La Vanguardia (1ª edición)

Los te­mas del día

-

La pla­ni­fi­ca­ción de de­por­ta­cio­nes ma­si­vas de inmigrante­s en EE.UU., y la crea­ción de una co­mi­sión par­la­men­ta­ria pa­ra in­ves­ti­gar las cau­sas de la cri­sis fi­nan­cie­ra.

CONS­TRUIR un mu­ro que se­pa­re Es­ta­dos Uni­dos de Mé­xi­co, co­mo el que sue­ña el pre­si­den­te Do­nald Trump, tie­ne por ob­je­to prin­ci­pal evi­tar que lle­guen a su país nue­vos inmigrante­s la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Prohi­bir la en­tra­da en EE.UU. de ciu­da­da­nos pro­ce­den­tes de sie­te paí­ses mu­sul­ma­nes pre­tex­tan­do que así se con­ten­drá la ame­na­za te­rro­ris­ta es otra me­di­da de Trump con pro­pó­si­to si­mi­lar. Es­tas dos de­ci­sio­nes, de cla­ro per­fil se­gre­ga­cio­nis­ta, se com­ple­men­ta­ron el mar­tes con una ter­ce­ra, plas­ma­da en las nue­vas di­rec­tri­ces del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, que pue­den per­mi­tir la de­por­ta­ción ma­si­va de inmigrante­s in­do­cu­men­ta­dos. Se cal­cu­la que el nú­me­ro de per­so­nas que po­drían ver­se afec­ta­das por la me­di­da ron­da los on­ce mi­llo­nes, la mi­tad de ellas ori­gi­na­rias de Mé­xi­co.

Si ce­rrar las fronteras es prue­ba inequí­vo­ca de un afán ex­clu­yen­te, ex­pul­sar a los que ya vi­ven en el país, en oca­sio­nes des­de ha­ce años, y a me­nu­do tras es­ta­ble­cer la­zos la­bo­ra­les y fa­mi­lia­res, lo es con ma­yor mo­ti­vo. La vo­lun­tad de Trump en es­ta ma­te­ria su­po­ne un gi­ro res­pec­to a la de su an­te­ce­sor, Ba­rack Oba­ma. Si du­ran­te el do­ble man­da­to de Geor­ge W. Bush las de­por­ta­cio­nes de inmigrante­s ex­pe­ri­men­ta­ron un al­za sos­te­ni­da, año tras año, ba­jo los dos tér­mi­nos pre­si­den­cia­les de Oba­ma la cur­va ten­dió a es­ta­bi­li­zar­se. Eso no quie­re de­cir que Oba­ma evi­ta­ra las de­por­ta­cio­nes –en sus días se con­ta­bi­li­za­ron 2,8 mi­llo­nes– o que no in­cre­men­ta­ra su rit­mo anual en el 2012 y el 2013. Pe­ro en la eta­pa fi­nal de su es­tan­cia en la Ca­sa Blan­ca la tendencia fue cla­ra­men­te a la ba­ja. Aho­ra, es­ta tendencia po­dría in­ver­tir­se y vol­ver a re­pun­tar. El po­ten­cial, en es­te sen­ti­do, es enor­me da­do el con­tin­gen­te de ile­ga­les en EE.UU. Y, so­bre to­do, da­da la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos que con­ce­de al Go­bierno la nue­va ley, gra­cias, por una par­te, al re­fuer­zo del cuer­po de agen­tes de in­mi­gra­ción o de fronteras, y gra­cias, por otra par­te, a la po­si­bi­li­dad de in­ter­pre­tar la nor­ma­ti­va a dis­cre­ción.

Ope­ra­cio­nes co­mo la aho­ra plan­tea­da por la Ad­mi­nis­tra­ción Trump pre­sen­tan un enor­me ries­go de dis­gre­ga­ción pa­ra la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se. No dis­cu­ti­mos aquí la per­ti­nen­cia de echar del país a quie­nes de­lin­quen u ob­ser­van con­duc­tas le­si­vas pa­ra el con­jun­to de los ciu­da­da­nos. Pe­ro el re­dac­ta­do de di­chas le­yes per­mi­ti­rá a las au­to­ri­da­des ac­tuar, si así lo desean, con mu­cha hol­gu­ra. Y los com­po­nen­tes ais­la­cio­nis­tas, su­pre­ma­cis­tas o xe­nó­fo­bos que, en dis­tin­ta me­di­da, aso­man ya en el idea­rio de la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción ha­cen te­mer que se co­me­tan abu­sos.

No abun­dan en la his­to­ria las de­por­ta­cio­nes ma­si­vas que, pa­sa­dos los años, que­pa re­cor­dar con al­gu­na sa­tis­fac­ción. Es­tán en la me­mo­ria de to­dos las tris­tes ex­pe­rien­cias im­pul­sa­das por al­gu­nos de los peo­res re­gí­me­nes del si­glo XX. No va­mos a com­pa­rar­las con lo que aho­ra se anun­cia y aún no se ha con­cre­ta­do. Es im­po­si­ble ha­cer­lo. Pe­ro no por ello de­ja­re­mos de la­men­tar que un país co­mo Es­ta­dos Uni­dos, que cre­ció con la emi­gra­ción, va­ya a in­cu­rrir aho­ra en se­me­jan­te prác­ti­ca. Es pre­ci­so re­cor­dar que EE.UU. se ha ufa­na­do siem­pre de ser una tie­rra de opor­tu­ni­da­des, de ser un país en el que cual­quie­ra, por le­ja­nos o hu­mil­des que fue­ran sus orí­ge­nes, po­día abrir­se ca­mino y re­va­li­dar en per­so­na el sue­ño ame­ri­cano. Ese país es el mis­mo que aho­ra se dis­po­ne a per­se­guir a su co­lec­ti­vo más dé­bil, tras cul­par­le de las des­gra­cias de una cla­se me­dia em­po­bre­ci­da por fac­to­res de muy di­ver­so or­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain