La Vanguardia (1ª edición)

El ri­val más di­fí­cil

La vi­si­ta al Cal­de­rón se per­ci­be en el Ba­rça co­mo cru­cial en el cur­so de la tem­po­ra­da

- JOAN JOSEP PALLÀS Bar­ce­lo­na

No lo ten­drá fá­cil es­te Ba­rça anémi­co y asus­ta­di­zo pa­ra su­pe­rar su pró­xi­mo com­pro­mi­so li­gue­ro, an­te un Atlé­ti­co que ha re­mon­ta­do el vue­lo en los úl­ti­mos par­ti­dos, y es­pe­ra con el cu­chi­llo en la bo­ca a un con­jun­to blau­gra­na que en sus úl­ti­mos en­cuen­tros se ha vis­to aplas­ta­do por los gran­des y ame­na­za­do por los pe­que­ños.

Un Atlé­ti­co de Ma­drid-Ba­rça nun­ca ha si­do un par­ti­do cual­quie­ra pe­ro el de es­te do­min­go, pe­se a co­rres­pon­der to­da­vía a la jor­na­da 24 del cam­peo­na­to de Li­ga, es per­ci­bi­do en el club azul­gra­na co­mo una fi­nal que pue­de mar­car, pa­ra bien o pa­ra mal, el de­ve­nir de la pre­sen­te tem­po­ra­da. La sen­sa­ción de tras­cen­den­cia atra­vie­sa a la en­ti­dad, se tie­ne en el ves­tua­rio, pe­ro tam­bién se com­par­te en el pal­co. Sien­do cier­to que la de­rro­ta del Ma­drid ayer en Mes­ta­lla, re­ci­bi­da con ale­gría, ha re­ba­ja­do las con­se­cuen­cias cla­si­fi­ca­to­rias de una even­tual de­rro­ta, se man­tie­ne la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de cam­biar de ima­gen pa­ra en­gan­char­se a la Li­ga y a la tem­po­ra­da. Re­pe­tir las dos úl­ti­mas ac­tua­cio­nes (PSG y Le­ga­nés) di­fí­cil­men­te se per­do­na­rá.

Es­tá el equi­po de Luis En­ri­que he­ri­do aními­ca y fut­bo­lís­ti­ca­men­te, irre­gu­lar la ma­yor par­te del cur­so y ro­to en Pa­rís. Le ur­ge un cam­bio brus­co de ti­món que ni si­quie­ra se in­tu­yó el pa­sa­do do­min­go con­tra el Le­ga­nés: la ac­tua­ción fue tris­te, con­fir­mó el es­ta­do ca­si de­pre­si­vo del equi­po, pe­ro otor­gó gra­cias a la vic­to­ria fi­nal un tiem­po ex­tra de sie­te días a ju­ga­do­res y en­tre­na­dor pa­ra pre­pa­rar la si­guien­te ci­ta a con­cien­cia. Ob­se­quiar a la plan­ti­lla con más de dos días de des­can­so (lu­nes tar­de, mar­tes y miér­co­les) tie­ne dos lec­tu­ras. La pri­me­ra, ne­ga­ti­va, por- que da pie a in­ter­pre­tar de­sidia; la se­gun­da, es­co­gi­da por el en­tre­na­dor, res­pon­de a la ne­ce­si­dad de per­der­se de vis­ta du­ran­te unos días des­pués de una fa­se de má­xi­ma ten­sión y ba­jo ren­di­mien­to de to­dos los in­te­gran­tes del ves­tua­rio. La res­pues­ta en el Cal­de­rón de­be­rá por ello com­bi­nar la tran­for­ma­ción men­tal (re­cu­pe­rar la fe y las con­vic­cio­nes in­di­vi­dual y co­lec­ti­va­men­te) con la fut­bo­lís­ti­ca, ya que las pres­ta­cio­nes en el jue­go han su­fri­do un des­cen­so alar­man­te. Se es­pe­cu­la con una ma­nio­bra tác­ti­ca de Luis En­ri­que pa­ra agi­tar a su equi­po, pe­ro ha­brá que es­pe­rar al do­min­go pa­ra ver­la. Lo que es evi­den­te es que el téc­ni­co as­tu­riano no es­tá con­ten­to con lo que ve, en eso co­nec­ta con la afi­ción, que se mue­ve en­tre la per­ple­ji­dad, la inquietud y la que­ja si se atien­de al am­bien­te del do­min­go en el Camp Nou.

En Pa­rís el apa­gón fue to­tal, con­ver­gie­ron en una enor­me to­das las pe­que­ñas ca­ren­cias mos­tra­das a lo lar­go de la cam­pa­ña, des­de la pre­sión en cam­po con­tra­rio a la fla­ci­dez de­fen­si­va de to­da la ban­da de­re­cha, así que es por ahí por don­de de­be­rá mo­ver­se el de­ba­te in­terno pre­vio a la vi­si­ta del Cal­de­rón.

En el pal­co (di­rec­ti­vos) y en los des­pa­chos (eje­cu­ti­vos vin­cu­la­dos al fút­bol) tam­bién se ha sub­ra­ya­do el día. La con­sig­na es no per­tur­bar ni in­ter­ve­nir en la di­ná­mi­ca del pri­mer equi­po es­ta se­ma­na, pues­to que con­si­de­ran que la re­pa­ra­ción aho­ra les co­rres­pon­de a ellos. Si aca­so só­lo se han man­te­ni­do con­ver­sa­cio­nes con Luis En­ri­que, ha­bi­tua­les pe­ro úl­ti­ma­men­te des­ti­na­das a dar­le apo­yo an­te las crí­ti­cas, pre­vi­si­bles, des­pués de lo su­ce­di­do en Pa­rís. El pro­ble­ma que se in­tu­ye an­te un mal re­sul­ta­do con­tra el Atlé­ti­co es que esa mi­ra­da crí­ti­ca ex­ter­na ha­cia la la­bor del equi­po y del en­tre­na­dor se des­víe ha­cia las al­tu­ras si no se re­mon­ta el vue­lo. La gran in­ver­sión rea­li­za­da en fi­cha­jes y su ba­jo ren­di­mien­to ge­ne­ral es el ele­men­to que más irri­ta. Re­cla­mar el cré­di­to del pa­sa­do (8 tí­tu­los de 10 con Luis En­ri­que) pa­ra im­plo­rar pa­cien­cia es tan com­pren­si­ble co­mo po­co efec­ti­vo en los tiem­pos que co­rren: man­dan la in­me­dia­tez (ur­ge dar bue­na ima­gen) y el re­sul­ta­do.

Aun­que mu­chos bar­ce­lo­nis­tas con­si­de­ran el Cal­de­rón co­mo el es­ta­dio me­nos pro­pi­cio pa­ra reac­cio­nes, es en reali­dad en es­ce­na­rios de es­te ca­li­bre don­de su efec­to be­né­fi­co es mul­ti­pli­ca­dor. Des­pués de la cri­sis de Anoe­ta, el pri­mer bro­te verde na­ció en un espectacul­ar triun­fo con­tra el Atlé­ti­co. En­ton­ces fue en el Camp Nou, pe­ro na­da de­tu­vo a ese equi­po por el que na­die da­ba un du­ro has­ta Ber­lín.

Luis En­ri­que y sus ju­ga­do­res sa­ben que re­pe­tir las úl­ti­mas dos ac­tua­cio­nes no se per­do­na­rá

 ?? MA­NU FERNANDEZ / AP ?? El Ba­rça de Mes­si, Ney­mar y com­pa­ñía tie­ne la oca­sión de re­en­gan­char­se a la Li­ga des­pués de la de­rro­ta de ayer del Ma­drid en Mes­ta­lla
MA­NU FERNANDEZ / AP El Ba­rça de Mes­si, Ney­mar y com­pa­ñía tie­ne la oca­sión de re­en­gan­char­se a la Li­ga des­pués de la de­rro­ta de ayer del Ma­drid en Mes­ta­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain