Co­lec­ción Alicia Ko lo­witz

La em re­sa­ria mues­tra en Pa­rís sus obras de ar­te

La Vanguardia - Culturas - - Portada - ISA­BEL GÓ­MEZ MELENCHÓN

Una co­lec­ción de ar­te con­tie­ne pin­tu­ras, es­cul­tu­ras, ob­je­tos... y el re­co­rri­do y el ca­rác­ter de quien du­ran­te años, a ve­ces una vi­da, se ha de­di­ca­do a ella. Tam­bién su re­la­ción con los pro­pios ar­tis­tas. Un buen ejem­plo en nues­tro país po­drían ser dos mu­je­res co­lec­cio­nis­tas y me­ce­nas, la duquesa de Al­ba y la de Osu­na, quie­nes en­tra­do el si­glo XVIII mos­tra­ron su atre­vi­mien­to y for­ma­ción cul­tu­ral en su re­la­ción con Fran­cis­co de Go­ya. La se­gun­da de ellas, Jo­se­fa Pi­men­tel, en­car­gó al ar­tis­ta unas pin­tu­ras de ga­bi­ne­te, oca­sión que Go­ya apro­ve­chó pa­ra ex­pre­sar su es­pí­ri­tu más crí­ti­co con la elec­ción de es­ce­nas eso­té­ri­cas po­co al uso; cuan­do la mis­ma duquesa le en­car­gó más obras pa­ra el Ca­pri­cho, su re­ti­ro en las afue­ras de Ma­drid, Go­ya reali­zó otras cua­tro pin­tu­ras de te­má­ti­ca sor­pren­den­te pa­ra la épo­ca, co­mo el

Asal­to a la di­li­gen­cia, que for­ma par­te ac­tual­men­te de la co­lec­ción Alicia Ko­plo­witz Gru­po Omega Ca­pi­tal y po­drá ver­se a par­tir de la pró­xi­ma se­ma­na en el mu­seo Jac­que­mart-An­dré de Pa­rís.

De las cua­tro obras de Go­ya que po­see la co­lec­ción, tres se­rán mos­tra­das al pú­bli­co en es­ta pri­me­ra ex­hi­bi­ción de una se­lec­ción de 53 de las obras que la em­pre­sa­ria ha reuni­do a lo lar­go de tres dé­ca­das, pin­tu­ras y es­cul­tu­ras de muy dis­tin­tos es­ti­los y épo­cas y una pre­sen­cia con­ti­nua­da

de la mu­jer, con­ver­ti­da en uno de los hi­los con­duc­to­res de una co­lec­ción que se ini­ció en Pa­rís, cuan­do la em­pre­sa­ria com­pró en el Hô­tel Drouot una pie­za de por­ce­la­na de Se­vrès que aún con­ser­va.

Apa­sio­na­da por el ar­te des­de ni­ña –“me en­can­ta­ba n las cla­ses de pin­tu­ra en el co­le­gio y de ado­les­cen­te acu­día a una aca­de­mia en el Pa­seo de Re­co­le­tos, ubi­ca­da en el úl­ti­mo pi­so del Ca­fé Gi­jón, lu­gar de reunión de los ar­tis­tas y es­cri­to­res de la épo­ca; que­ría ha­cer la ca­rre­ra de Be­llas Ar­tes”, se­gún ex­pli­ca Ko­plo­witz en la in­tro­duc­ción del ca­tá­lo­go–, re­cuer­da la “enor­me im­pre­sión” que le pro­du­jo la vi­sión de Las Me­ni­nas du­ran­te una vi­si­ta al Pra­do con el co­le­gio cuan­do con­ta­ba sie­te años; diez más tar­de se ini­ció en el co­lec­cio­nis­mo, que se con­vir­tió pa­ra la em­pre­sa­ria en un “ca­mino ini­ciá­ti­co”, un ca­mino que ha si­do, tam­bién, “un es­cu­do pro­tec­tor de los dis­tin­tos ava­ta­res de la vi­da y que me ha en­se­ña­do a ex­plo­rar vías des­co­no­ci­das de mi interior”.

Otro de los cua­dros de Go­ya pre­sen­tes en la mues­tra es el Re­tra­to de

la con­de­sa de Ha­ro; lla­man la aten­ción los ras­gos in­fan­ti­les de la jo­ven, ape­nas una ni­ña de 15 años, que sin em­bar­go se dis­po­ne ya a a con­traer ma­tri­mo­nio; im­pre­sio­nan tam­bién la ex­pre­sión se­re­na de la Vir­gen y el ni­ño con san Juan Bau­tis­ta (c. 1659) de Zur­ba­rán, o las pro­por­cio­nes to­té­mi­cas de Ca­be­za y mano de mu­je>r

de Pi­cas­so. Mu­chas de es­tas obras maes­tras na­cie­ron de la re­la­ción en­tre ar­tis­tas y co­lec­cio­nis­tas. Co­mo ex­pli­ca en el ca­tá­lo­go Pa­blo Me­len­do Bel­trán, co­co­mi­sa­rio de la mues­tra, “en al­gu­nas oca­sio­nes, el co­lec­cio­nis­ta bus­ca­ba aque­llas obras don­de pri­ma­se la ra­re­za, la ca­li­dad y el va­lor, so­bre la can­ti­dad y el nú­me­ro”, sin em­bar­go en otras “la re­la­ción per­so­nal en­tre el pin­tor y el co­lec­cio­nis­ta, con in­tere­ses in­te­lec­tua­les y cul­tu­ra­les co­mu­nes, fruc­ti­fi­có en obras de ar­te ver­da­de­ra­men­te es­pe­cia­les y úni­cas”. Es­te es el ca­so de nue­vo de una de las obras de Go­ya per­te­ne­cien­tes a la co­lec­ción Ko­plo­witz; se tra­ta de Hér­cu­les y On­fa­la, una pin­tu­ra sin­gu­lar de te­ma mi­to­ló­gi­co que el ge­nio ara­go­nés reali­zó pa­ra el que fue­ra uno de sus gran­des me­ce­nas, el In­fan­te Don Luis du­ran­te su exi­lio en Are­nas de San Pe­dro, Ávi­la; de he­cho, se sue­le iden­ti­fi­car la fi­gu­ra de On­fa­la, reina de Li­via, con la de la es­po­sa del in­fan­te.

La co­lec­ción Alicia Ko­plo­witz re­sul­ta ri­ca en es­tos en­cuen­tros ar­tis­ta-me­ce­nas, otro ejem­plo es de La

lec­to­ra, de Tou­lou­se-Lau­trec (en la pá­gi­na an­te­rior), que per­te­ne­ció en pri­mer lu­gar a la co­lec­ción de Sieg­fried Bing, el marchante ger­ma­no­fran­cés que des­de su ga­le­ría pa­ri­si­na L’Art Nou­veau pro­mo­vió des­de el ja­po­nis­mo a los post­im­pre­sio­nis­tas y ex­pu­so al pro­pio Tou­lou­se-Lau­trec. La obra pa­sa­ría por la co­lec­ción del tam­bién fun­da­men­tal Paul Ro­sen­berg, ami­go y marchante de Ma­tis­se o Pi­cas­so, la de Mrs. Le­wi­sohn en Nue­va York y la de Ro­ger Jans­sen an­tes de en­con­trar su lu­gar en es­ta. Otro gran marchante, Léon­ce Ro­sen­berg, fue el pri­mer pro­pie­ta­rio de

Vio­lín y pe­rió­di­co, de Juan Gris, otra jo­ya de la co­lec­ción Ko­plo­witz.

La se­lec­ción de obras pa­ra la ex­po­si­ción quie­re dar una ima­gen de lo que es la co­lec­ción y pa­ra ello se ha di­vi­di­do en tres apar­ta­dos: obras es­pa­ño­las de los si­glos XVI, XVII y XVIII; el si­glo XX, en la be­lle épo­que, el post­im­pre­sio­nis­mo y las van­guar­dias, cen­tra­das en Pa­rís, y obras con­tem­po­rá­neas de di­fe­ren­tes paí­ses. La elec­ción de Pa­rís pa­ra mos­trar por pri­me­ra vez las pie­zas no es ca­sual: con­de­co­ra­da con la Le­gión de Ho­nor en el 2006, las re­la­cio­nes de Alicia Ko­plo­witz con Fran­cia son nu­me­ro­sas. Y el mu­seo Jac­que­mar­tAn­dré fue an­tes ho­gar del ma­tri­mo­nio de co­lec­cio­nis­tas. Mu­chas de las obras que ate­so­ra­ron si­guen re­si­dien­do allí.

Jun­to a la pre­sen­cia de la mu­jer, la co­lec­ción es ri­ca en obras fru­to de la mu­tua in­fluen­cia en­tre ar­tis­ta y co­lec­cio­nis­ta

Ana de Ve­las­co con­ta­ba 18 años cuan­do con­tra­jo ma­tri­mo­nio con el du­que de Bra­gan­za, uno de los per­so­na­jes más re­le­van­tes del país. To­do en es­te re­tra­to es­tá pen­sa­do pa­ra des­ta­car su im­por­tan­te po­si­ción, des­de la ri­que­za de los ro­pa­jes y las jo­yas a la ac­ti­tud de la no­ble da­ma, quien mo­ri­ría ape­nas cua­tro años des­pués de po­sar pa­ra el re­tra­to. JUAN PAN­TO­JA DE LA CRUZ: RE­TRA­TO DE DO­ÑA ANA DE VE­LAS­CO Y GI­RÓN, DUQUESA DE BRA­GAN­ZA DE TRES CUAR­TOS CON TRA­JE DE COR­TE, C. 1603.

KEES VAN DONGEN: MU­JER CON SOM­BRE­RO GRAN­DE, 1906.

Pin­tor “fau­ve, anar­quis­ta y mun­dano”, co­mo reite­ra­da­men­te se le ha de­fi­ni­do, Van Dongen fue uno de los re­tra­tis­tas pre­fe­ri­dos por la al­ta so­cie­dad pa­ri­si­na tras la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial; su pres­ti­gio se vio sin em­bar­go afec­ta­do al acep­tar, jun­to a otros sie­te ar­tis­tas fran­ce­ses, un via­je ‘de for­ma­ción’ en 1941 a Ale­ma­nia. En es­ta obra com­bi­na un co­lo­ri­do pro­pio de los fau­ves o los ex­pre­sio­nis­tas ale­ma­nes con una com­po­si­ción clá­si­ca.

TO­DAS LAS OBRAS: © CO­LEC­CIÓN ALICIA KO­PLO­WITZ GRU­PO OMEGA CA­PI­TAL

LU­CIAN FREUD: JO­VEN CON ABRI­GO DE PIEL, 1967.

En sus re­tra­tos, Freud ofre­ce una vi­sión rea­lis­ta de sus mo­de­los, fa­mi­lia­res o per­so­nas de su en­torno. En el ca­so de sus mo­de­los fe­me­ni­nos, las mi­ra­das apa­re­cen la­dea­das o ha­cia aba­jo, en oca­sio­nes los ojos ce­rra­dos, el aca­ba­do de la pin­tu­ra ca­si vio­len­to, bus­can­do más la ver­dad que el pa­re­ci­do.

Hé­lè­ne Vary, la mo­de­lo de es­ta obra, era ve­ci­na en Mont­mar­tre de Tou­lou­se-Lau­trec, quien la co­no­cía des­de ni­ña y la re­tra­tó en tres oca­sio­nes en­tre 1888-89, cuan­do la jo­ven con­ta­ba 18 años; una de ellas es es­ta ‘Lec­to­ra’, en la que el en­cua­dre, con la me­sa re­cor­ta­da y fal­sa­men­te in­cli­na­da, re­cuer­da a las es­tam­pas ja­po­ne­sas que tan­to apre­cia­ba el pin­tor fran­cés. TOU­LOU­SE-LAU­TREC: LA LEC­TO­RA, 1889.

Ma­ría Ana de Sil­va y Walds­tein, re­tra­ta­da aquí a la mo­da Im­pe­rio, con­tra­jo ma­tri­mo­nio con el con­de de Ha­ro en 1802, cuan­do con­ta­ba quin­ce años. La jo­ven fa­lle­ció en 1805. GO­YA: LA CON­DE­SA DE HA­RO, C. 180203.

FO­TO: EU­RO­PA PRESS VÍA GETTY IMAGES

ALICIA KO­PLO­WITZ du­ran­te una vi­si­ta en el 2013 a la fe­ria de ar­te Arco, cu­ya edi­ción del 2017 se es­tá ce­le­bran­do es­tos días en Ma­drid.

Afec­ta­do por im­por­tan­tes pro­ble­mas de sa­lud, Mo­di­glia­ni aban­do­na la es­cul­tu­ra en 1914 y se con­sa­gra a la pin­tu­ra, en es­pe­cial a los re­tra­tos fe­me­ni­nos co­mo el que apa­re­ce a la iz­quier­da; la mo­de­lo, una jo­ven anó­ni­ma, po­sa con as­pec­to lán­gui­do, el ros­tro y el cue­llo alar­ga­dos, los ojos prác­ti­ca­men­te sin pu­pi­las. To­do ello do­ta a la es­ce­na de un ai­re me­lan­có­li­co. AME­DEO MO­DI­GLIA­NI: LA PE­LI­RRO­JA DEL COL­GAN­TE, 1918.

Ar­tis­ta po­lé­mi­co por la cru­de­za abier­ta­men­te se­xual de mu­chos de sus re­tra­tos fe­me­ni­nos, en es­ta acua­re­la Schie­le jue­ga con el co­lor, el azul lapislázuli del ves­ti­do y el ro­jo de los ca­be­llos de la mu­jer, sin las lí­neas muy de­fi­ni­das a lá­piz de sus obras más eró­ti­cas. Igual­men­te, la tor­sión del cuer­po de la mo­de­lo otor­ga una im­pre­sión de mo­vi­mien­to a la fi­gu­ra. EGON SCHIE­LE: LA MU­JER CON VES­TI­DO AZUL, 1911.

Pi­cas­so pa­só el ve­rano de 1921 en Fon­tai­ne­bleau, jun­to a su mu­jer Olga y su hi­jo de ape­nas seis me­ses, Paul. Fue un mo­men­to muy pro­duc­ti­vo, en el apo­geo de su pe­rio­do neo­clá­si­co, a la bús­que­da de una be­lle­za ideal mien­tras las fi­gu­ras ad­quie­ren una con­sis­ten­cia vo­lu­mé­tri­ca ca­si tri­di­men­sio­nal, con los miem­bros des­pro­por­cio­na­da­men­te gran­des. Tam­bién en esa épo­ca tan­to su mano de­re­cha co­mo la de Olga se con­vir­tie­ron en mo­ti­vos pic­tó­ri­cos. PA­BLO PI­CAS­SO: CA­BE­ZA Y MANO DE MU­JER, 1921.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.