La Vanguardia (1ª edición)

Opo­si­ción con efec­to re­tar­da­do

- Maite Gu­tié­rrez

El efec­to de la in­for­ma­ción re­ve­la­da por La Van­guar­dia se em­pe­zó a no­tar pron­to. An­tes de las ocho de la ma­ña­na de ayer los dipu­tados de la opo­si­ción lle­na­ban sus cuen­tas de Twit­ter con re­fe­ren­cias a la ex­clu­si­va de es­te dia­rio: Ra­joy y Puig­de­mont se reunie­ron el 11 de enero. Co­men­za­ron en­ton­ces a co­rrer las acu­sa­cio­nes de engaño al Go­vern. “Bue­nos días, Ca­ta­lun­ya, en el día in­ter­na­cio­nal de la men­ti­ra”, es­cri­bía el dipu­tado de Ca­ta­lun­ya Sí que es Pot Joan Cos­cu­bie­la po­co an­tes de que co­men­za­se la se­sión de con­trol al Ejecutivo. En el Par­la­ment no se ha­bla­ba de otra co­sa. El en­cuen­tro en­tre pre­si­den­tes se co­la­ba en ca­da co­rri­llo, en ca­da con­ver­sa­ción en­tre dipu­tados y la pren­sa. El po­pu­lar Xa­vier García Al­biol in­ten­ta­ba sa­lir al pa­so co­mo po­día y con­ti­nua­ba ne­gan­do la ma­yor.“La que le va a caer en­ci­ma a Puig­de­mont”, va­ti­ci­na­ban va­rios pe­rio­dis­tas. Qué equi­vo­ca­dos. Una vez ini­cia­da la se­sión de con­trol, la opo­si­ción ol­vi­dó su in­dig­na­ción por la reunión se­cre­ta. El Go­vern es­pe­ra­ba un ter­cer gra­do so­bre el al­muer­zo en la Mon­cloa pe­ro se en­con­tró con un sua­ve mur­mu­llo. Ape­nas unas re­fe­ren­cias al asun­to en­tre las pre­gun­tas pre­vis­tas des­de ha­ce días por los lí­de­res al pre­si­dent. Los dipu­tados lle­ga­ron con el guion re­dac­ta­do por sus ase­so­res y de­ja­ron po­co es­pa­cio a la im­pro­vi­sa­ción que exi­gía la ac­tua­li­dad del día. Puig­de­mont pu­do res­pi­rar tran­qui­lo. Pe­ro, ter­mi­na­da la se­sión y per­di­da la opor­tu­ni­dad, se per­ca­ta­ron de su fa­llo. “Ten­dría­mos que ha­ber­le pre­gun­ta­do di­rec­ta­men­te”, re­co­no­cían va­rios par­la­men­ta­rios. Reac­cio­na­ron de­ma­sia­do tar­de. In­ten­tan­do rec­ti­fi­car, la je­fa de la opo­si­ción, Inés Arri­ma­das, con­vo­có a los pe­rio­dis­tas pa­ra ana­li­zar la reunión y acu­sar al pre­si­den­te Carles Puig­de­mont de men­tir a los ca­ta­la­nes. Otros dipu­tados la emu­la­ron y re­cri­mi­na­ron la “opa­ci­dad” del pre­si­dent vía Twit­ter. No les que­da­ba más por­que la se­sión de con­trol ha­bía aca­ba­do ha­cía ho­ras. La de ver­dad. La de las re­des so­cia­les si­guió humean­do.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain