Big Sur

De Ibi­za a Mon­tauk, los lu­ga­res que se aso­cian con las va­ca­cio­nes son tam­bién te­rri­to­rio abo­na­do pa­ra la crea­ción. En es­ta se­rie re­pa­sa­mos al­gu­nos des­ti­nos que si­guen dan­do mu­cho jue­go

La Vanguardia - Culturas - - En Verano -

Mu­chos es­pec­ta­do­res de Mad Men vie­ron des­con­cer­ta­dos có­mo Don Dra­per se con­ver­tía en el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de la se­rie en un ti­po que ha­ce yo­ga, vis­te de blan­co y abra­za a des­co­no­ci­dos en un re­ti­ro es­pi­ri­tual en Big Sur. Pe­ro cual­quier sos­pe­cha de re­for­ma de ese im­pos­tor cí­ni­co y oca­sio­nal­men­te sen­ti­men­tal era in­fun­da­da. Dra­per re­ci­cló to­da esa ex­pe­rien­cia en uno de los anun­cios más fa­mo­sos de la his­to­ria (y más ma­ni­queos o emo­ti­vos, se­gún quien lo vea), ese en el que jó­ve­nes de to­dos los co­lo­res ves­ti­dos co­mo hip­pies de catálogo can­tan “me gus­ta­ría com­prar­le al mun­do una Co­ca-Co­la”.

El ho­tel mo­nas­te­rio new age en el que tu­vo la epi­fa­nía exis­te y se lla­ma Esa­len. Se de­fi­ne co­mo una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro, pe­ro una se­ma­na de alo­ja­mien­to y me­di­ta­ción sa­le por unos 4.500 eu­ros y un fin de se­ma­na en un sa­co de dor­mir por unos 400. Esa­len se en­cuen­tra en el mis­mo cen­tro geo­grá­fi­co y sim­bó­li­co de Big Sur, el tro­zo de cos­ta que ocu­pa unos 150 ki­ló­me­tros en­tre Los Án­ge­les y San Fran­cis­co y que to­da­vía hoy re­sul­ta di­fí­cil de abor­dar. No tie­ne un ae­ro­puer­to cer­cano, la co­ber­tu­ra de los mó­vi­les es ma­la y a los con­duc­to­res se les ad­vier­te que car­guen el tan­que an­tes de en­trar por­que no se sa­be dón­de es­ta­rá la si­guien­te gasolinera. Hay pla­yas, pe­ro no pa­ra cha­po­tear y plan­tar la som­bri­lla, tal co­mo con­ci­ben los me­di­te­rrá­neos aquí una pla­ya. Mu­chas tie­nen un ac­ce­so com­pli­ca­do, si no im­po­si­ble, y se que­dan pa­ra el dis­fru­te de los leo­nes ma­ri­nos y los tu­ris­tas que las con­tem­plan des­de la ca­rre­te­ra.

Con sus pai­sa­jes es­pec­ta­cu­la­res y sus ca-

sas en­te­rra­das en la ma­le­za, la zo­na tie­ne aso­cia­cio­nes bohe­mias des­de que el poe­ta Ro­bin­son Jef­fers le de­di­có va­rios poe­mas en los años vein­te, uno de los cua­les adap­ta­rían des­pués los Beach Boys. Jack Ke­rouac es­cri­bió en Big Sur, vía su al­ter ego Jack Du­luoz, so­bre el po­ten­cial sui­ci­da de esos acan­ti­la­dos. Henry Mi­ller, que vi­vió allí des­de 1944

a 1962, ti­tu­ló sus me­mo­rias Big Sur y

las na­ran­jas de Hye­ro­ni­mus Bosch y no se can­só de es­cri­bir de una zo­na en la que “siem­pre se es cons­cien­te del tiem­po, el es­pa­cio, la gran­de­za y el si­len­cio”. Lle­gó allí por re­co­men­da­ción del ar­tis­ta grie­go Jean Var­da y al prin­ci­pio se alo­jó en una ca­ba­ña que se ha­bían he­cho cons­truir Or­son We­lles y Ri­ta Hay­worth. La ca­si­ta aca­ba­ría sien­do un res­tau­ran­te, Ne­pent­he, con su pro­pia le­yen­da. Dy­lan Tho­mas, Man Ray, Kim No­vak y Clint Eastwood (que aca­ba­ría sien­do al­cal­de del ve­cino Car­mel) pa­sa­ron por allí y Ri­chard Bur­ton y Eli­za­beth Tay­lor ro­da­ron allí una es­ce­na de la pe­lí­cu­la Cas­ti­llos en la are­na. Ellos eran más de bour­bon que de yo­ga.

GETTY

Arri­ba: de iz­quier­da a de­re­cha, el poe­ta Eric Bar­ker, el es­cri­tor Henry Mi­ller, el es­cul­tor Harry Dick Ross y el ar­queó­lo­go Gi­les G. Hea­ley com­par­ten ri­sas en el res­tau­ran­te Ne­pent­he, ju­lio de 1959

GETTY

Iz­quier­da: los ac­to­res Eli­za­beth Tay­lor y Ri­chard Bur­ton en una pla­ya de Big Sur du­ran­te el ro­da­je de ‘Cas­ti­llos en la are­na’ Jun­to a es­tas lí­neas, Don Dra­per ha­cien­do yo­ga en un re­ti­ro es­pi­ri­tual en el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de ‘Mad Men’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.