Ed­ward Hirsch en ca­ta­lán

Per­fil de un oe­ta del do­lor, y de la cu­ra­ción

La Vanguardia - Culturas - - Portada - ER­NEST FA­RRÉS JUN­YENT

Su­bir a la se­de de la Fun­da­ción John Si­mon Gug­gen­heim en Man­hat­tan (90 Park Ave­nue, plan­ta 33) es una ex­pe­rien­cia. El des­pa­cho prin­ci­pal ocu­pa una es­qui­na y el ven­ta­nal del ras­ca­cie­los brin­da una vis­ta in­creí­ble de me­dio Nue­va York, pe­ro lo más elec­tri­zan­te se en­cuen­tra en las pa­re­des: es­tán cu­bier­tas de es­tan­tes con mi­les de libros... ¡de poe­sía! Se tra­ta de la su­ges­ti­va co­lec­ción per­so­nal de Ed­ward Hirsch, de 67 años, pre­si­den­te de la fun­da­ción des­de el 2002.

Hirsc he s un enamo­ra­do de la poe­sía.Na­ci­do en Chica­go en 1950, co­mo nor­tea­me­ri­cano pro­to­tí­pi­co ha si­do un nó­ma­da que ha pa­sa­do, pri­me­ro co­mo alumno y lue­go co­mo pro­fe­sor, por uni­ver­si­da­des y cen­tros aca­dé­mi­cos de Io­wa, Pen­sil­va­nia, Mi­chi­gan, Te­xas (en la uni­ver­si­dad de Hous­ton im­par­tió cla­ses du­ran­te 17 años) y Ro­ma, has­ta el ac­tual des­tino pro­fe­sio­nal en Nue­va York. En un mo­men­to de de­bi­li­dad es­tu­dian­til tu­vo una re­ve­la­ción de­ci­si­va: si que­ría con­ver­tir­se en poe­ta te­nía que leer­lo to­do en poe­sía. Di­cho y he­cho: Whit­man, Ge­rard Man­ley Hop­kins, Eliot, Pound, Wi­lliam Car­los Wi­lliams, los ro­mán­ti­cos in­gle­ses, los poe­tas ru­sos y del es­te eu­ro­peo, los es­pa­ño­les y la­ti­noa­me­ri­ca­nos... Con­ven­ci­do que es­te cú­mu­lo eman­ci­pa­dor de lec­tu­ras de las que ema­na­ba una se­rie­dad mo­ral ha­bía si­do con­ve­nien­te­men­te in­terio­ri­za­do, que su vo­ca­ción es­ta­ba bien nu­tri­da y exi­gía una reac­ción, dio el sal­to a la es­cri­tu­ra. La poe­sía, de­ci­dió, se­ría el tra­ba­jo de su vi­da.

Ex­pli­ca que “cuan­do es­cu­cho mú­si­ca de día, es­cu­cho jazz; cuan­do lo ha­go de no­che, es­cu­cho mú­si­ca clá­si­ca ”. Por­qu eH irs ch tam­bién es muy afi­cio­na­do a la mú­si­ca, y so­bre la re­la­ción en­tre es­ta y la poe­sía tie­ne las ideas cla­ras: “La mú­si­ca ofre­ce ven­ta­jas so­bre la poe­sía y vi­ce­ver­sa, pe­ro la prin­ci­pal di­fe­ren­cia es que la poe­sía se ha­ce con pa­la­bras y las pa­la­bras, aun­que ten­gan cua­li­da­des mu­si­ca­les, tie­nen so­bre to­do cua­li­da­des en tér­mi­nos de sig­ni­fi­ca­do: su va­lor adi­cio­nal es el de dar sen­ti­do”.

De­ten­gá­mo­nos en el 2011, un año cla­ve. Ed­ward Hirsch y su mu­jer Ja­net Lan­day ha­bían adop­ta­do un ni­ño en 1988 en Nue­va Or­leans: Ga­briel se­ría el úni­co hi­jo de la pa­re­ja, Ga­briel go­ber­na­ría las re­la­cio­nes fi­lia­les y sen­ti­men­ta­les ex­hi­bien­do la ca­ra más os­cu­ra. Fue una cria­tu­ra que cues­tio­nó to­da cer­te­za so­bre el he­cho de ser pa­dre y que pro­du­jo una in­ci­sión en sus mun­dos: in­adap­ta­ción, gam­be­rra­das, te­ra­peu­tas, diag-

nós­ti­cos erró­neos, me­di­ca­cio­nes dra­co­nia­nas... Y ese lar­go pró­lo­go re­ple­to de de­ses­pe­ra­ción, in­som­nios, de­sen­can­to per­so­nal, cri­sis exis­ten­cia­les y es­pi­ri­tua­les con­du­jo a un epí­lo­go do­lo­ro­so e in­so­por­ta­ble, co­mo un ra­yo que atra­vie­sa el es­pi­na­zo: la muer­te por so­bre­do­sis de Ga­briel el 27 de agos­to del 2011. Te­nía 22 años. Aquel oto­ño Ja­net y Ed­ward se di­vor­cia­rían. Con la plu­ma en la mano, Hirsch fun­dió aque­lla de­sola­ción, aque­lla ci­ca­triz, en una ele­gía ex­ten­sa y úni­ca es­cri­ta en ter­ce­tos en­ca­de­na­dos a la ma­ne­ra de Dan­te pa­ra ha­cer más grá­fi­co el in­fierno que pa­sa­ron, ti­tu­la­da Ga­briel y pu­bli­ca­da en el 2014. Es­cri­bir so­bre el hi­jo era un re­to: “Yo no que­ría ha­cer una bio­gra­fía, y me preo­cu­pó que la gen­te con­fun­die­ra el li­bro Ga­briel con la per­so­na real, por­que Ga­briel só­lo es un poe­ma, es mi re­pre­sen­ta­ción. Las ele­gías, en fin, son un la­men­to por el he­cho de que no­so­tros mo­ri­mos y las per­so­nas que ama­mos tam­bién mue­ren,

y eso nos re­sul­ta inacep­ta­ble”.

Des­pla­za­mos el epi­cen­tro de es­te re­tra­to ha­cia 1981, el año en que nues­tro au­tor pu­bli­ca la pri­me­ra re­co­pi­la­ción poé­ti­ca (For the sleep­wal­kers). Ed­ward Hirsch es hoy en día un in­te­lec­tual co­no­ci­do y re­co­no­ci­do en EE.UU. en dos fa­ce­tas: la de poe­ta mul­ti­pre­mia­do, que ya su­ma ocho libros en to­tal, y la de en­sa­yis­ta y di­vul­ga­dor de la poe­sía, en que des­ta­ca­ría­mos un sor­pren­den­te éxi­to, How to read a poem and fall in lo­ve

with poetry (1999), o sus fa­mo­sos ar­tícu­los se­ma­na­les en The Wa­shing­ton Post Book World en­tre­el2002­yel 2005. Su tra­yec­to­ria ha si­do una in­te­rro­ga­ción con­ti­nua so­bre có­mo ex­pli­car his­to­rias sin apar­tar­se de las con­ven­cio­nes de la lí­ri­ca, so­bre có­mo abor­dar te­mas per­so­na­les des­de el interior y so­bre có­mo ha­llar el len­gua­je ade­cua­do pa­ra ex­pre­sar­lo. En su opi­nión, “he in­ten­ta­do es­cri­bir poe­mas que in­clu­ye­ran his­to­rias vin­cu­la­das a mi pro­pia reali­dad, no a una reali­dad ideal sino a la vi­vi­da, por eso me he lan­za­do a tra­tar te­mas co­mo los ami­gos, los pa­dres o los her­ma­nos”. La al­ta cul­tu­ra y el mun­do po­pu­lar de sus orí­ge­nes en Chica­go, el cos­mo­po­li­tis­mo o el ju­daís­mo dan fuer­za a sus ver­sos, pe­ro una vir­tud pri­mor­dial es cuan­do po­ne al des­cu­bier­to las grie­tas de nues­tro sis­te­ma ra­cio­nal. El se­cre­to de su es­ti­lo es una na­tu­ra­li­dad que avan­za por ca­mi­nos des­con­cer­tan­tes, exa­mi­na las tur­bu­len­cias, los fin­gi­mien­tos o las inope­ran­cias de la vi­da y lle­ga al pun­to fi­nal to­da­vía des­ubi­ca­do o ex­tra­ña­do pe­ro con ple­na au­to­con­cien­cia, y eso sin per­der nun­ca el tono jus­to.

Quien, co­mo Hirsch, ha tran­si­ta­do por el cie­lo y el in­fierno, no es ex­tra­ño que sea un poe­ta “noc­turno”. El in­som­nio ha si­do un te­ma re­cu­rren­te. Re­cuer­da que “el in­som­nio me hi­zo to­mar con­cien­cia de la so­le­dad en ple­na no­che cuan­do sa­bes que to­do el mun­do duer­me, y es­ta idea me gus­tó poé­ti­ca­men­te ha­blan­do. Des­cu­brí que mien­tras la men­te tien­de a re­pri­mir­se un po­co con la luz na­tu­ral del día, a cier­tas ho­ras, con el si­len­cio y la os­cu­ri­dad, los sen­ti­dos se in­ten­si­fi­can y aca­ba sien­do bueno pa­ra pro­du­cir poe­sía”. Es­ta os­cu­ri­dad noc­tur­na no se de­tie­ne en ella mis­ma y se des­pla­za ha­cia la os­cu­ri­dad del al­ma y la co­lec­ti­va. Con­si­de­ra que “la di­men­sión his­tó­ri­ca de la os­cu­ri­dad no la pue­do omi­tir en mis poe­mas. Vi­vi­mos tiem­pos cí­ni­cos y es­cép­ti­cos y es im­po­si­ble co­mo poe­tas ig­no­rar el te­rri­ble su­fri­mien­to del si­glo XX, el peor si­glo de to­dos, pe­ro al mis­mo tiem­po tam­bién creo en la ne­ce­si­dad, tan pro­pia del al­ma nor­te­ame­ri­ca­na des­de Emer­son, de bus­car una cu­ra­ción. Pen­se­mos que he­mos so­bre­vi­vi­do a tan­to su­fri­mien­to y que, pe­se a to­doe­llo,aú­nes­ta­mo­sa­quí”.

En sus ver­sos se dan la mano la al­ta cul­tu­ra y el mun­do po­pu­lar, el do­lor del si­glo XX y la bús­que­da de cu­ra­ción

Ed­ward Hirsch His­tò­ria par­cial de la me­va es­tu­pi­de­sa i al­tres poe­mes SE­LEC­CIÓN Y TRA­DUC­CIÓN DE ER­NEST FA­RRÉS Y GEM­MA GOR­GA. EDI­CIONS DE 1984, 184 PÁ­GI­NAS, 16,80 EU­ROS

MI­CHAEL LIONSTAR

El poe­ta Ed­ward Hirsch es pre­si­den­te de la Fun­da­ción John Si­mon Gug­gen­heim des­de el 2002

La obra ‘La caí­da del hom­bre, pe­ca­do ori­gi­nal y ex­pul­sión del pa­raí­so’ es el sex­to fres­co que pin­tó Mi­guel Án­gel en la Ca­pi­lla Six­ti­na

AR­CHI­VO AR­CHI­VO

Ima­gen del poe­ta nor­tea­me­ri­cano en su ju­ven­tud con Ga­briel en bra­zos, el hi­jo adop­ta­do en 1988 que mar­ca­ría su vi­da por un cú­mu­lo de cir­cuns­tan­cias trágicas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.