La Vanguardia (1ª edición)

La ca­rre­ra o la pa­re­ja

- Lau­ra Frei­xas

Lau­ra Frei­xas re­fle­xio­na so­bre el di­le­ma que tan­tas ve­ces se ha plan­tea­do en la vi­da en pa­re­ja, cuan­do uno de los miem­bros re­quie­re de la su­bor­di­na­ción del otro pa­ra pro­gre­sar en su vi­da pro­fe­sio­nal: “El he­cho in­con­tro­ver­ti­ble es que la ca­rre­ra de él avan­za­ba co­mo un tan­que: le ayu­da­ban in­nu­me­ra­bles hom­bres exi­to­sos que le ser­vían de men­to­res o, en to­do ca­so, de ejem­plo. La ca­rre­ra de ella, en cam­bio, lan­gui­de­cía”.

En la dé­ca­da de 1980, una tal Pe­né­lo­pe tu­vo un di­le­ma, que pue­do ima­gi­nar por­que yo tu­ve el mis­mo. Se ha­bía ca­sa­do; tu­vo hi­jos; al­guien te­nía que cui­dar­los y ocu­par­se de la ca­sa. ¿Quién? Su­pon­ga­mos que tan­to ella co­mo su ma­ri­do eran per­so­nas am­bi­cio­sas y tra­ba­ja­do­ras. Su­pon­ga­mos que ella en­ca­ja­ba es­toi­ca­men­te, sin de­jar que la in­flu­ye­ran, los co­men­ta­rios (o hi­rien­tes crí­ti­cas) de su sue­gra, su cu­ña­do, el pe­dia­tra, los co­le­gas del ma­ri­do… en el sen­ti­do de que era ella quien de­bía asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad fa­mi­liar. El he­cho in­con­tro­ver­ti­ble es que la ca­rre­ra de él avan­za­ba co­mo un tan­que: le ayu­da­ban in­nu­me­ra­bles hom­bres exi­to­sos que le ser­vían de men­to­res o, en to­do ca­so, de ejem­plo. La ca­rre­ra de ella, en cam­bio, lan­gui­de­cía. En par­te por las ba­jas ma­ter­na­les, en par­te por la fal­ta de mu­je­res exi­to­sas que le hi­cie­ran de guía, en par­te por­que pron­to com­pro­bó que ocu­par­se ella de la ca­sa y los ni­ños crea­ba un ex­ce­len­te cli­ma a su al­re­de­dor (aun­que no den­tro de ella), mien­tras que cues­tio­nar­lo pro­vo­ca­ba en to­das partes, em­pe­zan­do por su pro­pia ca­sa, unos con­flic­tos tan ago­ta­do­res que ter­mi­nó ti­ran­do la toa­lla. Al fin y al ca­bo, ¿qué pro­ble­ma ha­bía? Eco­nó­mi­co, nin­guno. Su ma­ri­do te­nía ya al­tí­si­mos in­gre­sos. Que ob­te­nía con la con­di­ción si­ne qua non de una dis­po­ni­bi­li­dad to­tal pa­ra reunio­nes y via­jes. La cual re­que­ría, a su vez, tam­bién co­mo con­di­ción si­ne qua non, una dis­po­ni­bi­li­dad to­tal de ella pa­ra cu­brir la re­ta­guar­dia.

Y aquí es don­de en­tra el di­le­ma de Pe­né­lo­pe, o así lo ima­gino ba­sán­do­me en mi pro­pio ca­so. No es­ta­ba del to­do con­for­me con el he­cho de que su ma­ri­do, con el aplo­mo que da ser quien ga­na el di­ne­ro, to­ma­ra to­das las de­ci­sio­nes: dón­de vi­vi­mos, qué com­pra­mos, adón­de va­mos de va­ca­cio­nes, a qué co­le­gio van los ni­ños… No es­ta­ba del to­do tran­qui­la sa­bien­do que su ma­ri­do po­día ir­se en cual­quier mo­men­to, lle­ván­do­se pues­tos el suel­do y el futuro, por­que eran su­yos, y de­ján­do­la a ella con una pen­sión li­mos­na. No ter­mi­na­ba de en­ten­der por qué su tra­ba­jo en ca­sa, tan útil y ne­ce­sa­rio, no la ha­cía acree­do­ra de re­mu­ne­ra­ción al­gu­na. Y no le ha­cía ilu­sión te­ner to­das las ven­ta­jas del di­ne­ro si le fal­ta­ba la prin­ci­pal: la au­to­no­mía.

Pe­né­lo­pe, ima­gino, ha­bló con su ma­ri­do y en­con­tra­ron una so­lu­ción. Po­co or­to­do­xa y que se­gu­ra­men­te le cos­ta­rá a él la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa. Yo pre­fe­rí di­vor­ciar­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain