Una vo­ca­ción im­pla­ca­ble

Con­si­de­ra­da una de las vo­ces im­por­tan­tes de la li­te­ra­tu­ra eu­ro­pea ac­tual, la es­cri­to­ra ru­ma­na Ana Blan­dia­na ha es­ta­do de gi­ra por Ma­drid, Pam­plo­na y Bar­ce­lo­na con la fi­na­li­dad de pro­mo­ver las re­cien­tes tra­duc­cio­nes apa­re­ci­das en Ca­fè Cen­tral/AdiA Edi­cions

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - NÚ­RIA AL­BE­SA

Se sien­ta en una bu­ta­ca ro­ja con las pier­nas cru­za­das, una son­ri­sa tí­mi­da y un sem­blan­te dis­cre­to. Se afe­rra al li­bro que tie­ne en sus ma­nos, se re­co­ge en sí mis­ma, pe­ro es­tá dis­pues­ta a ha­cer­se es­cu­char. Ba­jo su voz se­re­na se es­con­de la con­cien­cia de una vo­ca­ción im­pla­ca­ble. Ana Blan­dia­na ex­pli­ca que se crió co­bi­ja­da en­tre ho­jas de pa­pel y sa­las re­ple­tas de li­bros. Es cons­cien­te de que la li­te­ra­tu­ra la sal­vó, aun­que tam­bién la pri­vó de mu­chas co­sas, y aún hoy re­co­no­ce que es­ta con­di­ción “l’arren­ca d’en­tre els ho­mes i l’obli­ga a fa­ti­gants es­fo­rços per sos­treu­re’s a la cu­rio­si­tat pú­bli­ca i a po­der con­ti­nuar mi­rant, aten­ta­ment i anò­ni­ma, el món que tra­ves­sa”.

Ana Blan­dia­na na­ció en Ti­mi­soa­ra, Ru­ma­nía, en 1942, y a día de hoy es una de las es­cri­to­ras más re­le­van­tes de su país. En 1959, con so­lo die­ci­sie­te años, y adop­tan­do por pri­me­ra vez el seu­dó­ni­mo Ana Blan­dia­na, Oti­lia Va­le­ria pu­bli­có su pri­mer poe­ma en la re­vis­ta Tri­bu­na. Una cir­cu­lar del go­bierno pron­to la de­cla­ró “hi­ja de un enemi­go del pue­blo” –su pa­dre era sa­cer­do­te or­to­do­xo y fue en­car­ce­la­do en dis­tin­tas oca­sio­nes– y prohi­bió la di­fu­sión de su obra, ade­más de ne­gar­le el ac­ce­so a la uni­ver­si­dad.

Pe­se a los obs­tácu­los, y aún con el seu­dó­ni­mo que la ha acom­pa­ña­do siem­pre, con­si­guió pu­bli­car su pri­mer li­bro de poe­mas en 1964. Uno de los mo­men­tos cul­mi­nan­tes de su ca­rre­ra lle­gó en 1982 al re­ci­bir el pres­ti­gio­so pre­mio Her­der que con­ce­de la Uni­ver­si­dad de Vie­na. Blan­dia­na ha pu­bli­ca­do ca­tor­ce poe­ma­rios, dos vo­lú­me­nes de re­la­tos fan­tás­ti­cos, nue­ve en­sa­yos y una no­ve­la. El re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal es evi­den­te: su obra se ha tra­du­ci­do a vein­ti­cua­tro len­guas. Ade­más de su la­bor li­te­ra­ria y pe­rio­dís­ti­ca, Blan­dia­na se com­pro­me­tió con la cau­sa po­lí­ti­ca apo­yan­do a la de­mo­cra­cia. De he­cho, es­tá con­si­de­ra­da una fi­gu­ra cla­ve de la di­si­den­cia en Ru­ma­nía.

Re­cu­pe­rar una voz ín­ti­ma

Apa­re­ci­do re­cien­te­men­te en la co­lec­ción Fe­ri­da ober­ta, y edi­ta­do con­jun­ta­men­te por Ca­fè Cen­tral y AdiA Edi­cions, La por de la li­te­ra­tu­ra es uno de esos li­bros con co­lum­na ver­te­bral y ca­mi­nar li­ge­ro.

Es­cri­tos con una apa­ren­te sen­ci­llez, los die­ci­séis tex­tos que con­for­man el li­bro se pue­den leer co­mo un con­jun­to de re­fle­xio­nes que con­den­san con acier­to los de­ba­tes in­ter­nos que na­cen en to­do es­cri­tor: Blan­dia­na ha­bla des­de la ex­pe­rien­cia, con sin­ce­ri­dad, de có­mo la lec­tu­ra es la gran com­pe­ti­do­ra de la es­cri­tu­ra, de có­mo se ne­ce­si­tan y se re­pe­len, de los sa­cri­fi­cios im­plí­ci­tos y del sen­ti­mien­to de cul­pa, del de­ca­la­je en­tre la es­cri­tu­ra y el ha­bla, y de su en­cuen­tro con la poe­sía cuan­do era tan so­lo una ni­ña que con­ta­ba sí­la­bas y ju­ga­ba con las pa­la­bras. “Es­cric per­què en­ca­ra no he des­co­bert cap al­tra so­lu­ció més efi­caç, més to­tal per a la me­va ne­ces­si­tat d’exis­tir, per a la me­va exas­pe-

ra­ció de con­vèn­cer-me no no­més que exis­tei­xo, si­nó tam­bé que la me­va exis­tèn­cia té un sen­tit”.

A su vez, la edi­to­rial Pe­ri­fé­ri­ca re­cu­pe­ra Pro­yec­tos de pa­sa­do, un li­bro que com­pi­la on­ce re­la­tos que se ins­cri­ben den­tro de la tra­di­ción fan­tás­ti­ca. En su fic­ción, lo oní­ri­co, su­rrea­lis­ta y so­bre­na­tu­ral se in­fil­tra en la reali­dad que des­cri­be, no pa­ra dis­lo­car­la y con­tra­de­cir­la, sino pa­ra nu­trir­la y re­cons­truir el pa­sa­do. Sus na­rra­cio­nes par­ten de he­chos anec­dó­ti­cos, apa­ren­te­men­te ba­na­les, pe­ro en reali­dad son tan so­lo pre­tex­tos pa­ra aca­bar re­ve­lan­do al lec­tor una cró­ni­ca de la vi­da co­ti­dia­na ba­jo un ré­gi­men to­ta­li­ta­rio que du­ró ca­si me­dio si­glo.

Par­te de su poe­sía se en­cuen­tra pu­bli­ca­da en Pre-Tex­tos, y aho­ra, a su catálogo, se aña­de un li­bro de poe­mas que Blan­dia­na es­cri­bió a los trein­ta años. Oc­tu­bre, no­viem­bre, di­ciem­bre (1972) se re­ve­la co­mo un lar­go poe­ma, de rit­mo len­to, so­bre el amor me­ta­fí­si­co, en el que la mi­to­lo­gía ad­quie­re un es­pe­cial pro­ta­go­nis­mo. El amor des­cri­to –a me­nu­do en­tre dos aman­tes que so­lo se en­cuen­tran en el tiem­po del poe­ma– es oto­ñal, ale­ja­do de la car­na­li­dad de los me­ses de ve­rano, acos­tum­bra­do al frío y a la de­sola­ción, a la pér­di­da de vi­ta­li­dad, cons­cien­te de que la muer­te es la úni­ca for­ma de al­can­zar la ra­cio­na­li­dad. El sue­ño, re­pre­sen­ta­do me­dian­te el co­lor blan­co, es con­ce­bi­do co­mo lu­gar de en­cuen­tro en­tre los aman­tes, co­mo el cris­tal que se­pa­ra el mun­do real del mun­do de las pa­la­bras, co­mo la an­te­cá­ma­ra del no ser.

Blan­dia­na es­cri­be pa­ra res­ta­ble­cer el si­len­cio, en­cuen­tra re­fu­gio en las pa­la­bras, en la poe­sía, en el len­gua­je que ver­te­bra su pen­sa­mien­to y a la vez lo li­mi­ta. To­do ya ha si­do di­cho, pe­ro los ma­ti­ces ca­rac­te­ri­zan a los bue­nos es­cri­to­res. En la NoL­le­giu to­dos la es­cu­chan con pa­sión y si­len­cio. Una de­li­ca­da at­mós­fe­ra en­vuel­ve a los oyen­tes. De­be­mos es­cu­char­la, de­be­mos aden­trar­nos en su voz re­po­sa­da, una voz que ema­na de una mu­jer de sem­blan­te dis­cre­to y son­ri­sa tí­mi­da, re­co­gi­da en sí mis­ma, que se sien­ta con las pier­nas cru­za­das en una bu­ta­ca ro­ja. |

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.