¿Qué se­duc­tor nos se­du­ce más?

So­fía Cop­po­la Re­cu­pe­ra y po­ne al día un tí­tu­lo clá­si­co: ‘El se­duc­tor’, que Don Sie­gel di­ri­gió en 1971 con Clint East­wood . Aho­ra se lla­ma ‘La se­duc­ción’ In­da­ga­mos aquí en se­me­jan­zas y di­fe­ren­cias: ¿có­mo ha cam­bia­do el ci­ne en ca­si cin­cuen­ta años?

La Vanguardia - Culturas - - Pantallas - VIO­LE­TA KOVAKSICS

En un mo­men­to de La se­duc­ción, la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de So­fia Cop­po­la, un gru­po de chi­cas apa­re­cen sen­ta­das, unas jun­to a las otras, ves­ti­das de sa­tín, ro­sa­do, cre­ma, ver­de sua­ve o ce­les­te. El vue­lo de ca­da una de las fal­das se mez­cla, en una ma­sa de to­nos pas­tel. Al fon­do del plano ve­mos a un hombre, un sol­da­do. El plano, ex­qui­si­to en su com­po­si­ción y en sus to­na­li­da­des, re­su­me la si­tua­ción: he­ri­do en ple­na gue­rra ci­vil ame­ri­ca­na, el ca­po­ral se ha ins­ta­la­do en la re­si­den­cia fe­me­ni­na y se con­vier­te en un cuer­po ex­tra­ño en me­dio de ese gi­ne­ceo de co­lor pas­tel.

En ver­dad, es­te plano, y esos ves­ti­dos, de­ter­mi­nan el tono de la pe­lí­cu­la de Cop­po­la, que ha afron­ta­do un re­to ma­yúscu­lo: rea­li­zar una nue­va ver­sión de El se­duc­tor, la sub­ver­si­va pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Don Sie­gel y pro­ta­go­ni­za­da por Clint East­wood a prin­ci­pios de los se­ten­ta. Cop­po­la ha rea­li­za­do un re­ma­ke que pre­ser­va la his­to­ria, in­clu­so los am­bien­tes y per­so­na­jes, pe­ro que se dis­tan­cia de su re­fe­ren­te sim­ple­men­te por­que su pues­ta en es­ce­na es dis­tin­ta.

Cop­po­la plan­tea una fo­to­gra­fía en la que la bru­ma ejer­ce de fil­tro. En un mo­men­to de La se­duc­ción, la di­rec­to­ra po­sa su cá­ma­ra en la ven­ta­na, des­de don­de las chi­cas ob­ser­van lo que acon­te­ce fue­ra. El plano se em­bo­rro­na, evi­den­cian­do, así, que to­do se con­tem­pla a tra­vés de un cris­tal, des­de el in­te­rior de la ca­sa. Con de­ta­lles co­mo es­te, Cop­po­la ha pri­vi­le­gia­do la sen­sa­ción de en­cie­rro. Una lla­ve, en una ce­rra­du­ra. La ver­ja que ro­dea el re­cin­to. Si en la pe­lí­cu­la de Sie­gel la cá­ma­ra lo­gra­ba sa­lir del lu­gar a tra­vés de los flash­backs de los pro­ta­go­nis­tas, la de Cop­po­la pres­cin­de de es­te re­cur­so. En La

se­duc­ción, la gue­rra es un gran fue­ra de cam­po, son los dis­pa­ros, que re­tum­ban de fon­do, co­mo tam­bo­res, co­mo una si­nies­tra y le­ja­na ban­da so­no­ra que al­can­za el lu­gar don­de vi­ven es­tas mu­je­res. Sin em­bar­go, “ellas no ig­no­ran lo que hay ahí fue­ra”, tal co­mo di­ce el ca­po­ral, in­ter­pre­ta­do por el ac­tor Co­lin Fa­rrell, un hombre que, de he­cho, es un sim­ple mer­ce­na­rio que no se sig­ni­fi­ca por nin­gún ban­do.

La gue­rra apa­re­ce co­mo un ru­mor. La ampu­tación que­da se­pul­ta­da en una bri­llan­te elip­sis. Y tam­bién des­apa­re­ce la sir­vien­ta ne­gra del fil­me de Sie­gel. En el fon­do, Cop­po­la ha es­te­ri­li­za­do el fil­me de Sie­gel, en una ope­ra­ción muy pro­pia de nues­tra épo­ca, la de lo vir­tual y lo si­mu­la­do. Aquí hay vio­len­cia con po­ca san­gre. Hay una gue­rra ci­vil sin fren­te y sin ra­cis­mo.

En El se­duc­tor, Don Sie­gel de­ci­dió de­jar la mu­ti­la­ción de la pier­na en fue­ra de cam­po, en una es­ce­na

Cop­po­la ha es­te­ri­li­za­do el fil­me. Hay vio­len­cia con po­ca san­gre. Hay una gue­rra ci­vil sin fren­te y sin ra­cis­mo

que evi­den­cia, bri­llan­te­men­te, el gus­to por la es­té­ti­ca del te­rror y de la se­rie B de la pe­lí­cu­la: el ros­tro su­do­ro­so de East­wood, los as­pa­vien­tos de las mu­je­res, y una som­bra ex­pre­sio­nis­ta de la sie­rra im­pre­sa so­bre la pa­red. La di­rec­to­ra cam­bia el fue­ra de cam­po por la elip­sis. Con el ca­po­ral he­ri­do tras caer por las es­ca­le­ras de la ca­sa, Mart­ha, la di­rec­to­ra, en­car­na­da aquí por la ac­triz Ni­co­le Kid­man, su­gie­re que la úni­ca so­lu­ción es cor­tar la pier­na. Cop­po­la fil­ma el mo­men­to de for­ma ta­jan­te, iró­ni­ca, qui­rúr­gi­ca: Kid­man mi­ra ha­cia el fren­te, y di­ce: “Tráe­me el li­bro de ana­to­mía”. Cor­te, a ne­gro. Y el otro cor­te, el de la pier­na, que­da así ocul­to, en una ma­gis­tral elip­sis.

La de Sie­gel era cla­ra­men­te una pe­lí­cu­la de te­rror. La de Cop­po­la es otra co­sa. Es cu­rio­so: en un mo­men­to en que el con­cep­to de pues­ta en es­ce­na se po­ne en en­tre­di­cho, en cri­sis, La se­duc­ción se sig­ni­fi­ca pre­ci­sa­men­te a par­tir de es­te. La iro­nía, en la pe­lí­cu­la de Cop­po­la, se des­pren­de de la pues­ta en es­ce­na, de la lu­mi­no­si­dad de unas imá­ge­nes que es­con­den al­go te­rri­ble, ocul­to. En La se­duc­ción , el de­seo no se ex­pli­ci­ta a par­tir del re­cuer­do o de la voz en off, sino del ges­to de Mart­ha que lim­pia, con un pa­ño mo­ja­do, el cuer­po del sol­da­do he­ri­do: pri­me­ro, el cue­llo; lue­go, los de­dos; lue­go, las pier­nas. Las go­tas de agua se po­san so­bre la piel del ca­po­ral, y Mart­ha con­tem­pla el pa­ño que cu­bre el pe­ne del pa­cien­te.

En Can­nes, So­fia Cop­po­la afir­mó que su pe­lí­cu­la pri­vi­le­gia el pun­to de vis­ta de las mu­je­res, mien­tras la de Sie­gel se cen­tra­ba un po­co más en el del sol­da­do in­ter­pre­ta­do por Clint East­wood. Es­tá cla­ro que Co­lin Fa­rrell no es East­wood, un ac­tor cu­ya au­ra de se­duc­tor im­preg­na la pe­lí­cu­la. En es­te sen­ti­do, la fuer­za de La se­duc­ción de Cop­po­la es­tá en sus ac­tri­ces: en la frial­dad de Kid­man, en la pi­ca­res­ca de Elle Fan­ning, en la amar­gu­ra inocen­te de Kirs­ten Dunst. Cop­po­la flir­tea con el ima­gi­na­rio de lo que se su­po­ne fe­me­nino. Se fi­ja en co­sas “de chi­cas”, en un ca­mi­són bor­da­do y em­ba­la­do en pa­pel de se­da, en un la­zo que re­co­ge el pe­lo, en un ves­ti­do de sa­tín de to­nos pas­tel. Y las su­mer­ge en una pe­lí­cu­la gó­ti­ca. |

Mart­ha, la di­rec­to­ra de la ca­sa, su­gie­re que la úni­ca so­lu­ción es cor­tar la pier­na. “Tráe­me el li­bro de ana­to­mía”, di­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.