La Vanguardia (1ª edición)

Gue­rra en las fa­ve­las

Las pro­me­sas de ur­ba­ni­za­ción del al­cal­de Paes no se han cum­pli­do

- ANDY RO­BIN­SON Enviado es­pe­cial Crime · Incidents · Rio de Janeiro

Su­bir en el te­le­fé­ri­co que as­cien­de has­ta el con­jun­to de fa­ve­las del Com­ple­xo do Ale­mão per­mi­te com­pro­bar las fuer­tes con­tra­dic­cio­nes que ca­rac­te­ri­zan los Jue­gos de Río. El tu­ris­ta pue­de dis­fru­tar las vis­tas aé­reas so­bre uno de los lu­ga­res mas po­bres del mun­do. Las mu­je­res ten­dien­do la ro­pa en los te­ja­dos de las in­fra­vi­vien­das. Los re­ci­cla­do­res de ba­su­ra su­bien­do las cues­tas em­pi­na­das car­ga­dos de bol­sas lle­nas de ba­su­ra (ellos no pue­den usar el te­le­fé­ri­co). Los vie­jos ca­rros con ca­ba­llo pa­ra ha­cer mu­dan­zas. Los ni­ños ju­gan­do al fút­bol en pe­que­ños cam­pos co­lo­ca­dos pre­ca­ria­men­te en la la­de­ra de la mon­ta­ña. Tras ba­jar­se de la gón­do­la, más va­le no aden­trar­se de­ma­sia­do en el la­be­rin­to de ca­lle­jue­las, sino pa­rar en el pues­to de sou­ve­nirs, al la­do del te­le­fé­ri­co, don­de se ven­den lla­ve­ros que re­zan: “Yo es­tu­ve en el Com­ple­xo do Ale­mão”, y vol­ver a ba­jar.

Pe­ro en los úl­ti­mos días, ni una vi­si­ta re­lám­pa­go es acon­se­ja­ble. Se ha sus­pen­di­do el ser­vi­cio del te­le­fé­ri­co en re­pe­ti­das oca­sio­nes des­de el ini­cio de los Jue­gos de­bi­do a los en­fren­ta­mien­tos en­tre las uni­da­des de la lla­ma­da tro­pa de éli­te de la po­li­cía mi­li­tar y el Co­man­do Ver­mel­ho, la ban­da de nar­co­tra­fi­can­tes que vuel­ve a con­so­li­dar el po­der tras la lla­ma­da pa­ci­fi­ca­ción de la fa­ve­la en el 2010. En­ton­ces, la po­li­cía lo­gró ha­cer­se con el con­trol de par­te de la fa­ve­la tras ba­ta­llas en las que mu­rie­ron 400 re­si­den­tes. Al igual que en otras fa­ve­las, la uni­dad de pa­ci­fi­ca­ción po­li­cial lue­go adop­tó po­lí­ti­cas bas­tan­te pro­gre­sis­tas de com­mu­nity po­li­cing. Por eso, y por la bue­na co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca, Río se sen­tía muy op­ti­mis­ta de ca­ra a la lle­ga­da de los Jue­gos Olím­pi­cos.

Pe­ro en los úl­ti­mos años de cri­sis, el pro­gra­ma po­li­cial ha su­fri­do re­cor­tes de pre­su­pues­to del 30%. Tam­po­co se ha he­cho ca­so al di­se­ña­dor del pro­gra­ma, Jo­se Ma­riano Bel­tra­me, el se­cre­ta­rio de se­gu­ri­dad en Río, que siem­pre in­sis­tía en que la pa­ci­fi­ca­ción po­li­cial no bas­ta­ría por sí so­la y de­bía ser com­ple­men­ta­da por la pa­ci­fi­ca­ción so­cial, con in­ver­sio­nes en es­cue­las, ser­vi­cios so­cia­les y al­can­ta­ri­lla­do. La pro­me­sa del al­cal­de Eduar­mel­ho. do Paes de ur­ba­ni­zar to­das las fa­ve­las en Río an­tes de los Jue­gos que­dó, co­mo tan­tas otras, en agua de bo­rra­jas.

Se­gún fuen­tes pró­xi­mas a la po­li­cía, en los me­ses an­te­rio­res a los Jue­gos , las au­to­ri­da­des han ido per­dien­do te­rreno a los nar­cos en Com­ple­xo do Ale­mão, que cuen­ta con unos 400.000 ha­bi­tan­tes. Pe­ro el des­plie­gue de 85.000 po­li­cías y sol­da­dos en los úl­ti­mos días “ha en­va­len­to­na­do a la po­li­cía mi­li­tar, que es­tá lle­van­do a ca­bo ope­ra­cio­nes muy agre­si­vas pa­ra cap­tu­rar dro­gas (co­caí­na), ar­mas y sos­pe­cho­sos de es­tar in­vo­lu­cra­dos en el nar­co­trá­fi­co”, se­gún es­tas fuen­tes. Es­tas ac­ti­vi­da­des han pro­vo­ca­do una reac­ción por par­te del Co­man­do Ver- En los úl­ti­mos días se han pro­du­ci­do va­rios ti­ro­teos. En es­te sen­ti­do, una re­si­den­te de 57 años fue al­can­za­da por una ba­la per­di­da el pa­sa­do miér­co­les.

Tam­po­co es acon­se­ja­ble que el tu­ris­ta se de­ten­ga pa­ra fo­to­gra­fiar el ale­gre mu­ral en la va­lla que bor­dea la ca­rre­te­ra del ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Tom Jo­bim. Es­con­di­da de­trás se en­cuen­tra la fa­ve­la de Ma­ré, con más de 130.000 ha­bi­tan­tes. A diferencia de Com­ple­xo do Ale­mão, es­ta fa­ve­la no ha si­do pa­ci­fi­ca­da pe­se a lo que de­cían las pro­me­sas. Es­ta se­ma­na, un vehícu­lo po­li­cial en­tró –su­pues­ta­men­te por error– en una zo­na de la fa­ve­la con­tro­la­da por los nar­co­tra­fi­can­tes y fue ata­ca­do con ar­mas de fue­go. Un po­li­cía mu­rió. Ac­to se­gui­do, 200 agen­tes de la po­li­cía na­cio­nal en­tra­ron en la fa­ve­la y ma­ta­ron a un jo­ven de 19 años. Otros dos re­sul­ta­ron he­ri­dos. “Ca­da vez que hay un gran even­to, te­ne­mos esas in­ter­ven­cio­nes po­li­cia­les”, re­co­no­ció Edi­son Di­nis, director de la ONG Re­des do Ma­re. Y, efec­ti­va­men­te, na­da me­nos que 4.000 po­li­cías mi­li­ta­res ocu­pa­ron la fa­ve­la an­tes del Mundial del 2014 y pro­ta­go­ni­za­ron lar­gos ti­ro­teos du­ran­te va­rios días con va­rios muer­tos.

El ba­lan­ce de muer­tos en las fa­ve­las subió la se­ma­na pa­sa­da has­ta cin­co. En­tre es­tos, tres jó­ve­nes de 14, 15 y 22 años, que mu­rie­ron acri­bi­lla­dos por po­li­cías tras un ti­ro­teo en la fa­ve­la Ban­dei­ra 2 en la pe­ri­fe­ria del nor­te de Río. “Es pro­ba­ble que los Jue­gos es­tén con­tri­bu­yen­do al au­men­to de la de­lin­cuen­cia y la vio­len­cia en las fa­ve­las”, ad­vier­te el Ins­ti­tu­to Iga­ra­pe, es­pe­cia­li­za­do en la se­gu­ri­dad en Río. “La po­li­cía es­ta vi­gi­lan­do las ins­ta­la­cio­nes olím­pi­cas, los lu­ga­res tu­rís­ti­cos y las prin­ci­pa­les ca­rre­te­ras. Pe­ro los ba­rrios de la ciu­dad más ex­pues­tos a la vio­len­cia ca­re­cen de una pre­sen­cia cons­tan­te de po­li­cía. Só­lo hay ope­ra­cio­nes de ti­po mi­li­tar”.

La po­li­cía mi­li­tar y los nar­co­tra­fi­can­tes han en­du­re­ci­do la lu­cha en el Com­ple­xo do Ale­mão En Ban­dei­ra 2, al nor­te de Río, tres jó­ve­nes de 14, 15 y 22 años fue­ron acri­bi­lla­dos por po­li­cías en un ti­ro­teo

 ?? AP ?? Una ima­gen del te­le­fé­ri­co que as­cien­de a Com­ple­xo do Ale­mão
AP Una ima­gen del te­le­fé­ri­co que as­cien­de a Com­ple­xo do Ale­mão
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain