La Vanguardia (1ª edición)

El Se­vi­lla da pie al mi­la­gro

El con­jun­to an­da­luz va­pu­leó al Lei­ces­ter, pe­ro Vardy de­jó la eli­mi­na­to­ria abier­ta

- AN­TO­NI LÓ­PEZ TO­VAR Bar­ce­lo­na

Que el Lei­ces­ter sea el vi­gen­te cam­peón de la Pre­mier es un mi­la­gro. Que se cla­si­fi­ca­ra pri­me­ro en la fa­se de gru­pos de la Cham­pions, un pro­di­gio só­lo ex­pli­ca­ble por la me­dio­cri­dad de sus opo­nen­tes. Que aho­ra se en­cuen­tre a un pun­to del des­cen­so en la li­ga inglesa es al­go mu­cho más cohe­ren­te con sus cua­li­da­des. El equi­po de Clau­dio Ra­nie­ri es ma­ni­fies­ta­men­te in­fe­rior al Se­vi­lla en to­dos los ca­pí­tu­los –téc­ni­co, tác­ti­co, in­di­vi­dual­men­te y co­lec­ti­va­men­te–, pe­ro es­ta su­bor­di­na­ción no que­dó exac­ta­men­te re­fle­ja­da en el mar­ca­dor del Sán­chez Piz­juán por­que el Se­vi­lla pe­có de ex­ce­so de con­fian­za en la se­gun­da par­te, cuan­do Vardy re­cor­tó la ven­ta­ja de dos go­les lo­ca­les y de­jó la eli­mi­na­to­ria pen­dien­te de la vuel­ta en el King Po­wer.

La pe­lo­ta, las opor­tu­ni­da­des y la ini­cia­ti­va fue­ron del con­jun­to de Sam­pao­li –que, san­cio­na­do, su­frió el par­ti­do des­de una ca­bi­na en la par­te al­ta de las gra­das–, do­mi­na­dor des­de el pri­mer ins­tan­te. La mo­nu­men­tal bron­ca de Sch­mei­chel –el por­te­ro da­nés fue el me­jor de su equi­po– por una ce­sión te­me­ra­ria del cen­tral Fuchs al co­mien­zo del par­ti­do co­men­zó a dar la sen­sa­ción de que el Lei­ces­ter no es un equi­po muy se­rio. En el minuto 13, el for­ni­do Mor­gan pro­pi­na­ba una en­tra­da ru­pes­tre y te­me­ra­ria en el área a Co­rrea. El ar­gen­tino se en­car­gó de eje­cu­tar el pe­nal­ti, pe­ro lo hi­zo flo­jo y cen­tra­do y el me­ta pu­do blo­car.

Da­ba la impresión de que Ra­nie­ri te­nía idén­ti­co ob­je­ti­vo que Qui­que Sán­chez Flo­res el fin de se­ma­na en el Ber­na­beu: no sa­lir go­lea­do. Pe­ro aun­que le fal­tó pro­fun­di­dad las oca­sio­nes del Se­vi­lla me­nu­dea­ron has­ta que Sa­ra­bia re­ma­tó de ca­be­za de ma­ne­ra im­pe­ca­ble un cen­tro de Es­cu­de­ro des­de la iz­quier­da. Ni en el jue­go aé­reo ejer­cie­ron su­pe­rio­ri­dad los fo­xes, cu­ya reac­ción al gol fue tan po­bre co­mo efí­me­ra.

El Lei­ces­ter co­men­zó más agre­si­vo el se­gun­do ac­to. Mah­rez y Vardy se de­ja­ron ver al­go más, aun­que sin com­pro­me­ter a la de­fen­sa se­vi­llis­ta, que ayer ex­pe­ri­men­tó el de­but de Len­glet en la Cham­pions. El jo­ven cen­tral fran­cés (21), es­plén­di­do, tu­vo que re­ti­rar­se le­sio­na­do po­co an­tes de que Co­rrea fir­ma­ra el se­gun­do, un re­ga­lo de Jo­ve­tic des­pués de ba­jar un ba­lón aé­reo en­tre tres de­fen­sas. Pa­re­cía que só­lo un mi­la­gro po­día apar­tar al Se­vi­lla de sus pri­me­ros cuar­tos de fi­nal de la má­xi­ma com­pe­ti­ción eu­ro­pea –es su ter­ce­ra pre­sen­cia en los oc­ta­vos–, pe­ro una es­ca­pa­da de Drink­wa­ter por la iz­quier­da ter­mi­nó en un cen­tro que Vardy in­tro­du­jo a pla­cer. Los de Sam­pao­li pa­ga­ron muy ca­ra una fa­se de des­co­ne­xión, un ex­ce­so de con­fian­za cau­sa­do por la ma­ni­fies­ta in­fe­rio­ri­dad del ri­val. La eli­mi­na­to­ria es­ta­ba sen­ten­cia­da –ade­más de fa­llar el pe­nal­ti los lo­ca­les re­ma­ta­ron dos ve­ces (Vi­to­lo y Ra­mi) a los pa­los en el se­gun­do tiem­po–, pe­ro aho­ra el King Po­wer pue­de es­pe­rar otro mi­la­gro. Siem­pre y cuan­do la re­fe­ren­cia sea el mar­ca­dor, por­que en cues­tión de ca­li­dad no hay dis­cu­sión po­si­ble.

 ?? MI­CHAEL REGAN / GETTY ?? Vardy me­tió al Lei­ces­ter en la eli­mi­na­to­ria con es­te gol
MI­CHAEL REGAN / GETTY Vardy me­tió al Lei­ces­ter en la eli­mi­na­to­ria con es­te gol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain