Po­pu­lis­mo Una cartografía

Di­ver­sos en­sa­yos de re­cien­te pu­bli­ca­ción in­ten­tan ex­pli­car el au­ge de un fe­nó­meno que afec­ta tan­to a iz­quier­da co­mo a de­re­cha, y que se ha in­cre­men­ta­do tan­to en Eu­ro­pa co­mo en Amé­ri­ca. Re­pa­sa­mos al­gu­nas de es­tas in­ter­pre­ta­cio­nes de su­ce­sos po­lí­ti­cos co­mo

La Vanguardia - Culturas - - Mirada|s - AL­BERT LLA­DÓ El to­do por la par­te

¿Es el po­pu­lis­mo un pe­li­gro pa­ra la de­mo­cra­cia u otra ma­ne­ra de en­ten­der la re­pre­sen­ta­ción? Más allá de los dis­cur­sos apo­ca­líp­ti­cos, y de las ca­ri­ca­tu­ras es­té­ri­les, vi­vi­mos un mo­men­to en el que el ciu­da­dano, mu­chas ve­ces ol­vi­da­do por el sis­te­ma, ex­pre­sa su in­dig­na­ción a tra­vés de fór­mu­las que bus­can ca­pi­ta­li­zar la idea de pue­blo. El po­pu­lis­mo sa­be ha­cer­se con el diag­nós­ti­co al que han lle­ga­do mi­les de per­so­nas (“la cri­sis só­lo la es­tán pa­gan­do los más vul­ne­ra­bles”) y, con con­tun­den­cia, se­ña­la di­rec­ta­men­te al enemi­go. Es efi­caz y, tal vez por eso, asus­ta. O tal vez sea por­que la co­mu­ni­dad, he­te­ro­gé­nea y plu­ral, pue­da con­ver­tir­se sin de­ma­sia­das di­fi­cul­ta­des en masa com­pac­ta y ma­ni­pu­la­ble. Pe­ro, ¿son po­pu­lis­tas úni­ca­men­te los po­pu­lis­tas?

Jo­sé Ma­ría Las­sa­lle, ex se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Cul­tu­ra con el Par­ti­do Po­pu­lar, abor­da la cues­tión en un en­sa­yo que ha ti­tu­la­do Con­tra el

po­pu­lis­mo, y en el que no du­da en ca­li­fi­car el fe­nó­meno co­mo un “to­ta­li­ta­ris­mo de ba­ja in­ten­si­dad”. Pa­ra el doc­tor en De­re­cho, el po­pu­lis­mo ac­tual nie­ga los pa­tro­nes ins­ti­tu­cio­na­les con el úni­co ob­je­ti­vo de con­quis­tar y man­te­ner el po­der, do­tan­do, “pe­li­gro­sa­men­te”, de emo­ción a la po­lí­ti­ca. El po­pu­lis­mo, ase­gu­ra, se nu­tre del re­sen­ti­mien­to y del mie­do, y ape­la al pue­blo co­mo víc­ti­ma, no co­mo su­je­to.

En El es­ta­lli­do del po­pu­lis­mo ,un vo­lu­men fir­ma­do por di­ver­sos au­to­res que re­co­ge tan­to las ex­pe­rien­cias en Amé­ri­ca La­ti­na co­mo en Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos, Ma­rio Var­gas Llo­sa afir­ma que no es­ta­mos an­te una ideo­lo­gía, sino an­te una “epi­de­mia vi­ral”. Pa­ra el pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, el in­gre­dien­te cen­tral del po­pu­lis­mo es el na­cio­na­lis­mo (o lo que Karl Pop­per lla­ma­ba “el es­pí­ri­tu de la tri­bu”), y en to­dos los ca­sos, por muy di­ver­sos que pa­rez­can, exis­te un aco­so a la pren­sa li­bre, sím­bo­lo y em­ble­ma de las so­cie­da­des abier­tas. Tam­bién en el en­sa­yo El por­qué

de los po­pu­lis­mos, coor­di­na­do por Fran Ca­rri­llo, en­con­tra­mos un aná­li­sis de las di­ver­sas ca­ras de un mis­mo fe­nó­meno, que afec­ta a la cues­tión po­lí­ti­ca, sí, pe­ro tam­bién a có­mo se ar­ti­cu­la el len­gua­je y la ima­gen, con pro­pues­tas eco­nó­mi­cas que, más allá de si son rea­lis­tas o utó­pi­cas, han con­se­gui­do que los son­deos de opi­nión y las en­cues­tas ha­yan fa­lla­do más que nun­ca.

Las­sa­lle con­si­de­ra que uno de los efec­tos de la glo­ba­li­za­ción ha si­do la des­es­ta­bi­li­za­ción del re­la­to de la Ilus­tra­ción, do­tan­do a los lí­de­res po­pu­lis­tas de un au­ra me­siá­ni­ca, y pro­me­tien­do el fin de los in­ter­me­dia­rios en­tre el elec­tor y el ele­gi­do. La fe en el pro­gre­so, nos di­ce el po­lí­ti­co es­pa­ñol, se ha ido ero­sio­nan­do de tal ma­ne­ra que la pro­me­sa de la ta­bu­la ra­sa pue­de ba­rrer to­das las es­truc­tu­ras de­li­be­ra­ti­vas que la de­mo­cra­cia li­be­ral ha cons­trui­do has­ta el mo­men­to. Re­co­no­ce el au­tor que des­de el 15-M na­da ha si­do igual, y el cues­tio­na­mien­to de las cer­te­zas he­re­da­das es, ya, uni­ver­sal. Exis­te, afir­ma, un gi­ro ha­cia la épi­ca, y una co­rre­la­ción es­tre­cha en­tre el po­pu­lis­mo y la des­apa­ri­ción de la con­fian­za en el fu­tu­ro. El po­pu­lis­mo es, se­gún su de­fi­ni­ción, “la re­sa­ca emo­cio­nal de sa­ber­se des­po­seí­do de las con­quis­tas del bie­nes­tar y de de­re­chos que se con­si­guie­ron ge­ne­ra­cio­nal­men­te des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial”.

Ca­be pre­gun­tar­se, en­ton­ces, si aque­llos que han pro­ta­go­ni­za­do la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va no han si­do, a su ma­ne­ra, tam­bién po­pu­lis­tas, ale­jan­do ca­da vez más los pro­gra­mas po­lí­ti­cos, y sus pro­pias pro­me­sas elec­to­ra­les, de su pra­xis de go­bierno. El po­pu­lis­mo na­ce y se ex­pan­de cuan­do ur­gen res­pues­tas a pro­ble­mas com­ple­jos y, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, úni­ca­men­te lle­ga la in­efi­ca­cia y la mer­ca­do­tec­nia.

Fran Ca­rri­llo, acu­dien­do al pro­fe­sor Ma­nuel Arias Mal­do­na­do, di­vi­de en cua­tro las pro­pie­da­des del ser po­pu­lis­ta, to­das re­la­cio­na­das en­tre sí. La pri­me­ra, y en la que to­dos coin­ci­den, es la se­pa­ra­ción en­tre éli­te y pue­blo. En se­gun­do lu­gar, la re­la­ción de amor y odio en­tre ellos (y el re­la­to ami­go y enemi­go) y, en ter­cer lu­gar, las va­lo­ra­cio­nes con­tra­pues­tas (el pue­blo siem­pre tie­ne la ra­zón, la éli­te siem­pre es co­rrup­ta). Por úl­ti­mo,

la ló­gi­ca del “to­do por la par­te”, y có­mo la idea de so­be­ra­nía po­pu­lar es mo­no­po­li­za­da por quie­nes se con­si­de­ran sus ga­ran­tes.

En el mis­mo li­bro, Jo­sé Luis Villacañas nos re­cuer­da que el po­pu­lis­mo pue­de adop­tar los más va­ria­dos as­pec­tos y fi­gu­ras, pe­ro que siem­pre se da en una de­mo­cra­cia so­cial de ma­sas, y que sue­le ser­vir­se de un re­fren­do real, por muy con­ta­mi­na­do que es­té por la pro­pa­gan­da y la sim­pli­fi­ca­ción del men­sa­je iden­ti­ta­rio. El axio­ma “un hom­bre, un vo­to” se com­ple­men­ta con ma­ni­fes­ta­cio­nes, re­fe­rén­dums o huel­gas que ali­men­ten, una y otra vez, lo que Max We­ber lla­mó la “de­mo­cra­cia de la ca­lle”. El va­lor del in­di­vi­duo li­be­ral es vis­to co­mo un eli­tis­mo egoís­ta y po­co com­pro­me­ti­do.

Ma­rio Var­gas Llo­sa con­si­de­ra que el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, y el men­sa­je de “Es­pa­ña nos ro­ba”, es el pe­li­gro más gra­ve que afron­ta nues­tro país. Se­gún el au­tor, el fra­ca­so del po­pu­lis­mo só­lo lle­ga des­pués de com­pro­bar las “po­lí­ti­cas irres­pon­sa­bles” de sus pro­ta­go­nis­tas. El pe­rio­dis­ta Álvaro Var­gas Llo­sa, hi­jo del es­cri­tor, es quien coor­di­na El es­ta­lli­do del po­pu­lis­mo y quien es­tu­dia el ca­so de Trump. En su opi­nión, el fla­man­te pre­si­den­te ha di­vi­di­do la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na en­tre aque­llos que ven Es­ta­dos Uni­dos co­mo un cre­do, en el que gen­tes de dis­tin­tas pro­ce­den­cias con­vi­ven ba­jo los va­lo­res de la li­ber­tad y la igual­dad an­te la ley, y aque­llos que con­si­de­ran que se tra­ta de una so­la na­ción, en la que el plu­ra­lis­mo y la in­mi­gra­ción han pro­vo­ca­do su ac­tual de­ca­den­cia. La bom­ba de re­lo­je­ría, pues, es­tá ser­vi­da.

En el mis­mo tí­tu­lo, es es­pe­cial­men­te in­tere­san­te el ar­tícu­lo que fir­ma Ro­ber­to Am­pue­ro y que ana­li­za el ca­so chi­leno. El no­ve­lis­ta se pre­gun­ta si el pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de fue o no un po­pu­lis­ta, com­pa­rán­do­lo con otros ca­sos co­mo los de Ve­ne­zue­la o Ar­gen­ti­na. Con­clu­ye que el pre­si­den­te mar­xis­ta no bus­có ins­ta­lar una re­la­ción ex­clu­yen­te en­tre per­so­na y pue­blo, y re­cuer­da que, en reali­dad, mu­rió de­fen­dien­do la ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Es un ca­so, pues, de ra­di­ca­li­dad po­lí­ti­ca que pue­de de­fen­der su idea de una so­cie­dad más jus­ta y más li­bre sin sa­lir de una de­mo­cra­cia de­li­be­ra­ti­va.

Las­sa­lle in­sis­ti­rá en que el po­pu­lis­mo ha lo­gra­do que las pa­sio­nes vuel­van a pro­ta­go­ni­zar la po­lí­ti­ca par­la­men­ta­ria, cuan­do an­tes eran fre­na­das por la bús­que­da del con­sen­so y del diá­lo­go. Se ha sus­ti­tui­do po­co a po­co el mo­de­lo de la Ate­nas des­creí­da y cien­tí­fi­ca por el de un Jerusalén que es­pe­ra la re­ve­la­ción. Las imá­ge­nes de los em­plea­dos de Leh­man Brot­hers aban­do­nan­do con ca­jas de car­tón las ofi­ci­nas del tem­plo du­ran­te la ban-

ca­rro­ta del 2008, ha aca­ba­do con el fal­so ro­man­ti­cis­mo neo­con pa­ra, se­gún el en­sa­yis­ta, dar rien­da suel­ta a una “de­ma­go­gia an­ti­sis­te­ma” que as­pi­ra a go­ber­nar­nos hoy en día.

Pe­ro, ¿qué di­fe­ren­cia el po­pu­lis­mo de de­re­chas del po­pu­lis­mo de iz­quier­das? En el vo­lu­men coor­di­na­do por Fran Ca­rri­llo, el doc­tor en Eco­no­mía Juan Ra­món Rallo ex­pli­ca que el po­pu­lis­mo de de­re­chas sue­le afir­mar que los ciu­da­da­nos del ter­cer mun­do es­tán com­pi­tien­do des­leal­men­te con Oc­ci­den­te, con­de­nan­do a los pe­que­ños em­pre­sa­rios y a los tra­ba­ja­do­res del pri­mer mun­do a re­mu­ne­ra­cio­nes de­cre­cien­tes. Xe­no­fo­bia y ex­cu­sas pa­ra el pro­tec­cio­nis­mo. Mien­tras, se­gún el au­tor, el po­pu­lis­mo de iz­quier­das sos­tie­ne que la glo­ba­li­za­ción úni­ca­men­te sir­ve pa­ra que apa­rez­ca una oli­gar­quía que se lu­cra a cos­ta de los paí­ses me­nos desa­rro­lla­dos, fo­men­tan­do una es­pe­cie de es­cla­vis­mo li­ga­do, in­du­da­ble­men­te, a la “des­lo­ca­li­za­ción” de las em­pre­sas.

En la cartografía del po­pu­lis­mo que nos ofrece Jo­sé Ma­ría Las­sa­lle hay, so­bre to­do, una in­vi­ta­ción a “cui­dar la li­ber­tad” y asu­mir crí­ti­ca­men­te nues­tro tiem­po. La al­ter­na­ti­va, nos di­ce, de­be pa­sar por el pen­sa­mien­to y el cuer­po, apos­tan­do por la di­ver­si­dad y la em­pa­tía co­mo ca­te­go­rías del cam­bio. Sin ol­vi­dar, nos di­ce, que el error exis­te, que la de­mo­cra­cia es im­per­fec­ta y frá­gil. “La de­mo­cra­cia es­tá he­cha con las ma­nos tem­blo­ro­sas de los hom­bres”, no con las de pro­fe­tas y mo­ra­lis­tas. Por ello, con­clu­ye, hay que reivin­di­car una nue­va Ilus­tra­ción que pien­se crea­ti­va­men­te, que no nos co­si­fi­que co­mo sim­ples al­go­rit­mos, y que de­fien­da una so­li­da­ri­dad de las di­fe­ren­cias.

C. FURLONG / GETTY

La res­pues­ta po­pu­lis­ta en el Reino Uni­do a la pér­di­da de las con­quis­tas del bie­nes­tar de las úl­ti­mas dé­ca­das BRE­XIT

M. BRINDICCI / REU­TERS

Una de­ri­va­da del pe­ro­nis­mo que, con Nés­tor Kirch­ner y Cris­ti­na Fer­nán­dez, reavi­va el de­ba­te so­bre el po­pu­lis­mo en Ar­gen­ti­na KIRCH­NE­RIS­MO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.