Pa­lau i Fa­bre en la pla­ya de Gri­feu

Un có­mic de Ju­lià Gui­lla­mon y Toni Be­na­ges

La Vanguardia - Culturas - - Portada - JU­LIÀ GUI­LLA­MON

‘Jo­sep Pa­lau i Fa­bre. La joia de viu­re’ es una de las ini­cia­ti­vas más in­no­va­do­ras del Any Pa­lau i Fa­bre que se ce­le­bra en el 2017. Un có­mic, con guión de Ju­lià Gui­lla­mon y di­bu­jos de Toni Be­na­ges i Ga­llard, con las fan­ta­sías de Pa­lau en el Alt Em­por­dà. Acom­pa­ña una ex­po­si­ción que po­drá ver­se en Lla­nçà. Ju­lià Gui­lla­mon ex­pli­ca la gé­ne­sis del pro­yec­to y re­pro­du­ci­mos, aquí, un ca­pí­tu­lo

Jo­sep Pa­lau i Fa­bre (Bar­ce­lo­na 1917-2008) es uno y va­rios. Poe­ta rebelde, es­cri­tor tor­tu­ra­do, me­mo­ria­lis­ta reivin­di­ca­ti­vo, enamo­ra­do de Pi­cas­so. En la ima­gen que se da más ha­bi­tual­men­te es un hom­bre en con­flic­to con el mun­do, que no aca­ba de en­ca­jar en él y que, co­mo reac­ción, se re­fu­gia en un in­di­vi­dua­lis­mo ra­di­cal y, a ve­ces, des­afo­ra­do. Es el Pa­lau del poe­ma La sa­ba­ta, del tea­tro de

Don Joan y del vo­lu­men de me­mo­rias El mons­tre, ins­pi­ra­do en En de­fen­sa prò­pia de Ver­da­guer y con­ce­bi­do co­mo una su­ce­sión de es­cu­pi­ta­jos con­tra to­dos aque­llos –em­pe­zan­do por la ma­dre– que le amar­ga­ron la vida.

El mons­tre es un li­bro que me tor­men­ta. Ca­da vez que lo re­leo me pre­gun­to si ha­bría­mos sido tan ami­gos si Pa­lau hu­bie­ra sido tal co­mo se pin­ta en ese vo­lu­men. A me­dia­dos de los años ochen­ta co­no­cí a otro Pa­lau, di­ver­ti­do, in­ge­nio­so, apa­sio­na­do, co­ti­lla, un Pa­lau que se cui­da­ba co­mo un yo­gui, con la idea de no mo­rir nun­ca. Cuan­do pa­sá­ba­mos la tar­de en la ca­si­ta que te­nía cer­ca de la pla­ya de Gri­feu, en Lla­nçà, tra­ba­jan­do en su obra, a ve­ces se le en­som­bre­cía el ros­tro. En­ton­ces con­ta­ba que su ma­dre nun­ca le qui­so, que en Pa­rís sus ami­gos lo de­ja­ron en la es­ta­ca­da cuan­do sur­gió la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar en el ci­ne o que Pe­ru­cho le que­ría ro­bar el amor de Pi­cas­so. Era un mo­men­to y en se­gui­da vol­vía a reír.

Cuan­do la Fun­da­ció Pa­lau de Cal­des d’Es­trac plan­teó los ac­tos del cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to, pe­dí ela­bo­rar un pro­yec­to que ex­pli­ca­ra có­mo era ese Pa­lau que co­no­cí. Una ex­po­si­ción (que se pre­sen­ta­rá en la Ca­sa de Cul­tu­ra de Lla­nçà a par­tir del 5 de agos­to, con el so­por­te del Ayun­ta­mien­to de Lla­nçà, la Dipu­tación de Gi­ro­na y la Fun­da­ció Banc Sa­ba­dell), que en lu­gar de ca­tá­lo­go se

acom­pa­ña­rá de un có­mic pa­ra ex­pli­car las fan­ta­sías ve­ra­nie­gas de nues­tro ami­go.

La idea del có­mic sur­gió des­pués de leer Les ex­tra­or­di­nà­ries aven­tu­res de Fran­cesc Pu­jols,

con guión de Se­bas­tià Roig y di­bu­jos de Toni Be­na­ges i Ga­llard, pu­bli­ca­do por Ma­les Her­bes ha­ce un par de años. Pu­jols encarna a un de­tec­ti­ve pri­va­do. En torno a él apa­re­cen Ger­mai­ne Pi­chot y Ca­sa­ge­mas, J.V. Foix y Mar­cel Du­champ. Es una es­pe­cie de vida pa­ra­le­la del fi­ló­so­fo de Mar­to­rell. La ven­ta­ja de Pa­lau es que,al te­ner tan­tas vi­das, no ha­ce fal­ta in­ven­tar nin­gu­na. Pa­lau era un Little Ne­mo, cal­vo y bar­bu­do. Cuan­do es­ta­ba en Lla­nçà lle­va­ba una vida sen­ci­lla y ru­ti­na­ria, pe­ro su ca­be­za no pa­ra­ba nun­ca. Ima­gi­na­ba con­fa­bu­la­cio­nes, amo­res, pa­sio­nes, in­si­nua­cio­nes fe­me­ni­nas, se veía co­mo un hom­bre pri­mi­ti­vo que sa­le a ca­zar con un ga­rro­te y co­mo un pre­so­crá­ti­co que me­di­ta so­bre el agua y la tie­rra en lo al­to de un pe­ñas­co. Es­tos cam­bios de per­so­na­li­dad se pro­du­cían en su mo­lle­ra mu­chas ve­ces al día.

Lla­mé a Be­na­ges y le ex­pli­qué lo que ha­bía pen­sa­do. La ver­dad es que no me cos­tó lo más mí­ni­mo con­ven­cer­le. Tras un par de en­cuen­tros y de cua­tro es­bo­zos de guión pa­re­cía co­mo si nos co­no­cié­ra­mos de to­da la vida.

La his­to­ria tie­ne dos lí­neas de tiem­po que se su­per­po­nen. Una se cuen­ta en ho­ras. La pri­me­ra his­to­ria pa­sa por la ma­ña­na, la se­gun­da a la ho­ra del ba­ño, la ter­ce­ra mien­tras Pa­lau co­ci­na, la cuar­ta por la tar­de cuan­do

Pa­lau era un Little Ne­mo, cal­vo y bar­bu­do, de vida ru­ti­na­ria, pe­ro su ca­be­za no pa­ra­ba

Jo­sep Pa­lau i Fa­bre en la pla­ya de Gri­feu, en Lla­nçà, en los años no­ven­ta

Ju­lià Gui­lla­mon i Toni Be­na­ges i Ga­llard Jo­sep Pa­lau i Fa­bre. La joia de viu­re MA­LES HER­BES. 64 PÁ­GI­NAS. 18 EU­ROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.