Wee­ge, el fo­to­gra­to

La Vanguardia - Culturas - - Portada - ISA­BEL GÓ­MEZ MELENCHÓN

De su co­no­ci­mien­to de la ca­lle Wee­gee ha­bía in­fe­ri­do un ho­ra­rio pa­ra los di­fe­ren­tes ti­pos de de­li­tos

Wee­gee tie­ne en in­glés una fo­né­ti­ca si­mi­lar a Oui­ja, y por eso, por su ca­pa­ci­dad de otro mun­do pa­ra per­so­nar­se en la es­ce­na del cri­men an­tes que na­die, a Art­hur Fe­llig (1899-1968) sus co­le­gas de la pren­sa de Nue­va York, la pro­pia po­li­cía e in­clu­so los chi­cos de la mafia lo lla­ma­ban Wee­gee. Con ese nom­bre fir­ma­ba tam­bién sus fo­to­gra­fías, con un au­to­cons­cien­te y a la vez iró­ni­co Wee­gee the fa­mous, sa­be­dor de que su tra­ba­jo era ex­cep­cio­nal y so­bre­vi­vi­ría a la no­to­rie­dad efí­me­ra de los su­ce­sos que fo­to­gra­fia­ba y así lle­ga­ban a la pri­me­ra pla­na de los pe­rió­di­cos en los años 30 y 40.

“Mi co­che se con­vir­tió en mi ho­gar. Era un bi­pla­za, con un ma­le­te­ro es­pe­cial ex­tra­gran­de. Guar­dé to­do allí: una cá­ma­ra ex­tra, los cas­qui­llos de las bom­bi­llas de flash, una má­qui­na de es­cri­bir, bo­tas de bom­be­ro, ca­jas de ci­ga­rros, sa­la­mi, pe­lí­cu­la de in­fra­rro­jos pa­ra dis­pa­rar en la os­cu­ri­dad, un re­cam­bio de ro­pa in­te­rior, uni­for­mes, dis­fra­ces y za­pa­tos ex­tras y cal­ce­ti­nes”, es­cri­bió en 1961 el fo­tó­gra­fo en su au­to­bio­gra­fía We­gee by

Wee­ge, tam­bién el tí­tu­lo de la ex­po­si­ción que Fo­to Co­lec­ta­nia le de­di­ca a par­tir del 5 de ju­lio, a tra­vés de la co­lec­ción Auer. Una de las imá­ge­nes más co­no­ci­das del pro­pio Wee­gee y que acom­pa­ña es­tas líneas lo mues­tra tra­ba­jan­do con su má­qui­na de es­cri­bir en el ma­le­te­ro de su co­che. Allí re­ve­la­ba tam­bién las fo­to­gra­fías y com­po­nía los pe­que­ños tex­tos ex­pli­ca­ti­vos que las acom­pa­ña­ban. Des­pués co­rría a ofre­cer­las a los pe­rió­di­cos y agencias: un fo­tó­gra­fo de ca­lle, do­ta­do del ins­tin­to y la ur­gen­cia del pe­rio­dis­mo, fas­ci­na­do por la cró­ni­ca ne­gra vi­sual de la que es re­fe­ren­te y crea­dor de una es­té­ti­ca que mar­có a los ta­bloi­des; un per­so­na­je con el pu­ro siem­pre en la bo­ca y la mi­ra­da ju­gue­to­na que po­dría ha­ber com­par­ti­do car­tel con los pro­ta­go­nis­tas de cual­quie­ra de las ver­sio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas de Pri­me­ra pla­na.

Art­hur Fe­llig ha­bía na­ci­do en una fa­mi­lia ju­día or­to­do­xa co­mo Us­her Fe­llig en Zo­lo­chiv, en­ton­ces par­te >

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.