La Vanguardia (1ª edición)

¿Un ti­rano en Wa­shing­ton?

- Fran­cesc-Marc Ál­va­ro

Los ti­tu­la­res son acia­gos: “Trump fuer­za más de­por­ta­cio­nes”. La pe­sa­di­lla se con­vier­te en reali­dad y una tie­rra que ha si­do me­ta de emi­gran­tes de to­do el mun­do va a ex­pul­sar a mi­les de per­so­nas, de una for­ma que con­tra­di­ce la mis­ma esen­cia de la Re­pú­bli­ca que fun­da­ron hom­bres co­mo Wa­shing­ton, Jef­fer­son, Adams o Fran­klin. En su cró­ni­ca de ayer, Jor­di Bar­be­ta ex­pli­ca­ba que to­dos los sim­pa­pe­les pue­den ser de­por­ta­dos, ex­cep­to los de­no­mi­na­dos drea­mers de Oba­ma, los ni­ños que cru­za­ron ile­gal­men­te la fron­te­ra y que han cre­ci­do en el país, a los que el an­te­rior pre­si­den­te fa­ci­li­tó per­mi­so de tra­ba­jo. Pron­to qui­zás ve­re­mos en los te­le­dia­rios es­ce­nas pro­pias de una so­cie­dad dis­tó­pi­ca, co­mo las que plan­tean va­rias no­ve­las, pe­lí­cu­las y se­ries de te­le­vi­sión. An­te las po­lí­ti­cas xe­nó­fo­bas y de mano du­ra de Trump, ca­be ha­cer­se una pre­gun­ta: ¿pue­de el lí­der de la ma­yor de­mo­cra­cia del pla­ne­ta ac­tuar co­mo un dic­ta­dor? A es­ta cues­tión le su­ce­de otra, no me­nos re­le­van­te: ¿acep­ta­rá la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se que su pre­si­den­te im­pul­se me­di­das pro­pias de un régimen au­to­ri­ta­rio o to­ta­li­ta­rio?

El nue­vo in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca des­co­lo­ca a los ana­lis­tas. ¿De char­la­tán gro­tes­co a dic­ta­dor en po­ten­cia? Pen­sá­ba­mos que el ves­ti­do pre­si­den­cial re­ba­ja­ría la den­sa de­ma­go­gia que Do­nald Trump ex­hi­bió co­mo can­di­da­to. Pen­sá­ba­mos que la gran­de­za de la ins­ti­tu­ción le in­vi­ta­ría a ate­rri­zar en la mo­de­ra­ción prag­má­ti­ca pro­pia de la real­po­li­tik. Los lí­mi­tes que Trump desafió du­ran­te su agre­si­va cam­pa­ña aca­ba­rían im­po­nién­do­se –au­gu­rá­ba­mos– a mo­do de sen­ti­do co­mún so­bre un neó­fi­to en la ges­tión del in­te­rés ge­ne­ral. Pe­ro los pri­me­ros días del pre­si­den­te-hom­bre de ne­go­cios son más que in­quie­tan­tes. Y dan un nue­vo sen­ti­do a lo que es­cri­bió Tho­mas Pai­ne en 1776, du­ran­te los agi­ta­dos días de la re­vo­lu­ción, cuan­do los nor­te­ame­ri­ca­nos lu­cha­ban con­tra la ti­ra­nía que iden­ti­fi­ca­ban con el rey in­glés: “To­dos los lu­ga­res del vie­jo mun­do es­tán in­va­di­dos por la opre­sión. La li­ber­tad es per­se­gui­da en to­do el glo­bo. Asia y Áfri­ca ha­ce tiem­po que la han ex­pul­sa­do. Eu­ro­pa la mira co­mo si fue­ra una ex­tra­ña, In­gla­te­rra le ha da­do una ad­ver­ten­cia pa­ra que par­ta. ¡Ah, re­ci­bid a la fu­gi­ti­va y pre­pa­rad a tiem­po un asi­lo pa­ra la hu­ma­ni­dad”.

Lo que es­tá ocu­rrien­do aho­ra mis­mo in­di­ca que Es­ta­dos Uni­dos po­dría de­jar de ser muy pron­to ese “asi­lo pa­ra la hu­ma­ni­dad” que anun­ció el brio­so au­tor de El sen­ti­do co­mún. A los ar­qui­tec­tos de la in­de­pen­den­cia nor­te­ame­ri­ca­na les ob­se­sio­na­ba que el pre­si­den­te pu­die­ra re­pro­du­cir los vi­cios y abu­sos del mo­nar­ca bri­tá­ni­co, de ahí el com­ple­jo jue­go de con­tra­pe­sos en­tre los poderes ejecutivo, le­gis­la­ti­vo y ju­di­cial. A di­fe­ren­cia de los cau­di­llos li­ber­ta­do­res de la Amé­ri­ca his­pa­na, Geor­ge Wa­shing­ton y los que le ro­dea­ban sen­tían un re­cha­zo sin­ce­ro y pro­fun­do por el “or­deno y man­do”. Co­mo ilus­tra­dos ra­cio­na­lis­tas, an­he­la­ban una Re­pú­bli­ca de le­yes al ser­vi­cio de una so­cie­dad sin pri­vi­le­gios. Da­do que el pri­mer pre­si­den­te era un ge­ne­ral y es­ta­ba al fren­te de las tro­pas in­sur­gen­tes, el car­go que­dó uni­do –has­ta hoy– al de co­man­dan­te en je­fe de las fuer­zas ar­ma­das. A pe­sar de ello, nun­ca los es­ta­dou­ni­den­ses han su­fri­do un gol­pe mi­li­tar ni los pro­fe­sio­na­les de las ar­mas han cues­tio­na­do la pre­emi­nen­cia del po­der ci­vil.

Pe­ro el te­mor a un dic­ta­dor, a un ti­rano sur­gi­do de las en­tra­ñas del sis­te­ma, ha exis­ti­do y exis­te to­da­vía en la men­ta­li­dad es­ta­dou­ni­den­se, so­bre to­do en los am­bien­tes li­be­ra­les, que aquí lla­ma­ría­mos pro­gre­sis­tas. En es­te sen­ti­do, el es­ti­lo de Trump reavi­va un fan­tas­ma que be­be de epi­so­dios rea­les, co­mo la ca­za de bru­jas del senador McCarthy –en los cin­cuen­ta– con­tra to­do lo que olie­ra a co­mu­nis­mo o in­con­for­mis­mo. En el con­tex­to de la gue­rra fría –da­do a to­da suer­te de pa­ra­noias– no era di­fí­cil fan­ta­sear con una even­tual sub­ver­sión de los prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra ha­cer fren­te al po­de­ro­so enemi­go ex­te­rior so­vié­ti­co. John Fran­ken­hei­mer –ci­neas­ta con va­rias pe­lí­cu­las po­lí­ti­cas en su ha­ber– rodó en 1964 una obra bri­llan­te de his­to­ria fic­ción, que re­su­mía per­fec­ta­men­te ese mie­do a una nue­va ti­ra­nía sur­gi­da del com­ple­jo mi­li­tar-in­dus­trial y su ló­gi­ca an­ti­po­lí­ti­ca: Se­ven days in may.

Ba­sa­da en la no­ve­la del mis­mo tí­tu­lo de Flet­cher Kne­bel y Char­les W. Bai­ley II (pu­bli­ca­da en 1962 y edi­ta­da en es­pa­ñol por Des­tino en 1963, sin que la cen­su­ra se aper­ci­bie­ra de la crí­ti­ca im­plí­ci­ta que ha­cía a Fran­co), la pe­lí­cu­la na­rra la cons­pi­ra­ción del ge­ne­ral Scott (un Burt Lan­cas­ter ma­gis­tral) pa­ra de­rro­car al pre­si­den­te Ly­man, que ha fir­ma­do un tra­ta­do con la URSS pa­ra re­du­cir el ar­se­nal nu­clear. He vuel­to a ver es­ta cin­ta mo­vi­do por las pre­gun­tas que me ha­go so­bre Trump, que no es mi­li­tar pe­ro es un ge­ne­ral de los ne­go­cios. Y he leí­do la no­ve­la que la ins­pi­ró. En ella doy con es­to. Ha­bla Ly­man: “Qui­zá lle­gué de­ma­sia­do tar­de. El cli­ma pa­ra la de­mo­cra­cia es­tá peor que nun­ca en nues­tra na­ción. Qui­zá el ge­ne­ral Scott crea te­ner la sal­va­ción en sus ma­nos. Si lo cree sin­ce­ra­men­te, es­tá la­men­ta­ble­men­te equi­vo­ca­do y lo com­pa­dez­co”. A ve­ces, la fic­ción tie­ne el po­der de an­ti­ci­par la reali­dad.

¿Acep­ta­rá la so­cie­dad de EE.UU. que su pre­si­den­te im­pul­se me­di­das pro­pias de un régimen au­to­ri­ta­rio?

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain