Ca­rol Ló ez / Ser i Bel­bel

Una con­ver­sa­ción so­bre e tea­tro musica

La Vanguardia - Culturas - - Portada - NURIA CUA­DRA­DO

Los dos visten pan­ta­lo­nes. Los dos son au­to­res. Am­bos di­rec­to­res. Y los dos se han pues­to al fren­te de una tro­pa de Ho­mes. Él, Ser­gi Bel­bel, lo hi­zo ha­ce 22 años, con las T de Tea­tre. Y ella, Ca­rol Ló­pez, lo ha­rá a par­tir del pró­xi­mo mar­tes en el es­ce­na­rio del Con­dal, con un nue­vo re­par­to. Pe­ro, mu­jer te­nía que ser, Ló­pez ha de­ci­di­do ri­zar el rizo y con­ver­tir aque­lla co­me­dia en una mu­si­cal con par­ti­tu­ras de Marc Pa­rrot. Y, hom­bre al fin y al ca­bo, Bel­bel se ha pues­to a su ser­vi­cio pa­ra echar­le una mano con los tex­tos. “Yo soy muy mas­cu­li­na y Ser­gi, muy fe­me­nino”, di­ce Ló­pez en un ama­go de gol­pe ba­jo a los tó­pi­cos a los que plan­tan ca­ra en Ho­mes, un es­pec­tácu­lo con tin­tes de ca­ba­ret en el que a tra­vés de es­ce­nas y can­cio­nes van di­sec­cio­nan­do con bis­tu­rí y sen­ti­do del hu­mor to­do aque­llo que ha­ce di­fe­ren­tes a hom­bres y mu­je­res.

¿Có­mo han cam­bia­do las re­la­cio­nes en­tre hom­bres y mu­je­res en es­tas dos dé­ca­das? ¿Han de­ja­do el tex­to ob­so­le­to?

CA­ROL LÓ­PEZ: No só­lo han cam­bia­do las re­la­cio­nes, sino tam­bién el ti­po de mon­ta­je que que­ría­mos pre­sen­tar. Por eso los tex­tos ori­gi­na­les se han que­da­do vie­jos.

SER­GI BEL­BEL: En el pri­mer mon­ta­je con­tá­ba­mos con cua­tro tex­tos, que or­ga­ni­za­mos pa­ra ofre­cer una evo­lu­ción del hom­bre: pri­me­ro, el jo­ven, el mas­tur­ba­dor, con

Pri­ma­ve­ra, de Fran­cesc Pe­rei­ra; lue­go el trein­ta­ñe­ro, en De co­pes i en

com­pan­yia, de Fe­rran Ver­dés; el cua­ren­tón, en Ra­mon, la pie­za que yo es­cri­bí; y el cin­cuen­tón, en Alo­pè­cia, de Be­net i Jor­net. Era un es­que­ma muy sim­ple, que Ca­rol ha des­car­ta­do por tri­lla­do... Ade­más, en­ton­ces, las ac­tri­ces de T de Tea­tre bá­si­ca­men­te in­ter­pre­ta­ban a per­so­na­jes mas­cu­li­nos, mien­tras que Ca­rol obli­ga a las ac­tua­les a un con­ti­nuo tra­ves­tis­mo en­tre hom­bres y mu­je­res.

C.L.: Van ves­ti­das de hom­bre pe­ro cal­zan ta­co­nes... Bus­cá­ba­mos una cier­ta am­bi­güe­dad.

S.B.: La que exis­te en nues­tra so­cie­dad, don­de se han di­lui­do los con­cep­tos de mas­cu­li­ni­dad y fe­mi­ni­dad.

C.L.: En 1994 no usá­ba­mos mó­vi­les, ni exis­tía Tin­der… An­tes, una mu­jer so­la era una sol­te­ro­na, mien­tras que aho­ra pue­de te­ner hi­jos o em­pa­re­jar­se con otra mu­jer sin que la so­cie­dad la con­de­ne. Así que no tu­vi­mos más re­me­dio que ha­cer cam­bios en el mon­ta­je. Par­ti­mos de la ba­se de que los hom­bres tie­nen mie­do, por­que creen que las mu­je­res es­tán ad­qui­rien­do de­ma­sia­do po­der. To­do ha cam­bia­do. Los ro­les es­tán en cri­sis. Y el ma­cho ibé­ri­co es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción... aun­que Do­nald Trump dé ese

per­fil y ha­ya ga­na­do las elec­cio­nes.

S.B.: Pac­ta­mos un leit­mo­tiv: ser hom­bre no es­tá de mo­da.

C.L.: Y ser mu­jer sí lo es­tá. Aun­que to­da­vía ten­ga­mos que ga­nar ba­ta­llas co­mo la del suel­do.

S.B.: Ca­da vez más mu­je­res ac­ce­den al po­der y no to­das co­pian com­por­ta­mien­tos mas­cu­li­nos. Qui­zás sí lo ha­ce An­ge­la Mer­kel, pe­ro no Ada Co­lau.

C.L.: Si Mi­che­lle Oba­ma se hu­bie­ra pre­sen­ta­do a las elec­cio­nes ame­ri­ca­nas, hu­bie­ra arra­sa­do.

S.B.: Las di­fe­ren­cias es­tán muy acu­sa­das en el mun­do em­pre­sa­rial: las mu­je­res tien­den al pac­to; y los hom­bres, al or­deno y man­do. Así que, por ley, yo obli­ga­ría a que en los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción hu­bie­ra un 50% de mu­je­res.

C.L.: Car­me Por­ta­ce­li, que aca­ba de ac­ce­der a la di­rec­ción del tea­tro Es­pa­ñol de Ma­drid, es­tá po­nien­do en prác­ti­ca la idea de pa­ri­dad.

¿Es­táis a fa­vor de las po­lí­ti­cas de igual­dad?

C.L.: No me gus­tan, pe­ro son ne­ce­sa­rias por­que, cuan­do se ha re­par­ti­do el pas­tel, no se ha pen­sa­do en la mu­jer. Aun­que lo me­jor se­ría que las de­ci­sio­nes siem­pre se to­ma­rán en fun­ción de la ca­li­dad de los pro­yec­tos, los pre­sen­te un hom­bre o una mu­jer, al­guien que aca­ba de in­te­grar­se en la pro­fe­sión o uno de sus miem­bros his­tó­ri­cos.

Vol­va­mos a ‘Ho­mes’, ¿qué ha­béis con­ser­va­do del tex­to ori­gi­nal?

S.B.: Só­lo que­dan el es­pí­ri­tu y dos es­ce­nas y me­dia. El res­to ha cam­bia­do. Es nue­vo.

¿Y có­mo ha­béis tra­ba­ja­do los nue­vos tex­tos?

C.L.: Ha si­do muy fá­cil...

S.B: Aun­que ha­ya­mos te­ni­do que es­cri­bir le­tras de can­cio­nes, que es al­go muy di­fí­cil.

¿Ha­bíais es­cri­to can­cio­nes an­tes?

S.B.: Yo sí. Pa­ra Soc llet­ja y El temps de Planck.

C.L.: Yo nun­ca. Y lo que he he­cho ha si­do lan­zar ideas, frases...

S.B.: Y en­tre Marc Pa­rrot y yo les dá­ba­mos la vuel­ta. A ve­ces Marc res­pe­ta­ba mis tex­tos y otras, los cam­bia­ba. Y des­pués, Ca­rol, du­ran­te los en­sa­yos, los tra­ba­ja­ba a par­tir de im­pro­vi­sa­cio­nes con las ac­tri­ces; igual que yo hi­ce en el mon­ta­je ori­gi­nal.

C.L.: Si que­ría­mos un es­pec­tácu­lo di­rec­to, fres­co, era ne­ce­sa­rio tra­ba­jar los tex­tos des­de la im­pro­vi­sa­ción; aun­que, lue­go, las im­pro­vi­sa­cio­nes, se ten­gan que es­cri­bir.

S.B.: Y las ac­tri­ces se las ten­gan que apren­der.

Por eso has es­co­gi­do ac­tri­ces que te per­mi­tan im­pro­vi­sar: Ag­nès Bus­quets y Mi­reia Por­tas, que pro­ce­den del equi­po de ‘Po­lò­nia’ de TV3, jun­to a An­na Ba­rra­chi­na, Al­ba Flo­re­jachs y Glò­ria Sir­vent.

C.L.: He es­co­gi­do ac­tri­ces que su­pie­ran im­pro­vi­sar y que pu­die­ran crear en­tre ellas la mis­ma com­pli­ci­dad que te­nían las T de Tea­tre.

S.B.: Una de las co­sas que ca­da vez me ho­rro­ri­zan más del tea­tro es el tiem­po que en los en­sa­yos de­di­ca­mos a re­pe­tir y re­pe­tir los tex­tos. Los in­gle­ses en­sa­yan mu­chos me­nos días por­que los ac­to­res lle­gan con el tex­to apren­di­do y una propuesta de in­ter­pre­ta­ción.

C.L.: A mí esa par­te del tra­ba­jo no me mo­les­ta.

S.B.: A mí, sí; aun­que me gus­ta mu­cho di­ri­gir. Pe­ro con la cri­sis, los ac­to­res tie­nen que in­vo­lu­crar­se en mu­chos pro­yec­tos si­mul­tá­neos y eso lo com­pli­ca to­do.

C.L.: Sí, por­que quien tie­ne que so­lu­cio­nar los pro­ble­mas que ge­ne­ra esa falta de tiem­po es el di­rec­tor: da­mos el per­mi­so pa­ra que se au­sen­ten y, lue­go, te­ne­mos que lo­gar cua­drar la agen­da y los ho­ra­rios.

¿Ha­céis de pro­fe­sor?

C.L.: Ha­ce­mos más de psi­có­lo­go.

S.B.: De psi­có­lo­go, de pro­fe­sor, de dic­ta­dor a ve­ces...

C.L.: De pa­dre, de ma­dre, ges­tor...

¿De dic­ta­dor?

S.B.: A ve­ces es ne­ce­sa­rio, por­que du­ran­te los en­sa­yos hay un mo­men­to en el que to­do el mun­do opi­na y al­guien tie­ne que po­ner or­den.

C.L.: No pue­des per­mi­tir que to-

“Los ro­les es­tán en cri­sis; y el ma­cho ibé­ri­co es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción... aun­que Trump dé ese per­fil”

FO­TO: XA­VIER CER­VE­RA

Ser­gi Bel­bel y Ca­rol Ló­pez en el Mu­seu del Dis­seny de Bar­ce­lo­na du­ran­te la char­la con ‘Cul­tu­ra/s’

FO­TO: XA­VIER CER­VE­RA

Bel­bel y Ló­pez, am­bos con una só­li­da tra­yec­to­ria en el tea­tro, com­par­ten au­to­ría en ‘Ho­mes’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.