La Vanguardia (1ª edición)

Una en­tre­vis­ta

- Pi­lar Raho­la

Adi­fe­ren­cia de quie­nes reac­cio­nan con in­dig­na­ción an­te la en­tre­vis­ta a Ce­brián en El Mun­do, yo la agra­dez­co, por­que en es­te tiem­po de tan­ta nie­bla es bueno que al­guien tan re­le­van­te del po­der pon­ga las car­tas bo­ca arri­ba.

Y por su­pues­to Ce­brián es el pa­ra­dig­ma del po­der: miem­bro del Club Bil­der­berg y de la Real Aca­de­mia y to­do­po­de­ro­so pre­si­den­te ejecutivo del gru­po Pri­sa. Es de­cir, y por usar la ter­mi­no­lo­gía clá­si­ca, es un pun­tal del sis­te­ma. Cas­ta pu­ra, que di­rían los de Po­de­mos. En con­se­cuen­cia, que Ce­brián se va­ya a la trin­che­ra enemiga (en tér­mi­nos de com­pe­ten­cia de me­dios, pe­ro tam­bién ideo­ló­gi­cos), pa­ra gri­tar por me­gá­fono que hay que usar el ar­tícu­lo 155 e in­ter­ve­nir la au­to­no­mía ca­ta­la­na (ade­más de apro­ve­char el Pi­suer­ga pa­ra en­viar a la cár­cel a Ar­tur Mas) es un ges­to que no es ba­la­dí. Es po­lí­ti­ca en el sen­ti­do más abrup­to del tér­mino. Y en nin­gún ca­so, da­da la es­ce­no­gra­fía es­co­gi­da –El Mun­do–, el po­de­río del per­so­na­je –Ce­brián– y la ra­di­ca­li­dad del plan­tea­mien­to –la des­truc­ción de la au­to­no­mía–, pue­de con­si­de­rar­se irre­le­van­te o ca­sual. Ce­brián ha en­via­do un men­sa­je po­de­ro­so con to­da la in­ten­ción, y des­de Ca­ta­lun­ya de­be­mos ha­cer­nos dos pre­gun­tas, no sea ca­so que nos ca­ye­ra la ma­ra­bun­ta sin en­te­rar­nos. La pri­me­ra: ¿qué sig­ni­fi­ca ese ges­to?; y la se­gun­da: ¿a quién lo di­ri­ge?

Me aho­rra­ré las res­pues­tas fá­ci­les al es­ti­lo de que si ya no es pro­gre, que si an­te el re­to ca­ta­lán ac­túa el re­sor­te es­pa­ñol y se olvidan las ideo­lo­gías, et­cé­te­ra. Es evi­den­te que Ce­brián an­te­po­ne la sa­gra­da uni­dad pa­tria al com­pro­mi­so de­mo­crá­ti­co, pe­ro el ges­to va más allá de las in­cohe­ren­cias ideo­ló­gi­cos de ca­da cual. Y es­ta es mi in­ter­pre­ta­ción: Ce­brián se ha ido a la otra ori­lla ideo­ló­gi­co-me­diá­ti­ca pa­ra de­cir­le al Go­bierno que to­do el po­der del sis­te­ma es­ta­rá a su la­do si apli­ca el 155 con­tra Ca­ta­lun­ya. Jun­tos, El Mun­do y Pri­sa, sen­ta­dos en el mis­mo di­ván del San­tia­go y cie­rra Es­pa­ña, y con Ca­ye­ta­na Ál­va­rez de To­le­do ha­cién­do­le la en­tre­vis­ta, no fue­ra que no que­da­ra to­do muy cla­ro. Si el to­do­po­de­ro­so pre­si­den­te de Pri­sa ava­la la in­ter­ven­ción de Ca­ta­lun­ya, y lo ha­ce en la se­de de sus con­tra­rios, ¿quién, del vi­trió­li­co púl­pi­to del po­der, lo des­men­ti­rá? Ese es el sig­ni­fi­ca­do del ges­to: le di­ce a Ra­joy que tie­ne ma­nos li­bres pa­ra in­ter­ve­nir la au­to­no­mía, y que re­ci­bi­rá apo­yo si lo ha­ce.

Ade­más, con la fuer­za de su voz Ce­brián apun­ta­la un re­la­to que lle­va tiem­po ges­tán­do­se en los me­dios es­pa­ño­les y que in­ten­ta na­tu­ra­li­zar la idea del 155. Al prin­ci­pio eran vo­ces de ul­tra­tum­ba, algún mi­li­tar re­ti­ra­do, ter­tu­lia­nos del Arri­ba Es­pa­ña, el inefa­ble Vidal-Qua­dras. Pe­ro las vo­ces han subido de ca­te­go­ría e in­clu­so fue el mi­nis­tro Ca­ta­lá quien lo afir­mó en La 1 de TVE: “Es­tá ahí, en la Cons­ti­tu­ción, y es una op­ción”, di­jo sin am­ba­ges.

Nos es­tán, pues, avi­san­do. En es­te pun­to el so­be­ra­nis­mo de­be ha­cer­se una pre­gun­ta cla­ve: ¿es­tá pre­pa­ra­do pa­ra el en­vi­te?

Ce­brián le di­ce a Ra­joy que tie­ne ma­nos li­bres pa­ra in­ter­ve­nir la au­to­no­mía, y que re­ci­bi­rá su apo­yo

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain