La Vanguardia (1ª edición)

Mes­ta­lla re­su­ci­ta la Li­ga

El Real Ma­drid su­fre su se­gun­da de­rro­ta las­tra­do por un pé­si­mo co­mien­zo

- CAR­LOS NOVO Ma­drid

El Real Ma­drid des­per­di­ció la pri­me­ra de las dos ba­las que te­nía en la re­cá­ma­ra y fue in­ca­paz de am­pliar su ven­ta­ja en la cla­si­fi­ca­ción al sa­lir de­rro­ta­do de Mes­ta­lla, un cam­po que se le re­sis­te los tres úl­ti­mos años. El Va­len­cia in­ter­pre­tó mu­cho me­jor el par­ti­do, le echó co­ra­je y con una uti­li­za­ción in­te­li­gen­te de sus re­cur­sos se lle­vó los tres pun­tos que ali­vian su si­tua­ción en la ta­bla. La Li­ga vuel­ve a es­tar más vi­va que nun­ca. El Ba­rça si­gue a un pun­to del lí­der, pe­ro aho­ra sa­be que al Ma­drid só­lo le que­da un en­cuen­tro pen­dien­te (Cel­ta) pa­ra am­pliar su ven­ta­ja.

Si en su pri­me­ra de­rro­ta en la Li­ga, en Se­vi­lla, al Ma­drid se le fue el par­ti­do en los úl­ti­mos diez mi­nu­tos, en es­ta se­gun­da lo per­dió en los pri­me­ros diez , pe­na­li­za­do por una pues­ta en es­ce­na in­fa­me en la que en­tre Va­ra­ne y Keylor Na­vas, a cual peor, re­ga­la­ron dos go­les que le pe­sa­ron co­mo una lo­sa que ya no pu­do le­van­tar.

El Va­len­cia se li­mi­tó a cum­plir un plan. Vo­ro de­mos­tró ha­ber es­tu­dia­do bien al Ma­drid. Le en­tre­gó el ba­lón, se atrin­che­ró atrás y es­pe­ró pi­llar a la con­tra al ri­val por los agu­je­ros que de­ja­ban los dos la­te­ra­les subidos al ata­que. Tan sim­ple co­mo eso y le fun­cio­nó a las mil ma­ra­vi­llas. En el pri­mer con­tra­gol­pe, Za­za se hi­zo con un ba­lón en la fron­tal del área se des­hi­zo de un tor­pe Va­ra­ne y con un re­ma­te a la me­dia vuel­ta vol­vió a pi­llar a Keylor mal co­lo­ca­do, un clá­si­co es­ta tem­po­ra­da.

Pa­ra em­peo­rar su arran­que, en me­dio de la em­pa­na­da men­tal con que sa­lió el Ma­drid, vol­vió a re­ci­bir otro gol en la se­gun­da con­tra lo­cal, que vol­vió a ca­zar a una de­fen­sa mal pues­ta y que per­mi­tió otro re­ma­te, es­ta vez de Ore­lla­na, que le pa­só a Keylor el ba­lón por de­ba­jo del cuer­po.

En diez mi­nu­tos el Ma­drid te­nía un Mes­ta­lla exul­tan­te, un ri­val cre­ci­do y un tra­ba­jo de Hér­cu­les por de­lan­te. Aún le pu­do caer el ter­ce­ro al Ma­drid en un dis­pa­ro de Mu­nir que no en­tró por­que se in­ter­pu­so la pier­na de Da­ni Carvajal.

Pa­sa­dos los pri­me­ros vein­te mi­nu­tos el Ma­drid em­pe­zó a po­ner cri­te­rio a su jue­go, mo­vió más rá­pi­do el ba­lón y co­men­zó a in­ti­mi­dar al Va­len­cia, que en to­do mo­men­to no per­dió la cal­ma. La cre­ci­da del Ma­drid vino de la mano de Mo­dric y Kroos. Cris­tiano y Ben­ze­ma em­pe­za­ron a per­cu­tir y Diego Al­ves tu­vo que mul­ti­pli­car­se pa­ra ata­jar ba­lo­nes aé­reos.

Cer­ca del fin de la me­dia par­te el par­ti­do pa­re­ció vi­rar pa­ra los vi­si­tan­tes. Na­ni, un ju­ga­dor que le es­ta­ba ha­cien­do mu­cho da­ño, se rom­pió en una de sus ca­rre­ras. Ca­si a con­ti­nua­ción el Ma­drid mar­có un gol pa­ra la es­pe­ran­za po­co an­tes del re­ce­so. Mar­ce­lo pu­so un buen ba­lón por el área y por allí irrum­pió Cris­tiano pa­ra po­ner el 2-1 de buen ca­be­za­zo.

La se­gun­da par­te tu­vo un buen co­mien­zo pa­ra el Ma­drid. Du­ran­te diez mi­nu­tos el Va­len­cia ape­nas po­día sa­lir de su área, pe­ro los blan­cos , ayer de azul, no con­cre­ta­ban su do­mi­nio. O fa­lla­ban el úl­ti­mo pa­se o o no en­con­tra­ban el dis­pa­ro pre­ci­so. El gol se in­tuía só­lo por la in­sis­ten­cia pe­ro allí no ha­bía na­die que des­equi­li­bra­ra.

A los vein­te mi­nu­tos Zi­da­ne se acor­dó de Ba­le, al que te­nía ca­len­tan­do des­de el des­can­so. El ga­lés sus­ti­tu­yó a Ja­mes, el más gris de los cen­tro­cam­pis­tas, y el Ma­drid dis­pu­so de más ve­lo­ci­dad. Al fi­nal, la en­tra­da del ga­lés no ofre­ció los di­vi­den­dos es­pe­ra­dos por­que al ju­ga­dor, que ju­gó sus pri­me­ros mi­nu­tos el fin de se­ma­na pa­sa­do an­te el Es­pan­yol, le fal­ta aún chis­pa pa­ra des­bor­dar, su me­jor ar­ma.

Lo cor­to del mar­ca­dor hi­zo que en el úl­ti­mo tra­mo aflo­ra­ran los ner­vios y los ma­los mo­dos de unos y otros. Pro­li­fe­ra­ron las pa­ta­das du­ras, en es­pe­cial una de Mangala a Ben­ze­ma que me­re­ció de so­bras una ro­ja di­rec­ta, pe­ro en el de­be del ár­bi­tro se co­mió un pe­nal­ti cla­ro

El Va­len­cia le mar­có al Ma­drid dos go­les en los pri­me­ros ocho mi­nu­tos en dos con­tras de libro

de Ra­mos al pi­sar a Mu­nir so­bre la ra­ya del área.

Pa­ra los úl­ti­mos mi­nu­tos Zi­da­ne qui­tó a Va­ra­ne por Na­cho, se­ñal del pé­si­mo par­ti­do del fran­cés a pun­to de liar­la más de una vez an­te Za­za y Pa­re­jo. Ya a la de­ses­pe­ra­da, Zi­da­ne in­tro­du­jo a Lu­cas Váz­quez por Mo­dric pa­ra abrir aún más el cam­po. El Va­len­cia se de­fen­dió co­mo ga­to pan­za arri­ba, mien­tras Mes­ta­lla era un gri­te­río. El Ma­drid ata­có con tan­to pun­do­nor co­mo po­ca ca­be­za. No le fun­cio­nó ni el re­cur­so del gol de Ra­mos aun­que dis­pu­so de va­rios sa­ques de es­qui­na. Mes­ta­lla fue un re­to im­po­si­ble. Eso que ga­na la Li­ga.

Los lo­ca­les se de­fen­die­ron co­mo ga­to pan­za arri­ba; Ra­mos lo in­ten­tó sin pre­mio en un re­ci­tal fi­nal de cór­ners

 ?? KAI FÖRSTERLIN­G / EFE ?? Enzo Pé­rez y Si­quei­ra ce­le­bran la vic­to­ria del Va­len­cia al fi­nal del par­ti­do mien­tras Ser­gio Ra­mos lamenta la de­rro­ta
KAI FÖRSTERLIN­G / EFE Enzo Pé­rez y Si­quei­ra ce­le­bran la vic­to­ria del Va­len­cia al fi­nal del par­ti­do mien­tras Ser­gio Ra­mos lamenta la de­rro­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain