La Vanguardia (1ª edición)

Mas bus­ca el apo­yo de Iba­rret­xe en au­sen­cia del Go­bierno vas­co

El ex­pre­si­dent, que se ve­rá hoy con el PNV a puer­ta ce­rra­da, di­ce que el pro­ce­so lle­ga­rá al fi­nal

- JOAN RUSIÑOL

Ar­tur Mas y Juan José Iba­rret­xe reunie­ron a 1.800 per­so­nas en San Se­bas­tián en un ac­to al que no acu­die­ron re­pre­sen­tan­tes del Ejecutivo vas­co. El ex­pre­si­dent re­ta al Go­bierno a ha­cer una ofer­ta que pue­dan vo­tar los ca­ta­la­nes.

Con el pa­so del tiem­po, las bio­gra­fías po­lí­ti­cas de Ar­tur Mas y Juan José Iba­rret­xe han aca­ba­do coin­ci­dien­do. No siem­pre han es­ta­do en el mis­mo es­ta­dio pe­ro hoy, a prin­ci­pios del 2017, son dos ex­pre­si­den­tes de­ci­di­dos a con­so­li­dar el de­re­cho a de­ci­dir co­mo una con­quis­ta de­mo­crá­ti­ca de Ca­ta­lun­ya y el País Vas­co. Ayer, an­te de un au­di­to­rio de 1.800 per­so­nas en San Se­bas­tián, Mas de­jó cla­ro que el pro­ce­so lle­ga­rá has­ta el fi­nal, es de­cir, has­ta el re­fe­rén­dum: “No he­mos he­cho to­do lo que he­mos he­cho pa­ra ti­rar la toa­lla en el úl­ti­mo mo­men­to”. El mis­mo día en qué La Van­guar­dia ha­bía re­ve­la­do la reunión se­cre­ta en­tre Puig­de­mont y Ra­joy, el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat desafió al Es­ta­do a po­ner so­bre la me­sa una pro­pues­ta de me­jo­ra del au­to­go­bierno pe­ro avi­só de que tie­ne que ser con dos pre­mi­sas: que sea vo­ta­da por los ca­ta­la­nes en las ur­nas y que, a su vez, ten­gan la po­si­bi­li­dad de pro­nun­ciar­se so­bre la in­de­pen­den­cia. Pe­ro, apro­ve­chan­do el sí­mil al­pi­nis­ta que ha­bía uti­li­za­do Iba­rret­xe mi­nu­tos an­tes, ad­mi­tió que ve el acuer­do con Ma­drid “más le­jos que la cum­bre del Eve­rest”.

En su par­te de la con­fe­ren­cia, quien fue lehen­da­ka­ri du­ran­te diez años ase­gu­ró que Ca­ta­lun­ya ha­bía to­ma­do el re­le­vo del ca­mino abier­to por los na­cio­na­lis­tas vas­cos. Si ellos, di­jo, tu­vie­ron que vol­ver al “cam­po ba­se” des­pués del por­ta­zo del Con­gre­so a su pro­pues­ta –co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo en plan Iba­rret­xe– aho­ra el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta ha con­se­gui­do lle­gar al cam­po 3. Mas pro­me­tió ayer cul­mi­nar el úl­ti­mo tra­mo de la mon­ta­ña.

A los dos ex­man­da­ta­rios les es­cu­cha­ban po­lí­ti­cos del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Vas­co, con el bu­ru­ki­de Jo­se­ba Au­rre­koet­xea y los lí­de­res del par­ti­do en Gi­puz­koa y Biz­kaia, Jo­se­ba Egi­bar e It­xa­so Atut­xa, al fren­te. No hu­bo nin­gún re­pre­sen­tan­te del Go­bierno vas­co. La iz­quier­da aber­tza­le en­vió al ac­to del Kur­saal una nu­tri­da re­pre­sen­ta­ción. An­tes de que em­pe­za­ra, Ar­nal­do Ote­gi con­ver­só un buen ra­to con el je­fe de fi­las del Par­tit De­mò­cra­ta en el Con­gre­so, Fran­cesc Homs.

Hoy Ar­tur Mas se­rá re­ci­bi­do en Sa­bin Et­xea, la se­de cen­tral del PNV, en un en­cuen­tro a puer­ta ce­rra­da, sin com­pa­re­cen­cia pos­te­rior an­te la pren­sa. Aun­que el par­ti­do de Iñi­go Ur­ku­llu re­cha­za la vía uni­la­te­ral y no ha es­con­di­do las di­fe­ren­cias con el rum­bo del pro­ce­so, fuen­tes de la for­ma­ción nie­gan que la con­fe­ren­cia de ayer les cau­sa­ra ma­les­tar y re­cuer­dan que ha­ce años que ellos de­fien­den el con­cep­to del de­re­cho a de­ci­dir, que tam­bién lle­va­ban en el pro­gra­ma elec­to­ral el mes de sep­tiem­bre pa­sa­do. El dis­cur­so de Iba­rret­xe no cir­cu­la pre­ci­sa­men­te por los mis­mos raí­les de la lí­nea ofi­cial del par­ti­do pe­ro, co­mo él se en­car­gó de sub­ra­yar, po­lí­ti­ca­men­te ya es­tá en el cam­po de la ar­queo­lo­gía, un te­rri­to­rio del que ayer le res­ca­tó Mas por unas ho­ras.

An­te un au­di­to­rio for­ma­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te por per­so­nas de una cier­ta edad, el ex­pre­si­den­te ca­ta­lán des­gra­nó los ele­men­tos cen­tra­les del in­de­pen­den­tis­mo en Ca­ta­lun­ya, un pro­ce­so de ba­se “pa­cí­fi­ca, cí­vi­ca e in­te­gra­do­ra” que ac­túa ha­cien­do una “apues­ta per­ma­nen­te por la le­ga­li­dad”. Sin em­bar­go, au­gu­ra un au­men­to de la “ten­sión” en los pró­xi­mos me­ses que da­rá múscu­lo al so­be­ra­nis­mo. Re­cor­dó que una de las cla­ves del éxi­to es te­ner la mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na co­mo mo­tor prin­ci­pal, uno de los he­chos que más ale­jan las reali­da­des ca­ta­la­na y vas­ca en es­tos mo­men­tos, a pe­sar de los in­ten­tos de la en­ti­dad Gu­re Es­ku Da­go –or­ga­ni­za­do­ra de la con­fe­ren­cia con el Agi­rre Lehen­da­ka­ria Cen­ter– pa­ra se­guir la vía de las mo­vi­li­za­cio­nes so­cia­les vi­vi­das en Ca­ta­lun­ya.

En­tre aplau­sos cons­tan­tes, Mas tam­bién jus­ti­fi­có la de­ci­sión de lle­gar has­ta el fi­nal del ca­mino por­que el so­be­ra­nis­mo, se­gún su opi­nión, ac­túa “en le­gí­ti­ma de­fen­sa” an­te “la agre­sión” del Es­ta­do es­pa­ñol. Se­gún ex­pli­có, es­ta ac­ti­tud es vi­si­ble en va­rios fren­tes: en una “re­cen­tra­li­za­ción del po­der”; en la ju­di­cia­li­za­ción de la po­lí­ti­ca con pro­ce­sos co­mo el que ha vi­vi­do él por el 9-N y en la “gue­rra su­cia” de ope­ra­cio­nes con “nom­bres ama­bles” que bus­can, di­jo, des­pres­ti­giar a los po­lí­ti­cos in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes.

Al fi­nal de la con­fe­ren­cia, a Iba­rret­xe le pre­gun­ta­ron có­mo de­be ac­tuar Eus­ka­di, con un ner­vio in­de­pen­den­tis­ta de­bi­li­ta­do, con el pro­ce­so. “Yo, doc­tri­na Agi­rre: siem­pre con Ca­ta­lun­ya”, sen­ten­ció.

Mas re­ta al Es­ta­do a ha­cer una ofer­ta pa­ra que pue­da ser vo­ta­da, in­clui­da la in­de­pen­den­cia

 ?? JA­VIER ETXEZARRET­A / EFE ?? Mas, en pri­mer plano, e Iba­rret­xe se abra­zan al prin­ci­pio del de­ba­te en el Kur­saal
JA­VIER ETXEZARRET­A / EFE Mas, en pri­mer plano, e Iba­rret­xe se abra­zan al prin­ci­pio del de­ba­te en el Kur­saal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain