La Vanguardia (1ª edición)

La Ca­sa de les Pun­xes

-

Aho­ra que ha­ce unos días que la Ca­sa de les Pun­xes abrió al pú­bli­co, me veo en la ne­ce­si­dad de ex­pli­car có­mo y quién la ha­bi­tó en sus ini­cios. Po­cos tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de vi­vir en una ca­sa tan em­ble­má­ti­ca y dos de ellos fue­ron mis abue­los, Melchor Ca­lon­ge y Jua­na Ri­bas. Si en el año 1909 el es­cri­tor Eu­ge­ni d’Ors se ins­ta­ló en el se­gun­do pi­so del edi­fi­cio en el nú­me­ro 416 de la Dia­go­nal, ellos lo hi­cie­ron en el prin­ci­pal del nú­me­ro 420. Mi ma­dre, Mi­mí, na­ció en la ca­sa el día 7 de ju­lio de 1914. En la plan­ta ba­ja, mi abue­lo Melchor te­nía su des­pa­cho, don­de se ocu­pa­ba de to­do lo re­la­cio­na­do con su fá­bri­ca de mal­ta y ca­cao, que se lla­ma­ba Op­son y es­ta­ba en Mont­gat.

Dis­fru­ta­ron de la ca­sa du­ran­te más de cin­cuen­ta años y yo aún me acuer­do de ju­gar con mis pri­mos en la azo­tea y es­con­der­nos en las pun­xes que dan nom­bre a es­te ma­ra­vi­llo­so edi­fi­cio.

MA­RÍA SO­LE­DAD BORRELL Sus­crip­to­ra Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain