4, 3, 2, 1... ¡Aus­ter!

La Vanguardia - Culturas - - En Verano - SER­GIO VI­LA-SANJUÁN

El pró­xi­mo 9 de sep­tiem­bre, Paul Aus­ter ven­drá a Bar­ce­lo­na den­tro de la ca­da vez más con­so­li­da­da Set­ma­na del Lli­bre en Ca­ta­là. Y trae nue­va no­ve­la ba­jo el bra­zo: 4321.

Aus­ter, co­mo Woody Allen, es un crea­dor muy vin­cu­la­do a Nue­va York y es­pe­cial­men­te apre­cia­do en­tre no­so­tros. Bar­ce­lo­na fue la pri­me­ra ciu­dad es­pa­ño­la que pi­só co­mo au­tor. Lo hi­zo den­tro de un pro­gra­ma del Ins­ti­tut d’Es­tu­dis Nord-ame­ri­cans, en su épo­ca de má­xi­mo es­plen­dor ba­jo la di­rec­ción de John Zve­reff, en ma­yo de 1990. El au­tor de El pa­la­cio de la lu­na com­par­tió car­tel con otros au­to­res de mo­da en­ton­ces, co­mo Jay McI­ner­ney o Ali­son Lu­rie. La Van­guar­dia me en­vió a en­tre­vis­tar­le a EE.UU. y así es co­mo re­ca­lé en la exi­gua plan­ta ba­ja de Brooklyn don­de tra­ba­ja­ba, y en el mag­ní­fi­co pi­so don­de vi­vía con su mu­jer, Si­ri Hust­vedt, y su hi­ja, Sop­hie. Se­ma­nas más tar­de, ya en Bar­ce­lo­na, su con­fe­ren­cia en el Ins­ti­tut fue un éxi­to, pe­ro lue­go fui­mos a ce­nar con Jor­ge He­rral­de a un res­tau­ran­te del Ra­val; al es­cri­tor y su es­po­sa la co­ci­na ma­ri­ne­ra les sen­tó mal y pa­sa­ron un par de días bas­tan­te re­vuel­tos.

Siem­pre me ha pa­re­ci­do un maes­tro, aun­que en cier­ta épo­ca de­jé de leer­lo por­que me dio la im­pre­sión de que se re­pe­tía. Lo re­cu­pe­ré des­pués y creo que es­tá te­nien­do una ma­du­rez en­vi­dia­ble. Sus úl­ti­mos li­bros (Dia­rio

de in­vierno, Sun­set Park) han si­do muy bue­nos. En 4321 ha­ce un tour de for­ce, ima­gi­nan­do dis­tin­tas bio­gra­fías po­si­bles de un al­ter ego, Ar­chie Fer­gu­son, des­de su na­ci­mien­to en 1947 has­ta su asen­ta­mien­to en el mun­do adul­to a prin­ci­pios de los años se­ten­ta, fe­cha a la que al­guno de los Ar­chies po­si­bles no lle­gan. Sus his­to­rias re­sul­ta­rán fa­mi­lia­res a los aus­te­ria­nos, ya que re­ela­bo­ran ex­pe­rien­cias apa­re­ci­das en obras au­to­bio­grá­fi­cas co­mo La in­ven­ción de la so­le­dad. Y aun­que al­guno qui­zás vea ex­ce­si­vo de­ta­llis­mo en sus ca­si mil pá­gi­nas, a mí me ha pa­re­ci­do una no­ve­la con­mo­ve­do­ra y oceá­ni­ca so­bre los ca­mi­nos de en­tra­da a la vi­da, sus tram­pas y des­orien­ta­cio­nes, su su­bli­mi­dad y su mi­se­ria. ¡Qué es­tu­pen­da lec­tu­ra! ¡Cha­peau, Paul Aus­ter!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.