Con­flent

Lo Ca­ni­gó és una mag­nò­lia im­men­sa que en un re­brot del Pi­ri­neu se ba­da; per abe­lles té fa­des que la vol­ten, per pa­pa­llons los cis­nes i les àli­gues.

La Vanguardia - Culturas - - En Verano -

Ya lo di­ce Ja­cint Ver­da­guer: en el Ca­ni­gó las ma­ri­po­sas ad­quie­ren di­men­sio­nes de cis­ne y has­ta de águi­la. Y en el ima­gi­na­rio poé­ti­co po­lí­ti­co catalán, la Ca­ta­lun­ya Nord tam­bién ac­túa co­mo una es­pe­cie de idea de la Ur-Ca­ta­lun­ya, una Ca­ta­lun­ya con es­te­roi­des, co­mo les gus­ta de­cir a los ame­ri­ca­nos. Al fin y al ca­bo, se­gún la le­yen­da, Gui­fré el Pe­lós na­ció en el hoy de­rrui­do cas­ti­llo de Rià.

El pu­li­do del mi­to se de­be pro­ba­ble­men­te al pro­pio mos­sèn Cin­to. En 1879, du­ran­te una es­tan­cia en el bal­nea­rio La Pres­ta de Prats de Mo­lló hi­zo va­rias ex­cur­sio­nes a la mon­ta­ña y se ob­se­sio­nó con el mo­nas­te­rio ro­má­ni­co de Sant Mar­tí, que con­tri­bu­yó a res­tau­rar. Ver­da­guer vol­vió allí a pa­sar los ve­ra­nos de 1883 y 1884, ron­dán­do­le ya su poe­ma épi­co, y es­cri­bien­do men­tal­men­te a la vez que ca­mi­na­ba con una va­ra de ave­llano, su­bli­man­do el mi­to del poe­ta del te­rri­to­rio. Ya di­jo Joan Ma­ra­gall des­pués que en Ca­ta­lun­ya, el ex­cur­sio­nis­mo “no es de­por­te, no es ocio, ni es re­creo ni es un es­tu­dio. Es amor y tam­po­co es un amor abs­trac­to a la na­tu­ra­le­za, sino a nues­tra na­tu­ra­le­za”. Joan Sal­vat-Pa­pas­seit tam­bién pa­só es­tan­cias en la zo­na en 1923, aun­que me­nos re­crea­ti­vas, mien­tras se tra­ta­ba la tu­bercu­losis en el sa­na­to­rio de Ver­net y allí tam­bién es­cri­bió poe­mas de exal­ta­ción na­cio­na­lis­ta en los que re­cal­ca­ba la “es­cla­vi­tud a Fran­cia”.

Du­ran­te los años de la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra, la co­mar­ca del Con­flent se con­vir­tió en re­fu­gio pa­ra in­te­lec­tua­les co­mo el poe­ta Car­les Ri­ba, el ar­qui­tec­to Jo­sep Puig i Ca­da­falch, el pre­si­den­te del Par­la­ment Antoni Ro­vi­ra i Vir­gi­li y el fi­ló­lo­go Pom­peu Fa­bra, que es­tá en­te­rra­do allí. En la se­gun­da ron­da de exi­lios, es­ta vez hu­yen­do de Fran­co, la zo­na si­guió ejer­cien­do co­mo una Ca­ta­lun­ya bis pa­ra Jo­sep Ma­ria de Sa­ga­rra (allí tra­du­jo la Di­vi­na

Co­me­dia) y pa­ra Pau Ca­sals, que vi­vió allí des­de el 39 has­ta 1950. El ex­con­se­ller de Pu­jol (otro fa­ná­ti­co del Ca­ni­gó) Ma­cià Ala­ve­dra, cu­ya fa­mi­lia com­par­tió ca­sa con los Ca­sals en Pra­da, con­tó que en una oca­sión dos ofi­cia­les na­zis de la Fran­cia ocu­pa­da se presentaron en el do­mi­ci­lio pa­ra pe­dir­le al vio­lon­che­lis­ta que ac­tua­ra en el cum­plea­ños de Hitler. Es­te se ne­gó y, al día si­guien­te, su­frie­ron un re­gis­tro en el que no pu­die­ron en­con­trar na­da in­cri­mi­na­to­rio (o bien los na­zis de­ci­die­ron de­jar tran­qui­lo al mú­si­co pa­ci­fis­ta).

En 1947, va­rios exi­lia­dos, en­tre ellos Fa­bra y Ca­sals or­ga­ni­za­ron unas Jor­na­des Ca­ta­la­nes que sir­vie­ron co­mo ger­men pa­ra la Uni­ver­si­tat Ca­ta­la­na d’Es­tiu, que tie­ne lu­gar allí des­de 1969, don­de la “mag­nò­lia in­men­sa”.

GETTY

Dos imá­ge­nes de la aba­día de Sant Mar­tí del Ca­ni­gó: la pri­me­ra del fo­tó­gra­fo Ro­ger Vio­llet en 1900 y la se­gun­da del 2014

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.