La Vanguardia (1ª edición)

Có­mo fre­nar la adic­ción al mó­vil

-

Uno de ca­da dos ni­ños de 11 años ya tie­ne te­lé­fono mó­vil en Es­pa­ña, se­gún da­tos de la En­cues­ta so­bre Equi­pa­mien­to y Uso de Tec­no­lo­gías de In­for­ma­ción y Co­mu­ni­ca­ción en los Ho­ga­res co­rres­pon­dien­te a 2016, que ela­bo­ra el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca.

Son na­ti­vos di­gi­ta­les, con­tro­lan la tec­no­lo­gía, pe­ro és­ta a ve­ces tam­bién pue­de lle­gar a do­mi­nar­les, de he­cho “se es­tá pro­du­cien­do un au­men­to en la de­pen­den­cia de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y hay que sa­ber có­mo fre­nar­la”, se­ña­la Ma­ri­sa Na­va­rro, doc­to­ra en me­di­ci­na, te­ra­peu­ta emo­cio­nal y au­to­ra del libro

La me­di­ci­na emo­cio­nal.

Cuan­do un pa­dre de­ci­de que su hi­jo ya tie­ne edad pa­ra te­ner un mó­vil, de­be ex­pli­car­le el uso que de­be ha­cer de el, y es­tar aten­to a su com­por­ta­mien­to. “No se tra­ta de es­piar con quién se men­sa­jea o las pá­gi­nas que con­sul­ta, sino de ha- blar con él y ob­ser­var si ha ha­bi­do cambios en la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se, de­ján­do­le cla­ro que hay mo­men­tos en los que no de­be es­tar pen­dien­te del mó­vil, co­mo en las con­ver­sa­cio­nes fa­mi­lia­res o en cla­se”. Tam­bién es im­por­tan­te que el te­lé­fono no sus­ti­tu­ya el diá­lo­go. “Pue­de que ya le ha­ya con­ta­do la no­ta que ha sa­ca­do en un exa­men por What­sApp, pe­ro pro­cu­re pre­gun­tar­le e ini­ciar una con­ver­sa­ción des­pués”.

Por úl­ti­mo, no hay que ol­vi­dar dar ejem­plo. “Si no quie­re que sus hi­jos pa­sen to­do el día pen­dien­tes del smartp­ho­ne, no lo ha­ga us­ted o ve­rán ese com­por­ta­mien­to co­mo nor­mal y lo ad­qui­ri­rán”.

“Si no quie­re que sus hi­jos pa­sen to­do el día pen­dien­tes del te­lé­fono, no lo ha­ga us­ted”

 ?? AR­CHI­VO ?? Uno de ca­da dos ni­ños de 11 años ya tie­ne te­lé­fono mó­vil en Es­pa­ña
AR­CHI­VO Uno de ca­da dos ni­ños de 11 años ya tie­ne te­lé­fono mó­vil en Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain