Cri­sis Ni ha­blar

La vi­ta­li­dad de una na­rra­ti­ve, se­gun Ju­lia Gui­lla­mon

La Vanguardia - Culturas - - Portada - JU­LIÀ GUI­LLA­MON

Ha­ce unos años, cuan­do Xa­vier Bru de Sa­la que­ría ejer­cer de man­da­rín, se ex­ten­dió un mot d’or­dre se­gún el cual la na­rra­ti­va ca­ta­la­na te­nía cin­co nom­bres in­dis­cu­ti­bles: Baltasar Por­cel, Ju­lià de Jò­dar, Emi­li Tei­xi­dor, Jesús Mon­ca­da y Quim Mon­zó. Gim­fe­rrer apar­te, que ca­si no ha es­cri­to na­rra­ti­va. Era una opi­nión opi­na­ble. ¿Por qué no se con­ta­ba con Car­me Rie­ra, una au­to­ra con una lar­ga tra­yec­to­ria y muchos re­gis­tros? ¿O Jau­me Cabré, que en­ca­de­na­ba exi­ta­zos? ¿O con Ro­bert Sa­la­dri­gas, un no­ve­lis­ta de vo­ca­ción eu­ro­pea, siem­pre al tan­to de lo que­sees­cri­be­po­rahí?Lai­dea­pa­re­cía sa­ca­da del Cà­non oc­ci­den­tal de Ha­rold Bloom y de la pri­me­ra tan­da de equi­pos de Flo­ren­tino Pé­rez. Mon­ca­da, Por­cel y Tei­xi­dor han muer­to, Jò­dar y Mon­zó lle­van tiem­po sin pu­bli­car. Ha ha­bi­do al­gún in­ten­to de in­dan ven­tar unos nue­vos ga­lác­ti­cos (Francesc Se­rés, Toni Sa­la), pe­ro la reali­dad, que es ca­be­zo­na, se em­pe­ña en con­tra­de­cir las ideas de los man­da­ri­nes. La li­te­ra­tu­ra ca­ta­la­na ac­tual no fun­cio­na co­mo el Con­sis­to­rio de los Maes­tros en Gai Sa­ber ni co­mo el ran­king de la ATP. Si te le­van­tas op­ti­mis­ta ves un equi­po, don­de ca­da uno jue­ga pa­ra los de­más y to­dos for­man una pi­ña de ca­be­zas y pier­nas po­li­va­len­tes. En días no tan so­lea­dos te pa­re­ce el va­de­mé­cum.

An­tes de que em­pie­ce a co­rrer por los mos­tra­do­res el beau­jo­lais nou­veau de las no­ve­da­des de oto­ño, va­le la pe­na de­cir que el año ha si­do co­mo to­dos los úl­ti­mos: ¡bueno! Cuan­do un ju­ra­do o un crí­ti­co sal­ten a la pa­les­tra di­cien­do que se ha res­que­bra­ja­do la lá­pi­da del ni­cho de Car­les Ri­ba y que de las Ho­mi­lies d’Or­gan­yà só­lo que- las ce­ni­zas, no le ha­gan ca­so. Te­ne­mos muchos au­to­res de pri­me­ros, se­gun­dos y ter­ce­ros li­bros, edi­to­ria­les pe­que­ñas y me­dia­nas di­ri­gi­das por edi­to­res in­fa­ti­ga­bles y nue­vos círcu­los de re­la­ción en las re­des so­cia­les y en las li­bre­rías. Y, so­bre to­do, te­ne­mos li­bros. Cu­yo ob­je­ti­vo no es des­pa­ta­rrar al mun­do mun­dial y que un crí­ti­co oron­do y ju­dío sal­te del asien­to: se di­ri­gen mo­des­ta­men­te a la co­mu­ni­dad lec­to­ra. ¿Quié­nes son es­tos lec­to­res? Tal vez me­nos que ha­ce unos años, cuan­do se no­ta­ba el em­pu­je del ca­ta­la­nis­mo cul­tu­ral de los se­sen­ta. Qui­zás me­nos fie­les a los au­to­res de ca­sa, más lec­to­res de tra­duc­cio­nes de to­do ti­po. Qui­zás más li­te­ra­rios que los lec­to­res de los no­ven­ta, cuan­do las edi­to­ria­les de los gran­des gru­pos cor­ta­ban el ba­ca­lao. Leen por dis­trac­ción y por pla­cer y bus­can bue­nas co­sas nue­vas.

Las no­ve­las de la Gue­rra Ci­vil y los gran­des re­ta­blos de Bar­ce­lo­na exis­ti­rán siem­pre y es bueno que sea así, pe­ro da gus­to po­der explicar que la co­se­cha del 2017 ha traí­do un li­bro de cuen­tos de Jenn Díaz, Vi­da fa­mi­liar (Proa), que re­fle­ja a abue­los, pa­dres, ma­dres e hi­jos ma­yo­res, en los ojos com­pues­tos del bi­cho ex­tra­ño que es el es­cri­tor. No juz­ga ni mo­ra­li­za: re­tra­ta nue­vas cos­tum­bres y, con ellas, los an­he­los y mie­dos de la gen­te de hoy. Tam­bién re­con­for­ta anun­ciar que Els es­tranys (1984) de Raül Ga­rri­ga­sait tra­ta de una ma­ne­ra iné­di­ta las gue­rras car­lis­tas: con un es­ti­lo de­cons­truc­ti­vo, que di­rían los sa­bihon­dos. Ga­rri­ga­sait es­tá fas­ci­na­do por la vio­len­cia y se pre­gun­ta has­ta qué pun­to lo que pa­só en Solsona y Coll de Nar­gó, cuan­do tra­di­cio­na­lis­tas y cons­ti­tu­cio­na­les se zu­rra­ban de lo lin­do nos ata­ñe a no­so­tros que vi­vi­mos en los mis­mos lu­ga­res y los vi­si­ta­mos de ex­cur­sión. Ho­nor a Ser­gi Pons Co­di­na que en Dies de ra­ta­fia (1984) ha es­cri­to el elo­gio de­fi­ni­ti­vo de la vi­da lo­cal. Con es­ce­nas fan­tás­ti­cas, co­mo las de los dos ami­gos que re­co­lec­tan nue­ces en el par­que de la Pe­ga­so: Mars del Ca­rib y Dies de ra­ta­fia son La plaça del Dia­mant y El ca­rrer de les Ca­mè­lies de es­tos nues­tros tiem­pos can­si­nos. Gran no­ve­la pe­rio­dís­ti­ca de Da­niel Ar­bós, Amb l’ai­gua al coll (Ams­ter­dam), so­bre la cu­ca­ña de las me­di­ci­nas al­ter­na­ti­vas. Cuan­tas po­si­bi­li­da­des abre es­te li­bro des­ca­ra­do. Un gamberro in­te­lec­tual: Max Be­so­ra, au­tor de les Aven­tu­res i des­ven­tu­res de l’in­sò­lit i ad­mi­ra­ble Joan Or­pí, con­quis­ta­dor i fundador de la

No­va Ca­ta­lun­ya (Ma­les Her­bes), una fic­ción his­tó­ri­ca des­pei­na­da y un jue­go de len­guas que ab­sor­be. Mu­riel Vi­lla­nue­va ha es­cri­to un li­bro de cuen­tos te­ma­ti­za­do, Ni­nes (Ma­les Her­bes), de un fe­mi­nis­mo na­rra­ti­vo sin doc­tri­na, y Car­me To­rras, En­xar­xats (Ma­les Her­bes), una no­ve­la de ac­ción y re­fle­xión so­bre la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial. Se de­di­ca pro­fe­sio­nal­men­te a la ro­bó­ti­ca y sa­be de que va.

¿Cri­sis? No me ha­gan reír. Díaz, Ga­rri­ga­sait, Pons Co­di­na, Ar­bós, Be­so­ra, Vi­lla­nue­va, To­rras: los en­con­tra­rán en La Set­ma­na del Lli­bre en Ca­ta­là.Quea­pro­ve­che.

I

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.