La Vanguardia (1ª edición)

CAN CULLERETES

-

En los tiem­pos que co­rren, hay que ce­le­brar que un es­ta­ble­ci­mien­to de Bar­ce­lo­na cum­pla 230 años de exis­ten­cia. Es el más an­ti­guo de Es­pa­ña, des­pués del res­tau­ran­te Bo­tín. Se­me­jan­te his­to­rial mue­ve a re­fle­xio­nar so­bre las cla­ves del éxi­to de una tra­yec­to­ria asom­bro­sa. En el ori­gen: la ca­li­dad del ma­tó que se le ocu­rrió ofre­cer la abue­la de Qui­met Pu­jol. Y le­gó el se­cre­to: “Ametlles pi­ca­des molt fi­na­ment, amb ai­gua, es feia la llet d’ametlles, i amb su­cre, un bo­cí de pell de lli­mo­na i un tros­set de can­ye­lla, ba­rre­jant-hi a temps un poc de mi­dó, es feia que arren­qués tots just el bull, es po­sa­va la pas­ta a les ma­to­ne­res i, un cop fre­da, sor­tía el ma­tó rí­gid i lluent”. Tam­bién fue un acier­to el nom­bre, con per­so­na­li­dad po­pu­lar y re­so­nan­cia sim­pá­ti­ca. El nue­vo pro­pie­ta­rio Mi­quel Re­gás le im­pri­mió un es­ti­lo am­bien­tal con una de­co­ra­ción acer­ta­da y se ga­nó una clien­te­la cul­ta. La eta­pa de Fran­cesc Agut re­cu­pe­ró es­ta at­mós­fe­ra y po­ten­ció la co­ci­na hon­ra­da, abun­dan­te y lo­cal. Sus des­cen­dien­tes han mejorado es­ta lí­nea, pe­ro tu­vie­ron ade­más el acier­to de­fen­si­vo de rea­li­zar una in­ver­sión in­di­rec­ta: com­prar la ca­sa de la ca­lle Quin­ta­na, 5. Se ha con­fir­ma­do co­mo el me­jor se­gu­ro pa­ra la con­ti­nui­dad: se­guir ha­cien­do his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain