La Vanguardia (1ª edición)

Bo­xeo en el Li­ceu

- LLUÍS PERMANYER

Ha­ce tiem­po que ya no sor­pren­de­ría en ab­so­lu­to que en el es­ce­na­rio del Li­ceu se hu­bie­ra plan­ta­do un cua­dri­lá­te­ro y es­ce­ni­fi­ca­do un com­ba­te. En 1954, la no­ti­cia pu­so en guar­dia a no po­cos li­ceís­tas.

No de­ja de re­sul­tar sig­ni­fi­ca­ti­vo que, an­tes del es­treno, fue­ra pu­bli­ca­da una ga­ce­ti­lla en la que se aler­ta­ba: “Aca­so ofrez­ca, por de­co­ro al pú­bli­co, al­gu­na im­pro­pie­dad”. Ad­ver­tía, pues, que algún as­pec­to de la es­ce­ni­fi­ca­ción po­dría pre­sen­tar al­go que sor­pren­die­ra pa­ra no so­li­vian­tar.

A es­te res­pec­to, con­vie­ne re­cor­dar que en aquel en­ton­ces la re­pre­sen­ta­ción de la dan­za en Sa­lo­mé, de Strauss, es­can­da­li­zó a un con­si­de­ra­ble sec­tor del per­so­nal, y no por los ve­los, sino por un en­ca­de­na­mien­to de me­neo se­duc­tor.

En la tar­de del do­min­go 10 de enero de 1954 se es­tre­nó la ópe­ra Par­ti­ta a pug­ni, de Vie­ri To­sat­ti. Ha­bía si­do crea­da co­mo can­ta­ta en for­ma de con­cier­to. Du­ra­ba só­lo 17 mi­nu­tos. Com­par­tía car­tel con dos obras de Gian Car­lo Me­not­ti.

El te­nor Al­vin­to Mis­ciano y el ba­rí­tono Ma­nuel Au­sen­si, lle­va­dos por un de­seo ejem­plar de mi­nu­cio­sa au­ten­ti­ci­dad, ha­bían ren­di­do vi­si­ta a una ve­la­da en Gran Pri­ce pa­ra ob­ser­var el mo­vi­mien­to y los ade­ma­nes de los pú­gi­les; que­rían evi­tar que su ac­tua­ción

La ópe­ra ‘Par­ti­ta a pug­ni’, de Vie­ri To­sat­ti y es­tre­na­da en 1954, co­se­chó un es­cán­da­lo

de­ge­ne­ra­ra en una pa­ya­sa­da.

Ni que de­cir tie­ne que la ex­pec­ta­ción y la cu­rio­si­dad es­ta­ban a flor de piel. El res­pe­ta­ble se­guía una tra­di­ción ca­rac­te­ri­za­da por un sen­ti­do crí­ti­co que no per­do­na­ba (Ca­ru­so se enteró) y el re­cha­zo a una cier­ta mo­der­ni­dad.

Al tér­mino, hu­bo de to­do y mu­cho en la reac­ción del pú­bli­co: aplau­sos, ri­sas, si­len­cios, sil­bi­dos, si­seos y pro­tes­tas rui­do­sas. El crí­ti­co U.F. Zan­ni apos­ti­lla­ba que los po­cos aplau­sos pro­ce­dían que los “bo­xó­fi­los”. Sen­ten­ció de la obra no pa­sa­ba de ser una cró­ni­ca de­por­ti­va, cen­tra­da en un pu­gi­la­to de vo­ces e ins­tru­men­tos. Y ter­mi­na­ba así: “Y aho­ra –por Dios– que no nos sal­ga por ahí un par­ti­do de fút­bol con ade­cua­da mú­si­ca de fon­do”.

Des­pués del es­treno y con las aguas re­man­sa­das, Xa­vier Mon­tsal­vat­ge tra­ta­ba de si­tuar la ópe­ra en un marco más di­dác­ti­co, al in­for­mar so­bre el com­po­si­tor y re­pro­du­cir con una cier­ta ex­ten­sión la char­la que ha­bía man­te­ni­do con el mú­si­co ita­liano. Tam­bién se arries­ga­ba a efec­tuar una va­lo­ra­ción per­so­nal, al afir­mar que le va­ti­ci­na­ba un futuro pro­me­te­dor. Mon­tsal­vat­ge re­pre­sen­ta­ba ya en­ton­ces el contrapunt­o de la mo­der­ni­dad al aca­de­mi­cis­mo de Zan­ni.

Ro­ger Alier en su afi­na­da y sin­té­ti­ca his­to­ria del Li­ceu men­cio­na el su­ce­di­do: “Una cu­rio­sa ‘ópe­ra mo­der­na’ de Vie­ri To­sat­ti, la Par­ti­ta a pug­ni que con­mo­vió has­ta los ci­mien­tos al Li­ceu y sus con­ser­va­do­res es­pec­ta­do­res: ¡ha­bía en es­ce­na un ring de bo­xeo! Más de uno gri­tó anate­mas con­tra se­me­jan­te ‘pro­fa­na­ción’, re­pi­tien­do la in­dig­na­ción de Joa­quim Pe­na con­tra las bi­ci­cle­tas de Fe­do­ra , en 1900…”.

 ??  ?? Los can­tan­tes que en­car­na­ron el pa­pel de pú­gi­les en la ópe­ra es­tre­na­da en el Li­ceu
Los can­tan­tes que en­car­na­ron el pa­pel de pú­gi­les en la ópe­ra es­tre­na­da en el Li­ceu
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain