu­la Los hom­bres me ex­pli­can co­sas (Ca­pi­tán Swing) y es­tá ins­pi­ra­do en una anéc­do­ta real: du­ran­te una ce­na –ay, las ce­nas– un hom­bre se de­di­có a con­tar­le a Sol­nit un li­bro “in­creí­ble” que ha­bía leí­do. Lo hi­zo con tan­to én­fa­sis que la desoyó cuan­do in­ten­ta­ba de­cir­le que ella era la mis­mí­si­ma au­to­ra del li­bro. Al fi­nal, re­sul­tó que el ti­po ni si­quie­ra lo ha­bía leí­do, só­lo una re­se­ña en The New York Ti­mes.

Pe­ro vol­va­mos a la ce­na bar­ce­lo­ne­sa. Es­ta­ba en­tre los co­men­sa­les mi ami­ga Pa­trí­cia So­ley-Bel­tran, tam­bién co­lum­nis­ta en es­tas pá­gi­nas. Fue ella quien se re­fi­rió al mans­plai­ning. Le su­ce­de a me­nu­do que su apa­rien­cia fí­si­ca –su por­te de mo­de­lo, pro­fe­sión que ejer­ció, y su look de di­vi­na– mo­ti­va que no se la to­men en se­rio en el mun­do aca­dé­mi­co. “Di­go que soy doc­to­ra en So­cio­lo­gía y es­pe­cia­li­za­da en so­cio­lo­gía del gé­ne­ro y se po­nen a dar­me lec­cio­nes, cuan­do la ma­yo­ría no sa­ben ni qué sig­ni­fi­ca. He de re­cor­dar­les que la au­to­ri­dad la ten­go yo en es­te te­ma, no ellos con sus opi­nio­nes de bar. Y se en­fa­dan. No en­tien­den que es­ta­mos ha­blan­do de un fe­nó­meno so­cio­ló­gi­co que me­re­ce aná­li­sis”. Lo di­jo en tono dis­ten­di­do, de anéc­do­ta inofen­si­va y, aun así, al jo­ven y atrac­ti­vo ru­so sen­ta­do a su la­do no le cau­só gra­cia. Lo de mans­plai­ning le echó pa­ra atrás y la acu­só ca­si de adop­tar una pos­tu­ra fe­mi­nis­ta.

Has­ta aquí to­do en or­den. Lo cho­can­te fue que el ca­ta­lán que yo te­nía al la­do me su­su­rra­ra que no en­ten­día “esa ne­ce­si­dad de Pa­trí­cia de de­cir que era doc­to­ra. Yo tam­bién soy doc­tor, y no voy por ahí di­cién­do­lo”.

No­ta­rio, to­me no­ta. Ser li­via­na no la libra a una de ser con­si­de­ra­da una pe­dan­te, si lo que ha in­ten­ta­do es in­vo­car la jus­ti­cia de gé­ne­ro.

Y en­ci­ma no li­gas.

Al atrac­ti­vo ru­so que te­nía al la­do no le hi­zo gra­cia la pa­la­bre­ja y ‘acu­só’ a mi ami­ga de adop­tar una pos­tu­ra fe­mi­nis­ta

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain