La Vanguardia (1ª edición)

El Atlé­ti­co re­ci­be al Ba­rça con la mo­ral por las nu­bes

- CAR­LOS NOVO Ma­drid

“Me que­dan tres me­ses fan­tás­ti­cos y el re­to es man­te­ner lo que hi­ci­mos hoy. El equi­po pu­so el cuer­po, el ham­bre y el co­ra­zón. Y ju­gó con pa­sión. Me voy con una gran sen­sa­ción de or­gu­llo”, así sa­lió Diego Pa­blo Simeone del Camp Nou el 7 de fe­bre­ro des­pués de un 1-1 que le de­ja­ba fue­ra de la fi­nal de la Co­pa pe­ro tras diez mi­nu­tos fi­na­les fre­né­ti­cos en los que su equi­po en­ce­rró al Bar­ce­lo­na en su área y le za­ran­deó en bus­ca de un gol que no lle­gó y que hu­bie­ra lle­va­do la eli­mi­na­to­ria a la pró­rro­ga. Aque­llo sig­ni­fi­có un pun­to de in­fle­xión pa­ra un Atlé­ti­co con los peo­res nú­me­ros de los cin­co años de Simeone al man­do del ban­qui­llo. Si hay de­rro­tas que te rear­man, esa fue una de ellas.

Des­de aquel día Simeone pa­re­ce ha­ber en­ca­ja­do las pie­zas del puzz­le del Atlé­ti­co, que cuen­ta to­dos sus par­ti­dos por vic­to­rias. Re­mon­tó an­te el Cel­ta co­mo si fue­ra el Ma­drid, con dos go­les de Ca­rras­co y Griez­mann en los mi­nu­tos 87 y 88. Y pa­só por en­ci­ma del Spor­ting en El Mo­li­nón des­pués de 70 mi­nu­tos ma­los y otros vein­te úl­ti­mos de lo­cu­ra, con otro hat-trick de Ga­mei­ro en el 80, el 82 y el 85. La guin­da lle­gó el mar­tes en el Bay Are­na de Le­ver­ku­sen, don­de el Atlé­ti­co re­gre­só a la Cham­pions a lo gran­de y de­jó ca­si sen­ten­cia­da la eli­mi­na­to­ria con un 2-4, que pu­do ser ma­yor de no des­per­di­ciar cla­rí­si­mas oca­sio­nes. Mar­ca­ron los tres de­lan­te­ros: Ga­mei­ro, en su me­jor mo­men­to de for­ma des­de que fi­cha­ra por el Atlé­ti­co en ve­rano; Griez­mann, que con 13 go­les su­ma­dos ba­tió el ré­cord his­tó­ri­co en com­pe­ti­cio­nes eu­ro­peas de Luis Ara­go­nés, y el Ni­ño To­rres. El cuar­to fue de Saúl.

Tan en­chu­fa­do es­tá el equi­po que na­die quie­re per­der­se la fies­ta. Ga­mei­ro se lle­vó un en­fa­do de mil de­mo­nios cuan­do fue sus­ti­tui­do a los 70 mi­nu­tos por Tho­mas y has­ta Griez­mann afeó a Simeone a gri­tos que cam­bia­ra a su com­pa­trio­ta. Lue­go, lo fes­te­jó Simeone: “Me en­can­ta que los ju­ga­do­res se en­fa­den”. La bue­na ra­cha ro­ji­blan­ca se tras­la­dó in­clu­so al pun­to de pe­nal­ti, la cruz del equi­po es­ta tem­po­ra­da. Mar­có de pe­nal­ti Ga­mei­ro, su cuar­to gol en cua­tro días, y el cuar­to pe­nal­ti mar­ca­do de diez lan­za­dos por un equi­po que vuel­ve a re­ci­bir al Bar­ce­lo­na el pró­xi­mo do­min­go.

 ?? LARS BARON / GETTY ?? Griez­mann, eu­fó­ri­co
LARS BARON / GETTY Griez­mann, eu­fó­ri­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain