La Vanguardia (1ª edición)

Po­pu­lis­mos

-

El po­pu­lis­mo se po­dría de­fi­nir co­mo el ofre­cer so­lu­cio­nes sim­ples a pro­ble­mas com­ple­jos, y no hay me­jor ejem­plo que la po­lé­mi­ca de aco­gi­da sí o aco­gi­da no. An­tes que na­da ha­bría que dis­tin­guir en­tre re­fu­gia­dos e inmigrante­s; pro­ba­ble­men­te los re­fu­gia­dos no son tan­tos, y la de­fi­ni­ción de re­fu­gia­do de­be­ría ser la de aquel que una vez aca­be el con­flic­to que ha cau­sa­do su si­tua­ción vol­ve­rá a su país de ori­gen.

Un in­mi­gran­te es aquel que bus­ca me­jo­rar sus con­di­cio­nes de vi­da en un país más prós­pe­ro. La cla­ra dis­tin­ción en­tre am­bos y la ac­tua­ción a rea­li­zar en los dos ca­sos es la ba­se de to­da ac­tua­ción po­lí­ti­ca pos­te­rior. Los paí­ses tie­nen la obli­ga­ción mo­ral de ayu­dar a los que su­fren por cau­sa de la gue­rra pe­ro tam­bién el de­re­cho de con­tro­lar sus fronteras.

Al­gu­nas per­so­nas cal­man su con­cien­cia pro­cla­man­do el de­re­cho ab­so­lu­to del in­mi­gran­te a in­ten­tar una vi­da me­jor en otro país, pe­ro es­to sus­ci­ta mu­chas cues­tio­nes de muy di­fí­cil res­pues­ta: ¿de qué vi­vi­rán una vez allí si los paí­ses de aco­gi­da ya tie­nen pa­ro y po­bre­za? ¿Pue­de un Es­ta­do man­te­ner el bie­nes­tar pa­ra to­dos si el flu­jo de inmigrante­s no se de­tie­ne?

El no afron­tar cla­ra­men­te es­tas pre­gun­tas por par­te de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, la ce­gue­ra de una iz­quier­da en ex­ce­so bue­nis­ta e in­ge­nua es lo que lle­va al na­ci­mien­to y cre­ci­mien­to de per­so­na­jes co­mo Trump, Le Pen y otros par­ti­dos po­pu­lis­tas de de­re­cha.

RAFAEL SO­RIANO RO­MÁN

Ma­ta­ró

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain