West­world

La Vanguardia - Culturas - - Mirada|s -

pa­ra amar hay que con­fiar en el re­la­to del otro. Creér­se­lo. El ma­tri­mo­nio con­sis­te en sus­pen­der tu cre­du­li­dad –co­mo el pac­to na­rra­ti­vo.

En esa ter­ce­ra tem­po­ra­da de

ve­mos que un per­so­na­je ha es­cri­to la vi­da y milagros del pro­ta­go­nis­ta. Una suer­te de Nuevo Tes­ta­men­to que re­su­me los mo­men­tos más im­por­tan­tes que ha vi­vi­do Ke­vin an­te nues­tros ojos. Al­go pa­re­ci­do ocu­rre en la sex­ta tem­po­ra­da de

(2011-), cuan­do Ar­ya asis­te a una fun­ción de un gru­po de tea­tro am­bu­lan­te que re­pre­sen­ta una sá­ti­ra de los he­chos que ella mis­ma ha su­fri­do, co­mo el in­ces­to de Cer­sei y Jai­me Lan­nis­ter y el rei­na­do del pér­fi­do Jof­frey Ba­rat­heon. Un ter­cer ejem­plo de esa mis­ma ne­ce­si­dad de au­to­rre­pre­sen­ta­ción lo en­con­tra­mos al fi­nal de cuan­do Adam Sac­kler, que se ha se­pa­ra­do de Han­nah y se ha em­pa­re­ja­do con su me­jor ami­ga, Jes­sa, de­ci­de ro­dar una película que re­cons­tru­ya en cla­ve de fic­ción su enamo­ra­mien­to de la pro­ta­go­nis­ta.

Esos ejer­ci­cios de me­ta­fic­ción se in­ser­tan en un con­tex­to ge­ne­ral que po­dría­mos lla­mar –si­guien­do el es­tu­pen­do en­sa­yo de Si­mon Rey­nolds so­bre el pop–

la adic­ción de las se­ries a su pro­pio pa­sa­do. Na­rra­cio­nes por lo ge­ne­ral que en sus pri­me­ras tem­po­ra­das ape­nas ha­blan del pa­sa­do de sus pro­ta­go­nis­tas, pe­ro cuan­do en­tran en su fa­se fi­nal se vuel­ven inevi­ta­ble­men­te me­lan­có­li­cas, má­qui­nas sen­ti­men­ta­les de re­cor­dar tan­to lo que exis­tió an­te nues­tros ojos co­mo lo que se man­tu­vo siem­pre en el fun­di­do a ne­gro de la elip­sis. Así, el fan­tas­ma de Will Gard­ner acom­pa­ña a Ali­cia Flo­rrick en los úl­ti­mos ca­pí­tu­los de (2009-2016): regresa co­mo

el due­lo del aman­te per­di­do cuan­do es la pro­pia se­rie la que se es­tá mu­rien­do. O cuan­do se aca­ban sus vi­das de fic­ción, tan­to la gran vi­lla­na Gem­ma Te­ller de

(2008-2014) co­mo el ga­lán en cri­sis Don Dra­per de (2007-2015) deciden vi­si­tar las ca­sas de su in­fan­cia –co­mo si fue­ra real­men­te po­si­ble re­cu­pe­rar­las, vol­ver a la ma­triz, estar a sal­vo.

Son va­rias las ra­zo­nes de tan­ta au­to­con­cien­cia. Por un la­do, te­ne­mos los me­ca­nis­mos in­ter­nos. En un con­tex­to de com­pe­ten­cia sal­va­je por en­trar –pri­me­ro– en la es­fe­ra de aten­ción del es­pec­ta­dor, y –des­pués– en su me­mo­ria emo­cio­nal, las se­ries re­cu­rren a las au­to­rre­fe­ren­cias pa­ra pro­vo­car en sus es­pec­ta­do­res com­pli­ci­dad y re­co­no­ci­mien­to, una fi­de­li­dad en tiem­po real que ase­gu­re una cier­ta fi­de­li­dad re­tros­pec­ti­va. Pe­ro al mis­mo tiem­po es­ta­ble­cen re­fe­ren­cias cruzadas, a me­nu­do en for­ma de chis­tes, porque este fe­nó­meno ya du­ra un cuar­to de si­glo (si asu­mi­mos co­mo pun­to de par­ti­da la pri­me­ra tem­po­ra­da de

y co­mien­za a ate­so­rar una me­mo­ria co­lec­ti­va, una cier­ta con­cien­cia de en­ti­dad au­tó­no­ma, un cier­to or­gu­llo ar­tís­ti­co.

Por el otro la­do, te­ne­mos las cau­sas ex­ter­nas. Des­de que HBO se con­vir­tie­ra ha­ce más de quin­ce años en la mar­ca por ex­ce­len­cia de la pro­duc­ción te­le­vi­si­va, im­pri­mien­do cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas a to­das sus se­ries, esa ten­den­cia no ha he­cho más que cre­cer. No só­lo te­ne­mos fi­gu­ras co­mo la de Ryan Murphy en FX, que de­vie­ne una es­pe­cie de que im­pri­me su es­ti­lo per­so­nal a una cons­te­la­ción de pro­duc­cio­nes, sino que ob­ser­va­mos en Net­flix un con­trol estilístico y ar­gu­men­tal de to­das sus obras que, al tiem­po que ase­gu­ran un ni­vel no­ta­ble de ca­li­dad, tam­bién las uni­for­mi­za. No hay más que pen­sar en có­mo ha

En el co­ra­zón del par­que te­má­ti­co ‘West­world’ hay una ma­que­ta que lo re­pre­sen­ta. Una sa­la de con­trol pan­óp­ti­ca, ab­so­lu­ta­men­te in­for­ma­ti­za­da, que per­mi­te ges­tio­nar en tiem­po real to­dos los da­tos que tie­nen que ver con to­dos los vi­si­tan­tes y con to­das las tra­mas na­rra­ti­vas que los afec­tan. La se­rie se mues­tra a sí mis­ma en mi­nia­tu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.