La Vanguardia (1ª edición)

Ro­ma ‘first’

- Juan Tu­go­res Ques

Cuan­do se re­pa­sa la his­to­ria de Ro­ma, es­pe­cial­men­te la de sus tiem­pos fi­na­les de de­ca­den­cia, sor­pren­de có­mo lle­ga­ron a la cús­pi­de al­gu­nos em­pe­ra­do­res. Lla­ma la aten­ción asi­mis­mo la mul­ti­pli­ci­dad de ra­zo­nes que se apun­tan acer­ca de su declive. Mo­ses Fin­lay, que tu­vo que aban­do­nar Es­ta­dos Uni­dos tras ser acu­sa­do de per­te­ne­cer al Par­ti­do Co­mu­nis­ta, ape­la a có­mo la acen­tua­ción de las de­sigual­da­des aca­bó des­mo­ti­van­do a la so­cie­dad ro­ma­na. En el otro po­lo ideo­ló­gi­co, el li­be­ral Lud­wig von Mi­ses ar­gu­men­ta acer­ca del de­te­rio­ro que pro­du­je­ron al­gu­nos ex­ce­sos re­gu­la­to­rios en te­mas tan va­ria­dos que in­cluían as­pec­tos mi­gra­to­rios e in­ter­ven­cio­nes dis­tor­sio­na­do­ras so­bre los flu­jos co­mer­cia­les, ade­más de erro­res en las fi­nan­zas.

Mu­chas de esas me­di­das ha­brían es­ta­do jus­ti­fi­ca­das por los in­ten­tos de man­te­ner una si­tua­ción he­ge­mó­ni­ca en un en­torno cam­bian­te pe­ro las res­pues­tas no en­ten­die­ron las nue­vas reali­da­des y aca­ba­ron sien­do con­tra­pro­du­cen­tes. Al fin y al ca­bo, la lle­ga­da de pro­duc­tos ba­ra­tos y de per­so­nas pro­ce­den­tes de to­dos los con­fi­nes del im­pe­rio –in­clui­dos los as­cen­dien­tes de al­gu­nos de los que lle­ga­ron a em­pe­ra­dor en épo­cas de es­plen­dor o de al­gu­nos de sus más prós­pe­ros mer­ca­de­res– ha­bía si­do un mo­tor de dinamismo de Ro­ma. Pe­ro cuan­do apa­re­cie­ron com­pli­ca­cio­nes, las me­di­das pa­ra man­te­ner en pri­mer plano a Ro­ma –Ro­ma first, pa­ra­fra­sean­do a algún lí­der ac­tual que tra­ta de afron­tar pro­ble­mas no tan dis­tin­tos con los mis­mos ti­pos de me­di­das– aca­ba­ron vol­vién­do­se con­tra la pro­pia me­tró­po­li.

Ya en aque­llos tiem­pos el res­to del mun­do no se es­tu­vo quie­to an­te los cambios en la ca­pi­tal im­pe­rial. Los in­jus­ta­men­te de­no­mi­na­dos bár­ba­ros se ha­bían re­la­cio­na­do con el im­pe­rio tan­to o más por vía de acuer­dos y ne­go­cios que por los epi­so­dios mi­li­ta­res que cier­ta ci­ne­ma­to­gra­fía han pre­sen­ta­do co­mo ca­si ex­clu­si­vas vías de in­ter­ac­ción. De he­cho los acuer­dos que fi­ja­ban re­glas del jue­go en­tre Ro­ma y los di­fe­ren­tes gru­pos de ar­cos geo­grá­fi­cos que cir­cun­da­ban el im­pe­rio te­nían ca­si tan­tas di­men­sio­nes co­mo los mo­der­nos acuer­dos re­gio­na­les de muy am­plio es­pec­tro. Las fa­ci­li­da­des de co­mer­cio que pro­por­cio­na­ban las vías de co­mu­ni­ca­ción que Ro­ma man­te­nía abier­tas eran fuen­te de ri­que­za pa­ra to­dos, es­pe­cial­men­te pa­ra la me­tró­po­li.

En los ne­go­cios con los bár­ba­ros a me­nu­do era Ro­ma la que que­da­ba en po­si­cio­nes deu­do­ras. In­clu­so al­gu­nas to­mas de tie­rras en la pe­nín­su­la itá­li­ca eran for­mas de tra­tar de co­brar esas deu­das. Pe­lear­se con los acree­do­res nun­ca ha si­do muy in­te­li­gen­te, co­mo des­cu­brie­ron de­ma­sia­do tar­de al­gu­nos em­pe­ra­do­res. E in­cum­plir los acuer­dos de for­ma reite­ra­da, con­fian­do en que na­da se po­dría ha­cer por par­te de los agra­via­dos, asi­mis­mo se re­ve­ló le­tal a me­dio pla­zo, por po­si­ti­vo y as­tu­to que pu­die­se pa­re­cer a cor­to pla­zo. Los hue­cos que abrió la es­tra­te­gia de Ro­ma first fue­ron rá­pi­da­men­te ocu­pa­dos por otros con más em­pu­je y me­nos ma­nías. ¿Se­rá cier­to que la his­to­ria, a ve­ces, se re­pi­te?

Pe­lear­se con los acree­do­res no es muy in­te­li­gen­te, co­mo des­cu­brie­ron de­ma­sia­do tar­de al­gu­nos em­pe­ra­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain