La Vanguardia (1ª edición)

73 años de ‘ba­lón a mano’

- TONI LÓ­PEZ JOR­DÀ Bar­ce­lo­na

Una ho­ra an­tes de que los Ba­so­ra, Gon­zal­vo, Ra­ma­llets, Se­guer o Cal­vet sal­ta­ran al cés­ped de Les Corts, otros 11 ju­ga­do­res, tam­bién de blau­gra­na, ame­ni­za­ban la es­pe­ra del fút­bol a los cu­lés con par­ti­di­llos en los que se pa­sa­ban la pe­lo­ta con las ma­nos: era el ba­lón a mano, una nue­va es­pe­cia­li­dad de­por­ti­va lle­ga­da ha­cía po­co a Es­pa­ña, que se prac­ti­ca­ba en los re­gi­mien­tos mi­li­ta­res. De aque­llos hu­mil­des ini­cios del ba­lon­mano blau­gra­na han pa­sa­do 73 años. Tres cuar­tos de si­glo de la se­gun­da sec­ción del club con más tí­tu­los (125), que han si­do re­co­gi­dos en el libro His­to­ria del ba­lon­mano del FC Bar­ce­lo­na. Una obra com­ple­tí­si­ma, con afán en­ci­clo­pé­di­co, im­pul­sa­da por la As­so­cia­ció Ve­te­rans Hand­bol FC Bar­ce­lo­na y es­cri­ta por el exjugador Ra­mon Do­mè­nech con el periodista Ma­nel Se­rras.

“Es un reconocimi­ento al ba­lon­mano blau­gra­na; es­tá­ba­mos fue­ra de la his­to­ria”, reivin­di­ca el au­tor, Ra­mon Do­mè­nech, la­te­ral y ca­pi­tán del Ba­rça de 1966 a 1973, que pro­pu­so rea­li­zar el libro a la aso­cia­ción ha­ce tres años con el fin de re­cu­pe­rar la his­to­ria de la sec­ción y, en el fon­do, ha­cer jus­ti­cia a los nom­bres que le han da­do vi­da. “No po­día ser que un club co­mo el Ba­rça, en­ti­dad po­li­de­por­ti­va co­mo po­cas en el mun­do, ten­ga una sec­ción de ca­si 75 años (los cum­ple en el 2018) y no tu­vie­ra una re­co­pi­la­ción his­tó­ri­ca”, jus­ti­fi­ca Quico Ló­pez Bal­cells, pre­si­den­te de los ve­te­ra­nos y le­yen­da de la sec­ción co­mo pi­vo­te de 1967 a 1982.

Han si­do tres años de tra­ba­jo de do­cu­men­ta­ción, de com­pi­la­ción de da­tos y fo­tos, “de mu­chos que­bra­de­ros de ca­be­za” –di­ce Do­mè­nech– co­mo con­tras­tar los re­cuer­dos y vi­ven­cias de an­ti­guos ju­ga­do­res, los más ve­te­ra­nos, co­mo Ma­nel Sil­va (1952-53), Ri­car­do Sán­chez (1951-53, fa­lle­ci­do el año pa­sa­do), Joan Prehn (1951-64), Jau­me Bar­jau (1952-57) o Lluís Mi­ra­cle (1957-64), con vi­si­tas a las he­me­ro­te­cas de La Van­guar­dia y Mun­do De­por­ti­vo, o al Cen­tro de Do­cu­men­ta­ción del club.

El re­sul­ta­do es un libro am­plí­si­mo, com­ple­to y de­ta­lla­do, de 340 pá­gi­nas, es­truc­tu­ra­do en 7 ca­pí­tu­los que re­pa­san los 73 años de la sec­ción por épo­cas (des­de su crea­ción en 1943, con el mar­qués de la Me­sa de As­ta de pre­si­den­te, has­ta la úl­ti­ma tem­po­ra­da, la 2015-16), y tres partes más a mo­do de re­co­pi­la­to­rio de da­tos, que son una delicia pa­ra los aman­tes de la es­ta­dís­ti­ca. “He­mos te­ni­do la pa­cien­cia de re­co­ger en una lis­ta los nom­bres de to­dos los ju­ga­do­res del pri­mer equi­po (333), con los años que ju­ga­ron, y un his­to­rial re­su­mi­do de ca­da tem­po­ra­da en un cua­dro si­nóp­ti­co con el pre­si­den­te, staff téc­ni­co, en­tre­na­dor, ju­ga­do­res, tí­tu­los e hi­tos des­ta­ca­dos de ca­da año”, sub­ra­ya Do­mè­nech. Le si­gue un ran­king de los ju­ga­do­res con más tem­po­ra­das (Ba­rru­fet, 20; Ló­pez Bal­cells, 15...), los en­tre­na­do­res, los ca­pi­ta­nes, un pal­ma­rés

En 340 pá­gi­nas, el libro re­pa­sa los 73 años de la sec­ción de ba­lon­mano, sus nom­bres y to­dos los tí­tu­los “Lo de ‘cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor’ en el ba­lon­mano es men­ti­ra; an­tes ha­bía más jue­go sub­te­rrá­neo”

ge­ne­ral y de­ta­lla­do en ca­da com­pe­ti­ción, y 24 mi­ni­bio­gra­fías de “nom­bres pro­pios”, des­de los pa­dres, el ca­pi­tán Ma­nel Valls, el ju­ga­dor y en­tre­na­dor Pep Tost y el di­rec­ti­vo co­man­dan­te José Es­pa­da, has­ta Víc­tor To­màs.

No fal­tan las anéc­do­tas, cla­ro. La se­quía de éxi­tos de los ini­cios (el pri­mer tí­tu­lo, un cam­peo­na­to de Ca­ta­lun­ya, no lle­gó has­ta 1959, y la pri­me­ra Li­ga, en 1969), los pre­ce­den­tes del ba­lon­mano a on­ce (has­ta 1958; a par­tir de 1952 em­pe­zó a sie­te), los tiem­pos de “ju­gar por di­ver­sión, sin pre­sión ni exi­gen­cias” de un club po­co pen­dien­te del ba­lón a mano –“se preo­cu­pa­ba más del ba­lon­ces­to, co­mo siem­pre...”–, aque­llos ba­lo­nes de cue­ro que pe­sa­ban co­mo pie­dras cuan­do se mo­ja­ban y que te­nían que pa­sar­se con las dos ma­nos, la pro­gre­si­va pro­fe­sio­na­li­za­ción a par­tir de 1966, “cuan­do em­pe­za­mos a co­brar 1.000 pe­se­tas”, el cre­ci­mien­to im­pa­ra­ble con el sal­to al Pa­lau Blau­gra­na (1971) y la lle­ga­da de Valero Ri­ve­ra al ban­qui­llo (1983), el dream-team...

“Aque­llo de ‘cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor’ en el ba­lon­mano es men­ti­ra”, ase­gu­ra Ló­pez Bal­cells sin nos­tal­gia. “El ba­lon­mano de an­tes te­nía un pun­to de vio­len­cia, ha­bía más jue­go sub­te­rrá­neo, por de­cir­lo sua­ve”, re­cuer­da el ex­pi­vo­te. “Re­ci­bías de lo lin­do, co­da­zos, pu­ñe­ta­zos, aga­rro­nes... y los ár­bi­tros no osa­ban pi­tar de­ma­sia­do”, re­me­mo­ra. “Es­ta­ban muy con­di­cio­na­dos por las pis­tas, por el pú­bli­co que es­ta­ba en­ci­ma gri­tan­do”, co­mo la pis­ta del Pi­za­rro de El­da, don­de vo­la­ban mu­le­tas a la pis­ta y los afi­cio­na­dos co­gían a los ju­ga­do­res de la ca­mi­se­ta. “Tam­bién an­tes ha­bía un com­pa­ñe­ris­mo más fa­mi­liar, un es­pí­ri­tu más inocen­te de dis­fru­tar del ba­lon­mano, sa­lía­mos des­pués de los par­ti­dos a to­mar una co­pa, y creo que sen­tía­mos más los co­lo­res, éra­mos to­dos for­ma­dos en el club”, di­ce Bal­cells.

Re­cuer­dos, vi­ven­cias, fo­tos, da­tos, que se en­cuen­tran en los 700 ejem­pla­res de la pri­me­ra edi­ción. El libro só­lo se pue­de con­se­guir a tra­vés de la aso­cia­ción ha­cién­do­se so­cio.

 ?? XA­VIER GÓ­MEZ ??
XA­VIER GÓ­MEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain