La Vanguardia (1ª edición)

La ame­na­za de la deu­da

- Ma­nel Pé­rez

A pe­sar de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, la fuer­te deu­da acu­mu­la­da por Es­pa­ña du­ran­te los años de la cri­sis ame­na­za con con­ver­tir­se en un pro­ble­ma en­dé­mi­co en el futuro.

Luis de Guin­dos, el mi­nis­tro de Eco­no­mía, lle­va se­ma­nas ad­vir­tien­do de que du­ran­te es­te año la eco­no­mía es­pa­ño­la de­be cu­brir ven­ci­mien­tos de deu­da, pú­bli­ca y pri­va­da, de 350.000 mi­llo­nes de eu­ros. La ma­yor par­te, re­no­va­cio­nes de ven­ci­mien­tos de deu­da que po­drían sa­lir más ca­ras a po­co que las co­sas se com­pli­quen en el mun­do: un so­bre­sal­to po­lí­ti­co elec­to­ral en Eu­ro­pa, la pre­sión ale­ma­na so­bre el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo pa­ra que fi­ni­qui­te su pro­gra­ma de com­pras de deu­da, al­gu­na me­di­da im­pre­vis­ta del pre­si­den­te Do­nald Trump... Hay don­de es­co­ger.

Si, por cual­quie­ra de esas cau­sas o por otras des­co­no­ci­das, los ti­pos de in­te­rés subie­ran, el en­ca­re­ci­mien­to del cos­te de esa deu­da re­no­va­da com­pli­ca­ría mu­cho las cuen­tas de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Por ca­da pun­to de in­cre­men­to de los ti­pos, 3.500 mi­llo­nes más de in­tere­ses que pa­gar por el Es­ta­do. Tam­bién más cos­te pa­ra las em­pre­sas. Pre­ci­sa­men­te, ayer la Co­mi­sión Eu­ro­pea vol­vió a po­ner de ma­ni­fies­to es­ta de­bi­li­dad de la eco­no­mía es­pa­ño­la, aun­que se ha cui­da­do bien de elu­dir su res­pon­sa­bi­li­dad en que el es­tan­ca­mien­to in­du­ci­do por sus po­lí­ti­cas de ajus­te sin­cro­ni­za­do en la eu­ro­zo­na en pleno des­plo­me de la ac­ti­vi­dad.

Ha­bría si­do ló­gi­co es­pe­rar que a los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos es­ta si­tua­ción de po­ten­cial ries­go les pi­lla­ra equi­pa­dos.Es de­cir, con una cier­ta idea de las cau­sas que crea­ron esas de­bi­li­da­des y las pau­tas que de­be­rían re­gir las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas pa­ra evi­tar que se­me­jan­te si­tua­ción se re­pi­tie­ra.

En Es­ta­dos Uni­dos, con me­jor o peor for­tu­na, pu­sie­ron en mar­cha ese de­ba­te en fe­cha muy tem­pra­na. El hun­di­mien­to de Leh­man Brot­hers se pro­du­jo en sep­tiem­bre del 2008, pues en ma­yo del 2009, Ba­rack Oba­ma pu­so en mar­cha la Co­mi­sión de In­ves­ti­ga­ción de la cri­sis fi­nan­cie­ra (FCIC). Las con­clu­sio­nes, en me­dio de gran­des ten­sio­nes en­tre de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos, se pu­bli­ca­ron en el 2011. Aun­que los efec­tos prác­ti­cos fue­ron li­mi­ta­dos, nin­gún ban­que­ro ha si­do ni tan so­lo en­cau­sa­do, y la ley que ha­bía de ser­vir pa­ra co­rre­gir los fa­llos de­tec­ta­dos es­tá ya ame­na­za­da de muer­te por el ac­tual pre­si­den­te, no ca­be du­da de que exis­tió cier­ta con­cien­cia de que se de­bía ac­tuar y ha­cer ba­lan­ce con cier­ta pre­mu­ra.

El calendario es­pa­ñol, en cam­bio, es bas­tan­te más re­la­ja­do, en gran me­di­da por una de­sidia com­par­ti­da por PP y PSOE, los pro­ta­go­nis­tas des­de el Go­bierno du­ran­te la gran cri­sis. Si sus se­ño­rías cum­plen con el calendario acor­da­do, en oc­tu­bre ha­brá con­clu­sio­nes so­bre los ar­ca­nos de las fi­nan­zas es­pa­ño­las (¡y mun­dia­les!) des­de al me­nos el año 2000. Jus­to diez años des­pués de los pri­me­ros sín­to­mas de cri­sis.

En EE.UU. la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción aca­bó sus tra­ba­jos en el 2011; en Es­pa­ña lo ha­rá só­lo seis años des­pués

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain