La Vanguardia (1ª edición)

El mie­do a de­nun­ciar

- Ecology

Las tie­rras del Baix Em­por­dà, apar­te de un mar de trans­gé­ni­cos, son un mar de con­fu­sión. Es evi­den­te que hay di­ver­sos cul­pa­bles con­ta­mi­na­do­res: los pro­pie­ta­rios de las gran­jas y de los cam­pos que lo per­mi­ten, los pa­ye­ses que apli­can los pu­ri­nes o los fi­to­sa­ni­ta­rios, los ayun­ta­mien­tos y la Ge­ne­ra­li­tat que mi­ran ha­cia otro la­do y, fi­nal­men­te, los ciu­da­da­nos, que su­fri­mos en si­len­cio.

Es­te si­len­cio es pre­ci­sa­men­te el prin­ci­pal cul­pa­ble de es­ta con­ta­mi­na­ción. En el si­glo XXI, la gen­te to­da­vía tie­ne mie­do a de­nun­ciar a los cul­pa­bles (con nom­bre y ape­lli­do) de un cri­men eco­ló­gi­co co­mo es la con­ta­mi­na­ción de nues­tra tie­rra; tie­ne mie­do de las ven­gan­zas; tie­ne mie­do al ca­ci­quis­mo de al­gu­nos ayun­ta­mien­tos que pro­te­gen a los con­ta­mi­na­do­res y a sus be­ne­fi­cios. Y nues­tro si­len­cio se con­vier­te en la tris­te reali­dad.

Si to­dos per­de­mos el mie­do a de­nun­ciar, to­da­vía hay es­pe­ran­za pa­ra nues­tra tie­rra.

JO­SÉ RA­MÓN DURÁN Y PÉ­REZ

La Bis­bal d’Em­por­dà

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain