Amé­ri­ca en la en­cru­ci­ja­da de los años 30

Pro­ce­den­te del Art Ins­ti­tu­te of Chica­go y con la Ro­yal Aca­demy de Lon­dres como pró­xi­mo des­tino a par­tir de fe­bre­ro, una ex­po­si­ción pre­sen­ta en l’Oran­ge­rie la pin­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na en un mo­men­to de­ci­si­vo pa­ra el ar­te de aquel país, en la dis­yun­ti­va de la

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s - MAURICIO BACH

Du­ran­te el si­glo XIX y las pri­me­ras dé­ca­das del XX el ar­te y la li­te­ra­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­nos bas­cu­lan en­tre dos po­los: los par­ti­da­rios de for­jar una cul­tu­ra pro­pia, que rom­pa ama­rras con la he­ren­cia eu­ro­pea, y quienes con­si­de­ran el en­torno ame­ri­cano pro­vin­ciano y mi­ran ha­cia la gran tradición del vie­jo con­ti­nen­te. Es­que­ma­ti­zan­do, en li­te­ra­tu­ra te­ne­mos a Emer­son y Whit­man fren­te a Henry Ja­mes, y en pin­tu­ra a Ea­kins y Wins­low Ho­mer fren­te a Sar­gent y Whistler. Es­tos dos po­los si­guen ten­sio­na­dos en los años trein­ta, un pe­rio­do cru­cial del ar­te estadounidense.

La bús­que­da de las esen­cias pa­trias y del ar­te pro­pio se ca­na­li­za en el lla­ma­do mo­vi­mien­to re­gio­na­lis­ta, que ce­le­bra la Amé­ri­ca ru­ral y plas­ma con mi­ra­da año­ran­te un pa­raí­so en vías de ex­tin­ción por la cre­cien­te in­dus­tria­li­za­ción (una idea que ya emer­ge en dos obras li­te­ra­rias fun­da­men­ta­les de la dé­ca­da de 1910: Wi­nes­bug, Ohio de Sher­wood An­der­son y An­to­lo­gía

de Spoon River de Edgar Lee Mas­ters). El re­gio­na­lis­mo, po­co co­no­ci­do fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos, cuen­ta con fi­gu­ras como John Steuart Curry (en la ex­po­si­ción re­pre­sen­ta­do por un lien­zo po­co sig­ni­fi­ca­ti­vo, Hogs ki­lling

a sna­ke), Tho­mas Hart Ben­ton (del que sí hay al­gu­nas de sus gran­des obras so­bre los tra­ba­jos del cam­po, como Hys­tack) y so­bre to­do Grant Wood, cé­le­bre por su icó­ni­co Ame­ri­can got­hic y cu­ya pin­tu­ra, po­co apre­cia­da en Eu­ro­pa, siempre me ha pa­re­ci­do muy su­ges­ti­va. Jun­to con sus ca­rac­te­rís­ti­cos pai­sa­je si­nuo­sos, Wood pre­sen­ta tam­bién es­ti­mu­lan­tes gui­ños a la his­to­ria ame­ri­ca­na, como en

Daugh­ters of revolution –re­tra­to de tres an­cia­nas da­mas en cu­yo fon­do ve­mos una re­pro­duc­ción de Was­hing­ton cruzando el De­la­wa­re de Leut­ze, cua­dro mo­nu­men­tal que pue­de ver­se en el Me­tro­po­li­tan y es una de las cum­bres de la pin­tu­ra his­to­ri­cis­ta estadounidense–, o en el ca­si oní­ri­co

The mid­night ri­de of Paul Re­ve­re, que ha­ce re­fe­ren­cia a un le­gen­da­rio epi­so­dio de la in­de­pen­den­cia del país.

Fren­te a ellos, en la ori­lla opues­ta, los re­pre­sen­tan­tes plás­ti­cos del mo­der­nism, em­pa­pa­dos de van­guar­dia eu­ro­pea, como Stuart Da­vis, el más gran­de pin­tor abs­trac­to ame­ri­cano an­te­rior a Po­llock, pre­sen­te en la mues­tra con una es­plén­di­da com­po­si­ción to­da­vía fi­gu­ra­ti­va: New Yor­kPa­ris n. 3, y Char­les Green Shaw, que en Wrigley’s pin­ta so­bre un fon­do abs­trac­to un pa­que­te de chi­cles en un sor­pren­den­te lien­zo pro­to­pop; am­bos son an­te­ce­den­tes de las co­rrien­tes que triun­fa­rán en la pos­gue­rra >

> –con Nue­va York eri­gi­da en nue­va ca­pi­tal cul­tu­ral que des­pla­za a Pa­rís–: ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to, pop...

Sin em­bar­go, el te­ma de la iden­ti­dad no es el úni­co que for­ja el ar­te de los años trein­ta. El sue­ño ame­ri­cano mues­tra en el si­glo XX sus grie­tas, de las que avi­san dos no­ve­las de 1925, muy dis­tin­tas pe­ro com­ple­men­ta­rias: El gran Gatsby de Fitz­ge­rald y Una

tra­ge­dia ame­ri­ca­na del co­mu­nis­ta Dre­sier. El avi­so se ma­te­ria­li­za­rá en 1929 con el crash bur­sá­til y en los años trein­ta, mientras en Eu­ro­pa se cue­cen los fas­cis­mos, en Es­ta­dos Uni­dos se vi­ve la Gran De­pre­sión.

Las ten­sio­nes del pe­rio­do se ma­te­ria­li­zan de for­mas muy di­ver­sas: la de 1930 es la dé­ca­da de los mons­truos de

la Uni­ver­sal, ela­bo­ra­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de an­gus­tias co­lec­ti­vas. En pin­tu­ra es­tas ten­sio­nes es­tán pre­sen­tes en las vi­bran­tes vi­sio­nes ur­ba­nas de pros­ti­tu­tas, ma­ri­ne­ros y tu­gu­rios de Paul Cadmus y Re­gi­nald Marsh. Pe­ro so­bre to­do ha­rán emer­ger el ar­te po­lí­ti­ca­men­te com­pro­me­ti­do de Ben Shahn, Gu­gliel­mi (Phoe­nix, con su re­tra­to de Le­nin en el de­sier­to) y Joe Jones con los es­ti­ba­do­res ne­gros de Rous­ta­bouts. Ade­más, las ayu­das a la

cul­tu­ra del new deal roo­se­vel­tiano pon­drán en mar­cha el en­car­go de fres­cos ins­pi­ra­dos en el mu­ra­lis­mo me­xi­cano, que enal­te­cen el mun­do del tra­ba­jo, en la lí­nea del lien­zo de Aa­ron Dou­glas in­clui­do en la mues­tra As­pi­ra­tion, con sus si­lue­tas gi­gan­tes­cas y la fá­bri­ca al fon­do. Tam­bién es­tá pre­sen­te es­te ima­gi­na­rio in­dus­trial en las geo­mé­tri­cas com­po­si­cio­nes de pai­sa­jes fa­bri­les de dos ex­ce­len­tes pin­to­res: Char­les Sheeler y Char­les De­muth.

Pe­ro, por en­ci­ma de to­do, en es­te pe­rio­do con­vul­so des­ta­can dos gi­gan­tes. Geor­gia O’Keef­fe, que fu­sio­na los pai­sa­jes de­sér­ti­cos de Nue­vo Mé­xi­co con las lec­cio­nes del mo­der­nism y crea lien­zos que des­de el arrai­go al te­rri­to­rio ad­quie­ren una di­men­sión me­ta­fí­si­ca. Y Ed­ward Hop­per, el más ame­ri­cano de los pin­to­res ame­ri­ca­nos y al mis­mo tiem­po el más uni­ver­sal, al­guien que ha plas­ma­do como po­cos la esen­cia del si­glo XX: la so­le­dad ur­ba­na, la in­ti­mi­dad des­ga­rra­da... Sus obras son re­la­tos vi­sua­les del mun­do con­tem­po­rá­neo, como de­mues­tran los dos lien­zos in­clui­dos en la mues­tra: Gas, con su so­li­ta­ria ga­so­li­ne­ra, y so­bre to­do New York mo­vie, con esa fi­gu­ra de una aco­mo­da­do­ra en una sa­la de ci­ne, que con­tie­ne en un sim­ple lien­zo el po­ten­cial de to­da una­no­ve­la. |

La pin­tu­ra ame­ri­ca­na de los años 1930. La edad de la an­sie­dad

MU­SEO DE L’ORAN­GE­RIE. PA­RÍS. WWW. MUSEE-ORAN­GE­RIE. FR. HAS­TA EL 30 DE ENERO. DEL 25 DE FE­BRE­RO AL 4 DE JU­NIO PO­DRÁ VER­SE EN LA RO­YAL ACA­DEMY DE LON­DRES

La iden­ti­dad no es el úni­co te­ma que for­ja el ar­te esos años: el sue­ño ame­ri­cano mues­tra en el si­glo XX sus grie­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.