La Vanguardia (1ª edición)

Li­be­ra­da la víc­ti­ma de un pro­xe­ne­ta cap­ta­da en las re­des so­cia­les

- BAR­CE­LO­NA Efe

La Po­li­cía Na­cio­nal ha li­be­ra­do en Bar­ce­lo­na a una jo­ven víc­ti­ma du­ran­te cin­co años de la ex­plo­ta­ción se­xual por un hom­bre que la cap­tó cuan­do te­nía 16 años a tra­vés de las re­des so­cia­les, con­quis­tán­do­la con fal­sas pro­me­sas de amor pa­ra for­zar­la a pros­ti­tuir­se, in­clu­so cuan­do la de­jó em­ba­ra­za­da. El pro­xe­ne­ta, de na­cio­na­li­dad ru­ma­na, co­mo la víc­ti­ma, ha si­do de­te­ni­do, acu­sa­do de los de­li­tos de tra­ta de se­res hu­ma­nos, pros­ti­tu­ción coac­ti­va, le­sio­nes, agre­sión se­xual, de­ten­ción ile­gal, ame­na­zas y con­tra la in­te­gri­dad mo­ral.

La ope­ra­ción po­li­cial que per­mi­tió li­be­rar a la chi­ca se ini­ció a raíz de una de­nun­cia de su ma­dre a las au­to­ri­da­des ru­ma­nas, que se pu­sie­ron en con­tac­to con las fuer­zas de se­gu­ri­dad es­pa­ño­las. Cuan­do la Po­li­cía Na­cio­nal en­con­tró a la chi­ca, es­ta con­tó que, a los 16 años y re­si­dien­do en Es­pa­ña con sus pa­dres, co­no­ció a tra­vés de las re­des so­cia­les a un com­pa­trio­ta, con quien ini­ció una su­pues­ta re­la­ción sen­ti­men­tal y con quien se fue a vi­vir cuan­do cum­plió los 18 años.

El pro­xe­ne­ta ha­bía cap­ta­do a la jo­ven a tra­vés de las re­des so­cia­les, con el mé­to­do co­no­ci­do co­mo lo­ver boy, en el que un hom­bre ac­túa co­mo si qui­sie­ra man­te­ner una re­la­ción sen­ti­men­tal con la víc­ti­ma pa­ra pos­te­rior­men­te obli­gar­la a cor­tar to­do con­tac­to con su fa­mi­lia, ais­lar­la y for­zar­la a pros­ti­tuir­se ale­gan­do pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. En su ca­so, la chi­ca fue obli­ga­da du­ran­te cin­co años a ejer­cer la pros­ti­tu­ción en va­rios clubs de al­ter­ne en Bar­ce­lo­na, As­tu­rias y Ma­drid, ba­jo du­ras con­di­cio­nes fí­si­cas y psi­co­ló­gi­cas, in­clu­so du­ran­te los me­ses en los que es­tu­vo em­ba­ra­za­da del pro­xe­ne­ta, que le ame­na­za­ba con cau­sar­le da­ños tan­to a ella co­mo a su hi­ja y a su fa­mi­lia, se­gún la Po­li­cía.

Al mes de ir­se a vi­vir jun­tos en un pi­so de Ba­da­lo­na, al cum­plir ella 18 años, el pro­xe­ne­ta rom­pió la do­cu­men­ta­ción de la jo­ven y su te­lé­fono mó­vil y la obli­gó a pros­ti­tuir­se em­plean­do pa­ra ello ame­na­zas psi­co­ló­gi­cas y agre­sio­nes fí­si­cas, co­mo azo­tes, que­ma­du­ras, agua hir­vien­do y cor­tes de pe­lo hu­mi­llan­tes, así co­mo el con­trol per­ma­nen­te de sus re­la­cio­nes so­cia­les. Cuan­do lle­va­ba un año y me­dio sien­do víc­ti­ma de la ex­plo­ta­ción se­xual, la jo­ven que­dó em­ba­ra­za­da del pro­xe­ne­ta. Ella aca­bó dan­do a luz a su hi­ja y pa­só un pe­rio­do en ca­sa de su ma­dre, en Es­pa­ña, aun­que vol­vió a ser ex­plo­ta­da se­xual­men­te, lle­va­da por el mie­do y las ame­na­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain