La Vanguardia (1ª edición)

Eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va y fis­ca­li­dad

- Mi­quel Puig

La irrup­ción de la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va –que se­gu­ra­men­te ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se– nos obli­ga a cues­tio­nar­nos có­mo de­be res­pon­der el sis­te­ma fis­cal. Con­si­de­re­mos, por ejem­plo, el ca­so de los pi­sos tu­rís­ti­cos. Es di­fí­cil cues­tio­nar el de­re­cho de un pro­pie­ta­rio a al­qui­lar su vi­vien­da a quien quie­ra, y el ar­gu­men­to de que a me­nu­do es­te ti­po de in­qui­li­nos se com­por­tan in­cí­vi­ca­men­te no de­be­ría en­trar en el de­ba­te, por­que se tra­ta de un te­ma de or­den pú­bli­co exi­gi­ble por igual a cual­quier ti­po de al­qui­ler.

¿Tie­ne que pa­gar im­pues­tos el al­qui­ler tran­si­to­rio de una vi­vien­da par­ti­cu­lar? Los tu­ris­tas dis­fru­tan de un es­pa­cio y de unos ser­vi­cios pri­va­dos y de unos es­pa­cios y de unos ser­vi­cios pú­bli­cos; sin em­bar­go, só­lo pa­gan por los pri­me­ros. A me­nos que se es­ta­blez­ca al­gún me­ca­nis­mo adi­cio­nal, se pro­du­ce una trans­fe­ren­cia de re­cur­sos en con­tra del con­tri­bu­yen­te, que pa­ga por el man­te­ni­mien­to de los es­pa­cios y por los ser­vi­cios pú­bli­cos, y en fa­vor del tu­ris­ta. Es­ta trans­fe­ren­cia se tra­du­ce en es­pa­cios sa­tu­ra­dos y en ser­vi­cios de­gra­da­dos: el con­tri­bu­yen­te re­ci­be me­nos que lo que apor­ta; el tu­ris­ta re­ci­be más que lo que apor­ta. La per­ver­sión de es­te re­sul­ta­do se po­ne de ma­ni­fies­to si con­si­de­ra­mos un ca­so ex­tre­mo: el de un pro­pie­ta­rio re­si­den­te en el ex­tran­je­ro que ad­quie­re una vi­vien­da en Bar­ce­lo­na o en Ibi­za pa­ra al­qui­lar­lo a tu­ris­tas: en es­te ca­so los con­tri­bu­yen­tes es­pa­ño­les sub­ven­cio­na­mos a unos ex­tran­je­ros .

Es cier­to que el pro­pie­ta­rio –e, in­di­rec­ta­men­te, el tu­ris­ta– pa­ga al Ayun­ta­mien­to el IBI co­rres­pon­dien­te a la vi­vien­da, pe­ro es­te im­pues­to cu­bre só­lo una frac­ción de los cos­tes mu­ni­ci­pa­les (en­tre una ter­ce­ra y una cuar­ta par­te). Si su­ma­mos el res­to de in­gre­sos que so­por­tan los re­si­den­tes (IAE, cir­cu­la­ción, et­cé­te­ra), el to­tal es po­co más de la mi­tad de los in­gre­sos mu­ni­ci­pa­les. El res­to pro­vie­ne del con­tri­bu­yen­te es­ta­tal. Aho­ra bien, ¿qué sen­ti­do tie­ne que el con­tri­bu­yen­te sub­ven­cio­ne al tu­ris­ta?

Pa­ra sub­sa­nar es­ta per­ver­sión, po­de­mos pen­sar en dos ti­pos de soluciones. La pri­me­ra, gra­var es­pe­cí­fi­ca­men­te la ac­ti­vi­dad, por ejem­plo con el IVA, con una li­cen­cia de ac­ti­vi­dad o con la ta­sa tu­rís­ti­ca. Es­ta so­lu­ción es in­via­ble por­que los cos­tos de im­ple­men­ta­ción son enor­mes, co­mo po­nen de ma­ni­fies­to las di­fi­cul­ta­des a que se en­fren­ta el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na pa­ra de­tec­tar los pi­sos tu­rís­ti­cos.

La se­gun­da, po­lí­ti­ca­men­te com­pli­ca­da pe­ro a mi mo­do de ver inevi­ta­ble a lar­go pla­zo, es acep­tar que ca­da vez ha­brá me­nos coin­ci­den­cia en­tre el em­pa­dro­na­do (que pa­ga IRPF), el re­si­den­te (que pa­ga IVA) y el pro­pie­ta­rio (que pa­ga IBI) y es­ta­ble­cer el prin­ci­pio de que quien de­be so­por­tar el grue­so del cos­te de los ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les es el ter­ce­ro, por­que es el prin­ci­pal be­ne­fi­cia­rio. En un país tan tu­rís­ti­co co­mo el nues­tro y con tan­tas se­gun­das re­si­den­cias, la res­pues­ta al fe­nó­meno del al­qui­ler de vi­vien­das pa­sa, pues, por su­bir el IBI y com­pen­sar­lo con re­duc­cio­nes del IRPF.

En un país tan tu­rís­ti­co, la res­pues­ta al al­qui­ler de vi­vien­das pa­sa por su­bir el IBI y re­du­cir el IRPF

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain