ANDY WARHOL La me­cá­ni­ca del ar­te

El pró­xi­mo jue­ves abri­rá sus puer­tas al pú­bli­co la que sin du­da se­rá una de las ex­po­si­cio­nes es­tre­llas de la tem­po­ra­da; cen­tra­da en la ca­pa­ci­dad del ar­tis­ta de re­la­cio­nar y uti­li­zar di­fe­ren­tes téc­ni­cas y en la co­rre­la­ción en­tre su pro­duc­ción y bio­gra­fía,

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s - ISA­BEL GÓ­MEZ MELENCHÓN

Un año an­tes de su muer­te, Andy Warhol (Pit­ts­burgh, 1928-Nue­va York, 1987) pre­sen­tó una se­rie de au­to­rre­tra­tos de una aus­te­ri­dad inusual. Eli­mi­na­dos el cue­llo, los bra­zos, el tor­so y con un fon­do ne­gro com­ple­ta­men­te va­cío, el fo­co se cen­tra ex­clu­si­va­men­te en el ros­tro del ar­tis­ta, y en su ca­be­llo. Warhol mi­ra di­rec­ta­men­te al es­pec­ta­dor, se di­ría que re­ta­dor, in­ten­so. Pin­tó la se­rie, acrí­li­co y se­ri­gra­fía so­bre lien­zo, en su es­tu­dio en el 22 East 33rd Street de Nue­va York, a don­de se ha­bía mu­da­do dos años an­tes des­de la Fac­to­ría; el pro­ce­so de pro­duc­ción era muy cui­da­do­so: Warhol to­ma­ba un buen nú­me­ro de fo­to­gra­fías, lue­go se­lec­cio­na­ba la que le in­tere­sa­ba, le da­ba el cor­te y la en­via­ba al la­bo­ra­to­rio, don­de se trans­fe­ría a una ho­ja de ace­ta­to, a par­tir de la cual se pro­du­cía la se­ri­gra­fía. Se­gún al­gu­nos crí­ti­cos, se tra­ta de una am­bi­güe­dad de­li­be­ra­da en­tre lo que es pin­tu­ra y lo que es im­pre­sión, en­tre los me­dios y la obra, lle­gan­do a de­cir que “si que­réis sa­ber­lo to­do so­bre Andy Warhol, mi­rad mis cua­dros y pe­lí­cu­las y mi­rad­me a mí, y ahí es­toy. No hay na­da de­trás”. Uno de es­tos au­to­rre­tra­tos se ve­rá en la mues­tra so­bre el ar­tis­ta nor­te­ame­ri­cano que Cai­xaFo­rum pre­sen­ta la pró­xi­ma se­ma­na en Bar­ce­lo­na

La mues­tra abor­da la pro­duc­ción del ar­tis­ta des­de su op­ción por la me­ca­ni­za­ción de su tra­ba­jo crea­ti­vo, en con­tra de la con­cep­ción ha­bi­tual y en abier­to con­tras­te con sus an­te­ce­so­res, los ex­pre­sio­nis­tas abs­trac­tos. Si hay al­go opues­to al ges­to enér­gi­co, ex­clu­si­vo, de Po­llock an­te un lien­zo es es­te ar­tis­ta que com­pren­dió muy pron­to los me­ca­nis­mos que po­dían ha­cer de su obra úni­ca al­go en se­rie. Co­mo sus au­to­rre­tra­tos, pe­ro tam­bién sus imá­ge­nes de Eli­za­beth Tay­lor o Ma­rilyn Mon­roe, sus bo­tes de so­pa o sus ca­jas de de­ter­gen­te, tam­bién sus pe­lí­cu­las, gra­cias a la uti­li­za­ción de téc­ni­cas co­mo la se­ri­gra­fía y las gra­ba­cio­nes. Co­mo ex­pli­ca Jo­sé Le­bre­ro, co­mi­sa­rio de la mues­tra, en uno de los tex­tos del ca­tá­lo­go, la ex­po­si­ción “pre­ten­de re­ve­lar la con­di­ción ma­qui­nis­ta de un tra­ba­jo in­ser­ta­do en una so­cie­dad que ha cam­bia­do la fe en el mi­to re­li­gio­so por el con­su­mo ma­si­vo trans­for­ma­do en pro­duc­to pe­re­ce­de­ro que se pue­de com­prar: una ac­triz, un po­lí­ti­co, un ali­men­to o un em­pre­sa­rio son trans-

El ar­tis­ta man­te­nía una am­bi­güe­dad de­li­be­ra­da en­tre pin­tu­ra e im­pre­sión, en­tre los me­dios y la obra

for­ma­dos en un Warhol al trans­fe­rir es­tra­te­gias pro­pias de la pu­bli­ci­dad al campo de la pro­duc­ción y la re­pro­duc­ción ar­tís­ti­ca”.

A lo lar­go de su ca­rre­ra, Warhol su­po ha­cer un pro­duc­to de sí mis­mo. De la mis­ma ma­ne­ra que pin­tó ac­tri­ces y ce­le­bri­da­des de to­das las es­fe­ras, se pin­tó a si mis­mo con las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas, po­nién­do­se así al mis­mo ni­vel que los re­tra­ta­dos y ele­van­do de es­ta for­ma su pro­pia ca­te­go­ría, co­mo in­di­vi­duo y co­mo ar­tis­ta. La se­ria­li­za­ción de sus tra­ba­jos le ayu­dó a am­pliar su pú­bli­co. En una en­tre­vis­ta en 1967, afir­mó que “en mi tra­ba­jo ar­tís­ti­co, pin­tar a mano me lle­va­ría de­ma­sia­do tiem­po y de to­das for­mas no es el es­pí­ri­tu de la épo­ca en la que vi­vi­mos. Los me­dios me­cá­ni­cos son el hoy, y uti­li­zán­do­los pue­do lle­var más ar­te a más gen­te. El ar­te de­be­ría ser pa­ra to­do el mun­do”.

El es­pí­ri­tu de la épo­ca: el con­su­mo de ma­sas, la pu­bli­ci­dad om­ni­pre­sen­te, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y su fá­bri­ca de vi­ra­les, un fe­nó­meno no tan no­ve­do­so co­mo que­re­mos creer. Warhol fue ca­paz de re­co­no­cer la nue­va co­rrien­te, la de la irrup­ción de lo mul­ti­tu­di­na­rio y lo que ello im­pli­ca­ba; por eso, cuan­do pin­tó su pri­me­ra se­ri­gra­fía de bo­te­llas de Coca-Co­la, afir­mó con fi­na iro­nía que “una Coca-Co­la es una Coca-Co­la, y nin­gu­na can­ti­dad de di­ne­ro pue­de ha­cer que con­si­gas una Coca-Co­la me­jor

“Los me­dios me­cá­ni­cos son el hoy, y uti­li­zán­do­los pue­do lle­var más ar­te a más gen­te”, de­cía Warhol

CO­LLEC­TION OF THE ANDY WARHOL MU­SEUM, PIT­TS­BURGH. © 2017 THE ANDY WARHOL FOUN­DA­TION FOR THE VI­SUAL ARTS / VEGAP

AU­TO­RRE­TRA­TO, 1986

El ca­be­llo do­ta de mo­vi­mien­to a es­ta imagen que se pue­de in­ter­pre­tar a mo­do de ‘va­ni­tas’.

CO­LEC­CIÓN FROELICH, LEINFELDENECHTERDINGEN, ALE­MA­NIA© 2017 THE ANDY WARHOL FOUN­DA­TION FOR THE VI­SUAL ARTS, VEGAP

SIL­VER LIZ, 1963. Warhol reali­zó di­fe­ren­tes se­ries de se­ri­gra­fías y tam­bién re­tra­tos de ce­le­bri­da­des, co­mo es­te de la ac­triz Eli­za­beth Tay­lor.

MU­SEO COLEÇÃO BERARDO, LIS­BOA © 2017 THE ANDY WARHOL FOUN­DA­TION FOR THE VI­SUAL ARTS / VEGAP

BRI­LLO BOX, 1964-68 Warhol pre­sen­tó sus ca­jas en una ga­le­ría en 1964 e in­me­dia­ta­men­te le­van­tó una fuer­te polémica so­bre si eran “ar­te”.

CO­LLEC­TION OF THE ANDY WARHOL MU­SEUM, PIT­TS­BURGH. © 2017 THE ANDY WARHOL FOUN­DA­TION FOR THE VI­SUAL ARTS / VEGAP

TRES BO­TE­LLAS DE COCA-CO­LA, 1962 Warhol em­pe­zó a uti­li­zar la bo­te­lla de Coca-Co­la co­mo mo­ti­vo en los años 50 y la man­tu­vo a lo lar­go de cua­tro dé­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.