La Vanguardia (1ª edición)

Simply Red en­cien­de la no­che

Las can­cio­nes clá­si­cas de Mick Huck­nall emo­cio­nan en la clau­su­ra del fes­ti­val

-

Ha­bía ga­nas de Simply Red, ha­bía ga­nas de ver al pe­li­rro­jo pe­co­so y ha­bía so­bre to­dos ga­nas de es­cu­char en vi­vo al­gu­nas de esas can­cio­nes que por lo vis­to ano­che han ca­la­do en una am­plia le­gión de afi­cio­na­dos de va­ria­da ín­do­le y con­di­ción. Ex­pec­ta­ción fun­da­men­ta­da tam­bién por­que la ban­da bri­tá­ni­ca li­de­ra­da por Mick Huck­nall se reuni­fi­có el pa­sa­do año ines­pe­ra­da­men­te y aho­ra es­tá con­ti­nuan­do con la gi­ra Sum­mer 16, que re­cuer­da los trein­ta años de vi­da ar­tís­ti­ca del gru­po y que co­men­za­ron a fes­te­jar el pa­sa­do año.

Du­ran­te una ho­ra y media, el vis­ce­ral can­tan­te man­ches­te­riano re­cu­pe­ró ca­si una vein­te­na de com­po­si­cio­nes del re­per­to­rio del gru­po, una se­lec­ción de im­pac­to es­té­ti­co y sen­ti­men­tal ase­gu­ra­do, con pe­que­ñas ge­mas co­mo Hol­ding back the years, It’s only lo­ve, Co­me to my aid o, ya en los bi­ses, bom­ba­zos pre­vis­tos co­mo If you don’t me by now, Mo­ney’s to tight (to men­tion), Ain’t that a lot of lo­ve o So­met­hing got me star­ted.

La ve­la­da arran­có pun­tual a las diez de la no­che con un pú­bli­co ex­pec­tan­te que lle­na­ba el afo­ro del au­di­to­rio en el con­cier­to de clau­su­ra de la pre­sen­te edi­ción del fes­ti­val. Co­men­zó el asun­to de una ma­ne­ra so­se­ga­da apa­re­cien­do Huck­nall por un la­te­ral del es­ce­na­rio gui­ta­rra acús­ti­ca en ris­tre ta- ñen­do los acor­des de un Hol­ding back the tears des­nu­do has­ta que la ban­da se fue in­cor­po­ran­do a mi­tad de mi­nu­ta­je. El im­pac­to de vol­ver a ver al gru­po –cu­yos miem­bros no tie­nen mu­cho que ver con los que vi­nie­ron con las le­ja­nas ac­tua­cio­nes bar­ce­lo­ne­sas ofi­cia­les del gru­po, la úl­ti­ma en el cam­bio de si­glo– y, so­bre to­do, de ver­le a él a una dis­tan­cia re­la­ti­va­men­te cor­ta im­pre­sio­nó se­gu­ra­men­te a no po­cos, a al­gu­nos se­gu­ro tam­bién por el as­pec­to fí­si­co del vo­ca­lis­ta: pe­lo cor­to, en­sor­ti­ja­do, ca­ra hin­cha­da/ de­for­ma­da y tez ex­ce­si­va­men­te bri­llan­te con sus ojos hun­di­dos en ella.

La voz, afor­tu­na­da­men­te, si­gue sien­do pro­ver­bial­men­te po­de­ro­sa, con am­pli­tud de re­gis­tro y bas­tan­te fon­do. Una voz que es su prin­ci­pal pa­tri­mo­nio y que es su me­jor ar­ma en es­te re­gre­so a las pri­me­ras di­vi­sio­nes. El apo­yo de su sex­te­to fue tan im­pe­ca­ble co­mo efi­caz y fun­cio­nal, mul­ti­ins­tru­men­tis­tas que se des­do­bla­ban en mi­ni sec­ción de me­tal o en na­da gra­tui­tas se­gun­das vo­ces.

En 2010 la ban­da anun­ció ofi­cial­men­te su se­pa­ra­ción, ar­gu­men­tan­do que “de al­gu­na ma­ne­ra, de­ci­di­mos que 25 años son su­fi­cien­tes”, pe­ro un lus­tro más tar­de re­to­ma­ron la sen­da del cir­cui­to mu­si­cal, con la ci­ta­da gi­ra y la pu­bli­ca­ción de un ál­bum en­te­ra­men­te nue­vo Big lo­ve, que fue aco­gi­do con ti­bie­za por pú­bli­co y crí­ti­ca. Una reac­ción que a Huck­nall no le de­bió pa­sar inad­ver­ti­da por­que en la ofer­ta ca­no­ra de ano­che tan so­lo in­clu­yó un cor­te del men­cio­na­do dis­co, Shi­ne on, que pa­só sin ma­yor tras­cen­den­cia.

De he­cho, el pú­bli­co asis­ten­te ano­che –gran par­te de ellos con ca­ras de sa­tis­fac­ción des­de el pri­mer acor­de, emo­ti­vos re­cuer­dos de una cró­ni­ca sen­ti­men­tal im­bo­rra­ble– co­men­zó a ani­mar­se y a ex­te­rio­ri­zar su sa­tis­fac­ción cuan­do a par­tir del sép­ti­mo te­ma el re­per­to­rio co­men­zó a vi­rar ha­cia me­lo­días inol­vi­da­bles (A new fla­me, Stars )ocon

un mar­ca­do pul­so rít­mi­co. Con los pri­me­ros com­pa­ses de Right thing por fin el afi­cio­na­do co­men­zó a des­me­le­nar­se, lo que en el vo­ca­bu­la­rio de Peralada sig­ni­fi­ca po­ner­se de pie y se­guir acom­pa­sa­da­men­te los es­tri­bi­llos y los rit­mos, es de­cir, bai­lar de for­ma muy ci­vi­li­za­da.

El con­cier­to bus­có la com­pli­ci­dad tan­to por la elec­ción del re­per­to­rio –muy se­gu­ro, co­mo que­da di­cho– co­mo por las ga­nas de co­nec­tar que mos­tró el pro­pio Huck­nall, que em­pal­mó has­ta el fi­nal la ar­ti­lle­ría pe­sa­da (la adic­ti­va Co­me to

my aid y de­más). Las ca­ras de fe­li­ci­dad, tan­tos re­cuer­dos re­ver­de­ci­dos, las ma­nos in­tui­ti­va­men­te en­tre­la­za­das... eran las prue­bas de que el con­cier­to ha­bía va­li­do mu­cho la pe­na.

Par­te del pú­bli­co via­jó al pa­sa­do es­cu­chan­do las inol­vi­da­bles pie­zas del gru­po, que so­na­ron con­tun­den­tes

 ??  ?? Mick Huck­nall du­ran­te el con­cier­to ofre­ci­do ano­che en el au­di­to­rio del cas­ti­llo de Peralada
Mick Huck­nall du­ran­te el con­cier­to ofre­ci­do ano­che en el au­di­to­rio del cas­ti­llo de Peralada
 ?? Es­te­ban Li­nés
Peralada ??
Es­te­ban Li­nés Peralada
 ?? AL­BERT PUIG / NORD ME­DIA ??
AL­BERT PUIG / NORD ME­DIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain